Nocturno. Palma de Mallorca

Eliseu Meifrèn i Roig

Meifrèn i Roig, Eliseu

1858, Barcelona - 1940, Barcelona

Nocturno. Palma de Mallorca, s/f

© Colección Carmen Thyssen-Bornemisza

Firmado en el ángulo inferior derecho: ''E. Meifren''
Colección Carmen Thyssen-Bornemisza

Óleo sobre lienzo

81 x 100 cm

CTB.1997.76

Historia de la obra

  • Subastas Brok, Barcelona, 29 de abril de 1997. lote 365.

  • Colección Carmen Thyssen-Bornemisza.

1997 - 1998

El paisatgisme català del naturalisme al noucentisme en la Col·lecció Carmen Thyssen-Bornemisza, Andorra, Sala d'Exposicions del Govern d'Andorra, n. 25, p. 86, lám. p. 87.

1999

Aspectos de la tradición paisajística en la Colección Carmen Thyssen-Bornemisza, Málaga, Salas de Exposiciones del Palacio Episcopal, n. 72, p. 222.

2000 - 2001

Eliseo Meifrén i Roig. 1857-1940, Valencia, Museo del Siglo XIX, p. 139

2003

Modernismo e avanguardia. Picasso, Dalí e la pittura catalana, Cremona, Museo civico Ala Ponzone, n. 30, p. 140.

2004

Pintura catalá do Naturalismo ao Noucentisme. Colección Carmen Thyssen-Bornemisza, Santiago de Compostela, Fundación Caixa Galicia, n. 18, p. 74.

2004

Pintura catalana del Naturalismo al Noucentisme. Colección Carmen Thyssen-Bornemisza, Madrid, Museo Thyssen-Bornemisza, n. 24, p. 86, lám.

2005

El mar en la pintura española. Colección Carmen Thyssen-Bornemisza, Valencia, Sala de Exposiciones del Edificio del Reloj, Puerto de Valencia, n. 15, p. 64, lám. p. 65.

2006

Meifrèn y el paisaje catalán en la Colección Carmen Thyssen-Bornemisza, Los Arcos (Navarra), Casa de Cultura Carmen Thyssen-Bornemisza; Castejón (Navarra), Museo de Castejón, p. 40, lám. p. 41.

2007

Pintura Catalana del Naturalismo al Noucentisme. Colección Carmen Thyssen-Bornemisza, Oviedo, Sala de Exposiciones Banco Herrero, n. 24, p. 86, lám. p. 87.

2011

El Modernismo. De Sorolla a Picasso, 1880-1918, Lausana, Fondation de l'Hermitage, n. 20, p. 98, lám. p. 99.

2012 - 2013

Rusiñol, Monet, Gauguin, Sunyer. El paisaje en la Colección Carmen Thyssen, Gerona, CaixaForum; Tarragona, CaixaForum; Lérida, CaixaForum, n. 13, p. 72, lám. p. 73. (solo en Gerona y Tarragona).

2019

Azul. El color del Modernismo. CaixaForum Sevilla. Fundación Bancaria La Caixa. p. 111.

  • -El paisatgisme català del naturalisme al noucentisme en la Col.lecció Carmen Thyssen-Bornemisza. Llorens Serra, Tomás (ed.). [Cat. exp. Andorra, Sala d’Exposicions del Govern d’Andorra, 1997-1998]. Andorra, Ministeri de Cultura, 1997, n. 25, p. 86. [Ficha de Jaume Socias].

  • -Balsach, Maria-Josep (ed.): Modernismo e Avanguardia. Picasso, Miró, Dalí e la pittura catalana. [Cat. exp. Cremona, Museo Civico Ala Ponzone]. Milán, Skira, 2003 , p. 140, lám. [Ficha de Imma Prieto].

  • -Pintura Catalana del Naturalismo al Noucentisme. Colección Carmen Thyssen-Bornemisza. Llorens Serra, Tomás (ed.). [Cat. exp. Museo Thyssen-Bornemisza]. Madrid, Fundación Colección Thyssen-Bornemisza, 2004, n. 24, p. 86. [Ficha de Imma Prieto].

  • -El mar en la pintura española. Colección Carmen Thyssen-Bornemisza, Valencia, Sala de Exposiciones del Edificio del Reloj, Puerto de Valencia, 2005, n. 15, p. 64, lám. p. 65.

  • -Meifrèn y el paisaje catalán en la Colección Carmen Thyssen-Bornemisza, Los Arcos (Navarra), Casa de Cultura Carmen Thyssen-Bornemisza; Castejón (Navarra), Museo de Castejón, 2006, p. 40, lám. p. 41.

  • -Pintura Catalana del Naturalismo al Noucentisme. Colección Carmen Thyssen-Bornemisza, Oviedo, Sala de Exposiciones Banco Herrero, 2007, n. 24, p. 86, lám. p. 87.

  • -El Modernismo. De Sorolla á Picasso, 1880-1918. Fondation de l´Hermitage, Lausana, 2011, n. 20, p. 98-99.

  • -Rusiñol, Monet, Gauguin, Sunyer. El paisaje en la Colección Carmen Thyssen, Gerona, CaixaForum; Tarragona, CaixaForum; Lérida, CaixaForum, 2012, n. 13, p. 72, lám. p. 73. (solo en Gerona y Tarragona).

