La muerte de Atenas (Lamentación sobre la Acrópolis)

Auguste Rodin

La muerte de Atenas (Lamentación sobre la Acrópolis)

Rodin, Auguste

París, 1840 - Meudon, 1917

La muerte de Atenas, (Lamentación sobre la Acrópolis). 1904-1906. La Mort d´Athénes (La Plainte sur l´Acropole)

© Colección Carmen Thyssen-Bornemisza

Firmado en el plano vertical, cerca del capitel: ''A. Rodin''. Tallado por Garnier (desbastado) y Emmanuel Dolivet (cincelado) en 1904-1905.
Colección Carmen Thyssen-Bornemisza en préstamo en el Museo Thyssen-Bornemisza.

Mármol desbastado por Garnier y cincelado por Emmanuel Dolivet

62 x 123 x 60 cm

K 56C.3 (CTB.DEC1640)

Historia de la obra

  • August Thyssen, 27 de enero de 1906. Encargado por August Thyssen antes del 15 de diciembre de 1905 por 15.000 francos. Terminado antes del 27 de abril de 1906, al mismo tiempo que »El Buen Genio». Pagado el 29 de octubre de 1906

  • Thyssen-Bornemisza Collection, Lugano

  • Colección Carmen Thyssen-Bornemisza en préstamo en el Museo Thyssen-Bornemisza, Madrid

1990

De Canaletto a Kandinsky. Obras maestras de la Colección Carmen Thyssen-Bornemisza, Madrid, Museo Thyssen-Bornemisza, n. 97, p. 246

1996 - 1997

Rodin. Les marbres de la Collection Thyssen, París, Musée Rodin, n. 1, pp. 42-53.

1997

Del vedutismo a las primeras vanguardias. Obras maestras de la Colección Carmen Thyssen-Bornemisza, Bilbao, Museo de Bellas Artes de Bilbao, n. 57, p. 184

1997 - 1998

The Spirit of the Place. Masterworks from the Carmen Thyssen-Bornemisza Collection, Nueva York, The Frick Collection; Hartford (CT), Wadsworth Atheneum Museum of Art, n. 24, p. 74

1998 - 1999

Masterworks from the Carmen Thyssen-Bornemisza Collection, Tokio, Tokyo Metropolitan Art Museum; Takaoka, Takaoka Art Museum; Nagoya, Matsuzaka Art Museum; Sendai, Miyagi Museum of Art, n. 92, p. 206 (solo en Tokio).

2000

Auguste Rodin, Valencia, Sala d´Exposicions l´Almodi, no figuró en el catálogo

2000

Del impresionismo a la vanguardia en la Colección Carmen Thyssen-Bornemisza, México, DF, Museo del Palacio de Bellas Artes, pp. 84-86

  • -Cladel, J.: Auguste Rodin pris sur la vie. París, 1903, p. 66.

  • Grappe, G.: Catalogue du Musée Rodin. I. Hôtel Biron: essai de classement chronologique des oeuvres d’Auguste Rodin . 1a ed. París, Musée Rodin, 1927, n. 260.

  • -Grappe, G.: Catalogue du Musée Rodin. 1, Hôtel Biron: essai de classement chronologique des oeuvres d’Auguste Rodin. 2a ed. París, Musée Rodin, 1929, n. 296.

  • -Grappe, G.: Catalogue du Musée Rodin. 1, Hôtel Biron: essai de classement chronologique des oeuvres d’Auguste Rodin. 3a ed. París, Musée Rodin, 1931, n. 346.

  • -Grappe, G.: Catalogue du Musée Rodin. I, Hotel Biron: essai de classement chronologique des oeuvres d’Auguste Rodin. 4a ed. París, Musée Rodin,1938, n. 284.

  • -Grappe, G.: Catalogue du Musée Rodin. I, Hotel Biron: essai de classement chronologique des oeuvres d’Auguste Rodin. 5a ed. París, Musée Rodin, 1944, n. 319.

  • -Heinemann, Rudolf J.: Sammlung Schloss Rohoncz. Castagnola-Lugano, Stiftung Sammlung Schloss Rohoncz, 1958, n. K 56c/4, p. 134.

  • -Walker Art Gallery: Foreign catalogue. [Cat. exp. Liverpool, Walker Art Gallery]. Liverpool, Merseyside County Council, 1977 , vol. 1 (imágenes); vol. 2 (texto), n. 4182.

  • -De Canaletto a Kandinsky. Obras maestras de la colección Carmen Thyssen-Bornemisza Museo Thyssen-Bornemisza. [Cat. exp. Museo Thyssen-Bornemisza]. Llorens Serra, Tomàs (ed.). Madrid, Fundación Colección Thyssen-Bornemisza, 1996 , n. 97, p. 246. [Ficha de Antoinette le Normand-Romain]

  • -Rodin. Les marbres de la collection Thyssen: 8 octobre 1996-5 janvier 1997. [Cat. exp., 1996-1997]. Le Normand-Romain, Antoinette. París, Musée Rodin, 1996, pp. 42-53, lám. [ – Ficha de Le Normand-Romain]

  • -Colección Carmen Thyssen-Bornemisza. Arnaldo, Javier (ed.). 2 vols. Madrid, Fundación Colección Thyssen-Bornemisza, 2004, vol. 2, p. 192, lám. p. 193 [ – Ficha de Antoinette le Normand-Romain]

  • -Mediterráneo. Una Arcadia reinventada. De Signac a Picasso. Museo Carmen Thyssen Málaga, [Cat. Exp.], 2018. Fig. 9, P. 31.

