Cristo y la Magdalena

Auguste Rodin

Cristo y la Magdalena

Rodin, Auguste

París, 1840 - Meudon, 1917

Cristo y la Magdalena, 1905-1908 (Le Christ et la Madeleine)

© Colección Carmen Thyssen-Bornemisza

Firmada sobre la roca, a la derecha: ''A. Rodin''.
Colección Carmen Thyssen-Bornemisza en préstamo en el Museo Thyssen-Bornemisza.

Mármol

102 x 77 x 70 cm

K 56C.2 (CTB.DEC1639)

Historia de la obra

  • August Thyssen, 6 de abril de 1908, finalización de la obra. Encargado antes del 15 de diciembre de 1905, fecha en la cual August Thyssen envía a Rodin el tercio del precio convenido [20.000 francos]; Thyssen bautiza a este grupo con el nombre de »Cristo y la Santa Virgen». El 6 de abril de 1908, Rodin anuncia que el mármol está terminado. El 13 de mayo Thyssen escribe que el grupo ha llegado al castillo de Landsberg y le pide consejo para el soporte. Pagado por cheque del Deutsche Bank el 15 de mayo de 1908.

  • Thyssen-Bornemisza Collection, Lugano

  • Colección Carmen Thyssen-Bornemisza en préstamo en el Museo Thyssen-Bornemisza, Madrid

1996

De Canaletto a Kandinsky. Obras maestras de la Colección Carmen Thyssen-Bornemisza, Madrid, Museo Thyssen-Bornemisza, n. 94, pp. 238-239

1996 - 1997

Rodin. Les marbres de la Collection Thyssen, París, Musée Rodin, n. 3, pp. 78-95

1997

Del vedutismo a las primeras vanguardias. Obras maestras de la Colección Carmen Thyssen-Bornemisza, Bilbao, Museo de Bellas Artes de Bilbao, n. 56, pp. 180-181

1997 - 1998

The Spirit of the Place. Masterworks from the Carmen Thyssen-Bornemisza Collection, Nueva York, The Frick Collection; Hartford (CT), Wadsworth Atheneum Museum of Art, n. 23, pp. 70-73

2009 - 2010

Lágrimas de Eros, Madrid, Museo Thyssen-Bornemisza - Fundación Caja Madrid, p. 171, lám. p. 170

2017

Rodin. L'exposition du centenaire. Musée Rodin et Musées Nationaux, Grand Palais, Paris. 22 marzo -31 julio 2017. Cat. 155. pp. 180.

  • -Maillard, L.: Auguste Rodin statuaire. París, 1898, p. 156.

  • -Fitz-Gerald, W. G.: »A Personal Study of Rodin». En World’s Work. Noviembre 1905 , p. 6826, lám.

  • -Saint-Point, V. de: »La double personnalité d’Auguste Rodin». En La Nouvelle Revue. Noviembre 1906, n. 15 , p. 200.

  • -Gsell, P.: »Chez Rodin». En L’Art et les artistes. París, febrero 1907 , p. 404.

  • -Morgan, J.: »Causeries chez quelques maîtres. M. Auguste Rodin». En Le Gaulois. 21 enero 1909.

  • -Rodin, A.: L’Art. Entretiens réunis par Paul Gsell. París, 1911.

  • -Coquiot, Gustave: Rodin. París, 1915, p. 36, lám. 7.

  • -Mauclair, C.: Auguste Rodin. La vie, les oeuvres, l’esthétique, l’influence sur notre temps. París, 1918, pp. 30, 80.

  • -Grappe, G.: Catalogue du Musée Rodin. I. Hôtel Biron: essai de classement chronologique des oeuvres d’Auguste Rodin . 1a ed. París, Musée Rodin, 1927, n. 185.

  • -Grappe, G.: Catalogue du Musée Rodin. 1, Hôtel Biron: essai de classement chronologique des oeuvres d’Auguste Rodin. 2a ed. París, Musée Rodin, 1929, n. 215.

  • -Grappe, G.: Catalogue du Musée Rodin. 1, Hôtel Biron: essai de classement chronologique des oeuvres d’Auguste Rodin. 3a ed. París, Musée Rodin, 1931, n. 300.

  • -Cladel, J.: Rodin, sa vie glorieuse, sa vie inconnue. París, 1936, pp. 145-146.

  • -Geyraud, P.: »Rodin devant la douleur et l’amour». En Revue moderne des arts et de la vie. París, 1937, pp. 22-23.

  • -Grappe, G.: Catalogue du Musée Rodin. I, Hotel Biron: essai de classement chronologique des oeuvres d’Auguste Rodin. 4a ed. París, Musée Rodin,1938, n. 238.