  • -Azul. El color del Modernismo. CaixaForum Sevilla. Ed. Planeta, Fundación Bancaria La Caixa, 2019. [Cat. Exp. CaixaForum Sevilla]. p. 111.

  • -Litvak, L.: “Whistler: el nocturno en la pintura y la literatura de España (1875-1923)” en  Studi Ispanici. Collada di testi e Studi Ispanici. III. Studi Ispanici. Fabrizio Serra Editore, Pisa – Roma. Tomo XLIV. 2019. P. 155.

Informe del experto

Eliseu Meifren llegó a Mallorca después de 1900, prácticamente inaugurado el nuevo siglo. En ese momento ya había realizado largas estancias en París y había expuesto en ciudades de todo el mundo, su bagaje era amplio. Meifren durante sus primeros años recibió conocimientos academicistas, cercanos a la Escuela de Olot (también conocida como Escuela Española de Barbizon), pero pronto su espíritu aventurero lo llevó a viajar a París y a dejarse rodear por el espíritu del plein air. A pesar de todo, siempre supo mantener sus propias convicciones y un estilo personal. Meifren ya había vivido las fiestas modernistas de Sitges y había sido miembro asiduo del carismático café Els Quatre Gats de Barcelona. Y, aunque con el grupo modernista siempre mantuvo una estrecha relación, no se dejó influenciar fácilmente. En sus pinturas encontramos aquella experiencia que ha ido adquiriendo sin renegar del pasado, actuando siempre de forma independiente. Fue un hombre trabajador y, de hecho, fruto de su actividad son centenares de marinas, género en el que el pintor se especializó. Meifren focalizó su interés en los diferentes estadios en los que se da la naturaleza.

El tema del paisaje está ampliamente representado en Cataluña, aunque el pintor jamás optó por una visión regionalista. Su gran objetivo se orientará más bien hacia aquel escenario de la naturaleza donde se puedan captar las variaciones lumínico-atmosféricas. Dicho con sus propias palabras: «El arte no tiene patria. Tampoco tendría que haber más patria que una sola: el mundo». Pero a pesar de todo, y como bien nos lo demuestra su obra, el paisaje catalán y las playas mediterráneas provocarán en él una atención especial. La mayoría de sus pinturas están relacionadas con el agua y sus reflejos, así como con temas marítimos, puertos y embarcaciones. Pero su inclinación hacia estas temáticas esconde otro interés, la voluntad de querer captar todo aquello que es transitorio y variable, aquello que es dinámico y está en continuo movimiento; sólo así se explica su interés en la representación del cielo y del mar.

A través de esta obra, Nocturno. Palma de Mallorca, Meifren nos otorga la posibilidad de poder contemplar muchas de sus inquietudes y reflexiones alrededor del arte. Como muchas otras de sus composiciones, Nocturno se caracteriza por una esmerada horizontalidad, que sólo se ve alterada por la inserción de diagonales, donde habitualmente sitúa elementos que se repiten (como en este caso las embarcaciones de primer término, que al mismo tiempo otorgan profundidad), y por la verticalidad del alzado de la catedral de Palma, situada en el centro de la composición. Esta obra es, clara- mente, fruto de su época de madurez, pues muestra ese especial interés tanto en el cielo como en el mar; quiere pintar los elementos en todos sus posibles estados, especialmente si están en movimiento, prescindiendo de figuras y elementos decorativos.

La predilección por el dinamismo lo acompaña a lo largo de toda su carrera, tanto es así, que llegó a pintar desde una barca en medio del mar, hecho que da lugar a unas composiciones con puntos de vista muy variados. Su interés en las transformaciones atmosféricas y en los diferentes medios en que se filtra la luz no provoca en él ninguna predilección por el medio (agua, aire … ). De hecho, en este caso, el celaje ocupa casi media composición. Meifren efectúa en cada obra un exhaustivo estudio de la luz, de los filtros y de todos los cambios e incidencias que puede provocar la atmósfera, ya sea a través de nubes o agua. Es así como encontramos toda una investigación cromática en aquellos reflejos del agua provocados por la luz, pero en este caso, la luz de la luna. Este detalle muestra la libertad y fidelidad del pintor consigo mismo. El hecho de querer conocer los cambios lumínicos nocturnos hubiera sido impensable en algunos de sus compañeros de la escuela luminista (pues el interés principal reside en la incidencia de la luz del sol sobre los cuerpos). El artista tiene como objetivo primordial la búsqueda lumínica y cramática a través de la naturaleza, y ésta se presenta en diferentes estados tanto del día como de la noche. El azul oscuro del cielo parece querer ser invadido por la presencia de la luna que empuja desde atrás, incidiendo sobre el agua y descargando su reflejo. La ciudad de Palma detrás, como una gran masa indefinida, sólo el perfil de la catedral se desdibuja en el cielo. Entre el primer término, donde se encuentran las barcas, y la ciudad, el mar, con todos sus matices azules, blancos y algunos amarillentos de los laterales.

Como también sucede en otras obras, esta panorámica parece prolongarse de forma infinita. Nocturno muestra, sin duda alguna, el persistente interés por las oscilaciones lumínicas y ambientales del pintor barcelonés, y cómo Meifrèn no sólo domina perfectamente el uso del color, sino también la técnica del dibujo.

Imma Prieto