Informe del experto

Después de 1900 la admiración que Rodin había sentido siempre por la Antigüedad se abre paso de una manera más decidida. Aparece reflejada en los textos que dedicó entonces a la escultura antigua tanto como en la colección de fragmentos de esculturas y de cerámicas que reunió. Por su título, el grupo escultórico que aquí se comenta, muy simbolista, es sin duda el que evoca más directamente esta admiración en su obra de escultor.

Llamado también Ruinas de Atenas, Ruinas de Cartago o Figura dormida por el dolor, presenta, junto a un capitel jónico que se encuentra casi enterrado en la arena, una ensambladura de dos figuras. Una de ellas está acurrucada sobre sí misma, mientras que la otra -un cuerpo masculino que simboliza a Atenas- se encuentra debajo, con los pies situados en un plano superior a la cabeza. La primera figura «que se ondula como una cadena de colinas (y tal era precisamente la intención de Rodin)»- confirma René Chéruy (archivos del Musée Rodin, París)- podría relacionarse con el desnudo conocido como La Fatiga. Debe señalarse sin embargo que el brazo izquierdo está tendido hacia delante en lugar de recogerse sobre el pecho, la pierna derecha está doblada y el pie colocado delante y no detrás de la otra pierna. «La ciudad de Atenas vivió en otro tiempo como una hermosa mujer. La gloria de su belleza atraía sobre sí todas las miradas fascinadas del mundo -explica Rilke-. Ahora ya no existe. Su cuerpo, que se alzaba como la Acrópolis, está tendido y no forma más que una montaña cuyos contornos acariciados por la luz vibran en líneas quejumbrosas y tristes. Del mismo modo duerme profundamente la dulce figura que reverdece recuerdos lejanos, posada en su mano derecha y con el brazo izquierdo perdido en su cabellera extendida. De su cuerpo y de su sueño conserva un pasado luminoso: los restos divinos de estatuas adoradas, pies de héroes [sic], senos de diosa, cabezas de efebos y la flora de los capiteles donde la savia feliz todavía circula. / Y desde el pie de esta montaña una multitud de jóvenes flores sube como si buscase las desaparecidas hermanas de antaño. / Este mármol, ejecutado mediante un modelado que muestra los más sutiles matices, exhala una atmósfera de noche que cae, infinitamente triste, en su dulzura de luna» (archivos del Musée Rodin).

James y Betty Smith señalaron la existencia de un primer mármol en el taller del artista en septiembre de 1903. Fue adquirido por ellos y les fue enviado poco después. Chéruy dice que había sido ejecutado por el «minucioso Schnegg» (Lucien o Gaston). Rodin había ordenado hacer una serie de fotografías de este mármol o del molde que había conservado de él. Estas imágenes presentan unas veces a la escultura aislada mientras que en otras ocasiones aparecen en el contexto del taller: así, sobre el negativo cuyo carácter extremadamente simbolista queda reforzado por los efectos luminosos (Musée Rodin, foto n.º 518), Haweis y Coles no tratan de disimular el brazo tendido de Victor Hugo visible detrás del grupo.

Rodin parece, en efecto, haber sentido cierta predilección por esta obra que expresaba su nostalgia por una civilización desaparecida. No obstante, nada más terminarla, escapó de sus manos. A partir de febrero de 1904, al mismo tiempo que publicó en Le Musée. Revue d’art antique (n.º 1, enero-febrero de 1904) un texto con el título de «La lección de lo antiguo», ordenó fundir un bronce y después emprendió la ejecución de un segundo mármol. El 16 de octubre de 1904 el transportista Mathias facturó al obrero desbastador Dolivet el «transporte de un grupo de mármol y un modelo (mujer dormida por el amor)» que había recogido en casa del desbastador Ganier el 1 de agosto anterior, y una mención hecha a lápiz precisa (junto a la «mujer dormida por el amor», título dado sin duda por Mathias a la vista de la obra) que se trata de La muerte de Atenas. Dolivet había tenido tiempo más que suficiente para ejecutarlo cuando, en diciembre de 1905, August Thyssen hizo su encargo a Rodin, y así se explica que apenas un mes más tarde Rodin pudiera anunciar que la obra ya estaba lista. Este segundo mármol es más grande que el primero, del que difiere también en la forma del bloque utilizado: el mármol de Liverpool se caracteriza, en efecto, por la irregularidad, que muere dulcemente delante del capitel mientras que por el otro lado se eleva hasta el punto de desprenderse del suelo.

Antoinette le Normand-Romain