  • -Grappe, G.: Catalogue du Musée Rodin. I, Hotel Biron: essai de classement chronologique des oeuvres d’Auguste Rodin. 5a ed. París, Musée Rodin, 1944, n. 273.

  • -Jourdain, F.: Rodin. Lausana, 1949, fig. 34.

  • -Tacha, A. C.: »The Prodigal Son: some new aspects of Rodin sculpture». En Allen Memorial Art Museum Bulletin. 1964, vol. 22, pp. 30-33.

  • -Descharnes, R. y Chabrun, F.: Auguste Rodin. Lausana – París, 1967, p. 142.

  • -Spear, A. T.: »A Note on Rodin’s Prodigal Son and the relationship of Rodin’s marbles and bronzes». En Allen Memorial Art Museum Bulletin. 1969, n. 1, pp. 27,29, figs. 5-6.

  • -Steinberg, L.: Other Criteria. Confrontations with twentieth-century art. Londres – Oxford – Nueva York, 1972, p. 375.

  • -Caso, J. de, y Sanders, P. B.: Rodin’s Sculpture. A Critical Study of the Spreckels Collection. California Palace of the Legion de Honor. San Francisco (CA), The San Francisco Museum of Fine Art, 1977, n. 11.

  • -Elsen, A. E.: Dans l’atelier de Rodin. Nueva York, 1980, pp. 180-181, fig. 103.

  • -Frankel Jamison, R.: »Rodin’s humanization of the Muse». En Rodin rediscovered. [Cat. exp.]. Elsen, Albert E. (ed.). Washington, National Gallery of Art, 1981, p. 109.

  • -Rodin. Sculptures and drawings. [Cat. exp.]. Londres, Hayward Gallery, 1986-87, p. 177 [ Ficha de Lampert]

  • -Guillot, J.: »Victor Peter sculpteur (1840-1918)». [Tesis doctoral]. Sorbona, París, 1988, pp. 41, 164-168, 197-198, 221, 238.

  • -Laurent, M.: Rodin. París, 1988, p. 151.

  • -Crone, R. y Moos, D.: »Trauma des Göttlichen. Eine Kritik der Konvention. Über der Fragment in der Welt von Auguste Rodin und Friedrich Nietzsche». En Genius Rodin. Eros und Kreativität. Bremen-Düsseldorf, 1991-92, pp. 9-37.

  • -Rodin, A.: Correspondance de Rodin. París, 1992, vol. 4, n. 128.

  • -Jarrassé, D.: Rodin. La passion du mouvement. París, 1993, p. 185.

  • -De Canaletto a Kandinsky. Obras maestras de la colección Carmen Thyssen-Bornemisza Museo Thyssen-Bornemisza. [Cat. exp. Museo Thyssen-Bornemisza]. Llorens Serra, Tomàs (ed.). Madrid, Fundación Colección Thyssen-Bornemisza, 1996 , n. 94, pp. 238-239. [Ficha de Antoinette le Normand-Romain]

  • -Rodin. Les marbres de la collection Thyssen: 8 octobre 1996-5 janvier 1997. [Cat. exp., 1996-1997]. Le Normand-Romain, Antoinette. París, Musée Rodin, 1996, pp. 78-95, lám. [ – Ficha de Le Normand-Romain]

  • -Colección Carmen Thyssen-Bornemisza. Arnaldo, Javier (ed.). 2 vols. Madrid, Fundación Colección Thyssen-Bornemisza, 2004, vol. 2, p. 194, lám. p. 195 [ Ficha de Antoinette le Normand-Romain]

  • -Solana, Guillermo: »Lágrimas de Eros». En Madrid 2009-2010, pp. 15-74, cit. p. 48.

  • -Solana, Guillermo: Lágrimas de Eros. [Cat. exp. 2009-2010]. Madrid, Museo Thyssen-Bornemisza – Fundación Caja Madrid, 2009.

  • -Borobia, Mar y Alarcó, Paloma (eds.): Museo Thyssen-Bornemisza. Obras escogidas. Madrid, Fundación Colección Thyssen-Bornemisza, 2011, p. 202, lám. p. 203.

  • -Alarcó, P. y Borobia, M. (eds.): Guía de la colección. Museo Thyssen-Bornemisza. Madrid, Museo Thyssen-Bornemisza, 2012, p. 266, lám.

  • -Edvard Munch. Arquetipos. Museo Thyssen-Bornemisza, Madrid, 2015. Fig. 36, p. 43 (imagen) [Cat. Exp.].

  • -Rodin. L’exposition du centenaire. Musée Rodin et Musées Nationaux, Grand Palais, Paris, 2017. Cat. 155. pp. 180. [Cat. Exp.]

Informe del experto

Aunque en los inventarios que Rodin nos ha dejado pueden contabilizarse alrededor de una decena de Cristos (entre ellos el gran Cristo italiano que estaba colgado en su habitación en Meudon), y aunque admirase especialmente el Cristoascético de la catedral de Perpignan tanto como el Santísimo de Burgos, Cristo y la Magdalena es el único testimonio que nos queda de una inspiración religiosa en la obra del escultor. Según Judith Cladel, no era el primer Cristo que realizó, pero es sin duda el único que nos ha llegado.

La ejecución del mármol de August Thyssen comenzó sin duda mucho antes de que este último hiciese el encargo. Maillard, en su obra dedicada a Rodin y publicada en 1898, fecha el yeso en 1894 y es plausible, en efecto, que esta obra -en su origen- pertenezca a mediados de la década de 1890. Así parece deducirse, por ejemplo, de la carta de una admiradora de Rodin fechada en aquellos años por la referencia que hace a la estatua de Balzac (encargada en 1891 y expuesta en el Salon de 1898): «¿Va muy avanzado el Balzac? -pregunta Berthe Dumon a Rodin-. ¿Ha terminado usted el Cristo en la picota y ha expresado todo lo que quería expresar en esa obra?». En cuanto al mármol, la primera fecha disponible es la publicación en 1905 de la fotografía del grupo, aún en ejecución, de la Colección Thyssen, que por aquel entonces estaba ya muy avanzado.

Con esta obra Rodin se nos muestra como el sucesor de los artistas de la generación romántica. «Yo había profesado [al grupo] -escribe Berthe Dumon- una simpatía igual a la del Destino; era la historia elocuente del hombre de genio tanto más escarnecido cuanto que sus ideas coinciden con lo verdadero y lo justo; la picota de hoy en día se convertirá en el altar triunfante del mañana; mientras tanto, en vida, a menudo sólo será comprendido por una mujer compasiva». Esta asociación entre Cristo y el hombre de genio ignorado por sus contemporáneos, que fue uno de los temas predilectos de los románticos, queda confirmada por títulos tales como El Genio y la Piedad o Prometeo y una Oceánida que, según Grappe, recibió alguna vez la obra. Parece ser que Rodin se sintió fascinado por el mito de Prometeo, personaje con el cual, en el siglo XIX, se identificaban a menudo los artistas (como ocurría con Cristo en el período simbolista). A comienzos de los años 1890 Rodin experimenta, en efecto, numerosas dificultades de orden profesional y personal: la terminación de su historia sentimental con Camille Claudel coincide con los problemas que presenta la instalación definitiva de Los Burgueses de Calais y con los cambios que se ve obligado a introducir en los Monumentos a Victor Hugo y a Claude Lorrain, a la sazón severamente criticados. De todas formas el golpe más duro fue, después del escándalo causado por la presentación del Balzac en el Salonde 1898, el rechazo de la estatua por la Société des Gens de Lettres, que la había encargado. Para ayudarle a superar esta prueba, el entorno del artista le animó a que volviera sobre trabajos anteriores, entre ellos a La Puerta del Infierno. ¿No es lícito imaginar que fue entonces precisamente cuando decidió traducir al mármol el Cristo y la Magdalena, cuyo esbozo databa de algunos años antes? «EI artista -confió a Gsell- a veces tiene su corazón sumido en la tortura […]. En todo lo que ve, Rodin capta perfectamente las intenciones del destino. Sobre sus propias angustias, sobre sus peores heridas, fija la mirada entusiasta del hombre que ha adivinado cuáles son los dictámenes de la fortuna».

Es quizá esta relación concreta de esa escultura con su creador lo que explica que el Cristo y la Magdalena no se expusiera jamás en vida del artista en un momento en el que las numerosas fotografías que existen de la obra (de Druet, Bulloz, Vizzavona, Choumoff) y los comentarios admirativos que suscitó en la pluma de quienes tuvieron el privilegio de verla, permiten conjeturar la acogida favorable que hubiera podido recibir en este fin de siglo marcado por el Simbolismo. El esbozo en yeso no fue presentado en la exposición de 1900; los dos mármoles entraron muy pronto en colecciones privadas y no volvieron a salir de ellas; azar o voluntad del artista, pocas obras de esta importancia permanecieron en una oscuridad tal. Sin embargo, por aquel entonces ya se habían realizado moldes a partir de las piezas de la colección Thyssen y precisamente sobre ellos volvió a recaer la misión de dar a conocer el grupo después de la muerte de Rodin.

Antoinette le Normand-Romain