Pescadores en Venecia, c. 1898-1900

Arcadi Mas i Fondevila

Mas i Fondevila, Arcadi

1852, Barcelona - 1934, Sitges

Pescadores en Venecia, c. 1898-1900

© Colección Carmen Thyssen-Bornemisza

Firmado en el ángulo inferior izquierdo: ''Mas y Fondevila - Venise''.
Colección Carmen Thyssen-Bornemisza

Óleo sobre lienzo

34,5 x 66,5 cm

CTB.1999.76

Historia de la obra

  • Durán Subastas de Arte, Madrid, 21-24 de junio de 1999. lote 220.

  • Colección Carmen Thyssen-Bornemisza.

2004

Pintura catalana del Naturalismo al Noucentisme. Colección Carmen Thyssen-Bornemisza, Madrid, Museo Thyssen-Bornemisza, n. 13, p. 62, lám.

2005

El mar en la pintura espanyola. Col·lecció Carmen Thyssen-Bornemisza, Andorra, Sala d'Exposicions del Govern d'Andorra, p. 44, lám. p. 45.

2005

El mar en la pintura española. Colección Carmen Thyssen-Bornemisza, Valencia, Sala de Exposiciones del Edificio del Reloj, Puerto de Valencia, n. 18, p. 70, lám. p. 71.

2006

Meifrèn y el paisaje catalán en la Colección Carmen Thyssen-Bornemisza, Los Arcos (Navarra), Casa de Cultura Carmen Thyssen-Bornemisza; Castejón (Navarra), Museo de Castejón, p. 26, lám. p. 27.

2007

Pintura Catalana del Naturalismo al Noucentisme. Colección Carmen Thyssen-Bornemisza, Oviedo, Sala de Exposiciones Banco Herrero, n. 13, p. 62, lám. p. 63.

2012

Paisatges de llum, paisatges de somni. De Gauguin a Delvaux. Col·lecció Carmen Thyssen-Bornemisza, Sant Feliu de Guíxols, Espai Carmen Thyssen, p. 46, lám. p. 47.

  • -Pintura Catalana del Naturalismo al Noucentisme. Colección Carmen Thyssen-Bornemisza. Llorens Serra, Tomàs (ed.). [Cat. exp. Museo Thyssen-Bornemisza]. Madrid, Fundación Colección Thyssen-Bornemisza, 2004, n. 13, p. 62. [Ficha de Isabel Coll Mirabent]. (Cat. Exp.)

  • -Paisatges de llum, paisatges de somni. De Gauguin a Delvaux. Col·lecció Carmen Thyssen-Bornemisza, Sant Feliu de Guíxols, Espai Carmen Thyssen, p. 46, lám. p. 47, 2012. (Cat. Exp.)

Informe del experto

La ciudad de Venecia vuelve a ser la protagonista de una obra de Mas i Fondevila. Durante su estancia italiana, entre 1879 y 1886, pasó temporadas en Venecia y en Nápoles, donde cultivó todos los géneros de pintura obedeciendo a las necesidades comerciales de aquel mercado artístico. Sin embargo, la composición Pescadores en Venecia no fue realizada en Italia, sino que pertenece a una década posterior, cuando ya llevaba unos años establecido en Cataluña. Fue precisamente aquí donde fue concretando su esfera de acción que le llevó a enamorarse de las exquisitas finezas del paisaje a plena luz y a crear obras de magníficos efectos lumínicos que representaban interiores de iglesias.

Entre 1895 y 1898 realizó varios lienzos que tenían como tema los interiores de San Marco de Venecia. Estas obras no surgieron de una visión directa de la realidad, sino de los apuntes que había realizado durante su estancia en Italia, así como de los recuerdos que de la ciudad italiana mantenía. Cabe destacar que, una vez establecido en Sitges, Mas i Fondevila no quiso volver a pasar largas temporadas lejos de su hogar nunca más. La única excepción fue el viaje que realizó a Granada en 1895, junto a Santiago Rusiñol y Miquel Utrillo, para efectuar algunas de las ilustraciones del libro Impresiones de Arte, escrito por Rusiñol. Fue después de este viaje cuando dejó la representación de interiores para volver a soluciones utilizadas anteriormente como las lagunas y los canales de Venecia.

A finales de 1898 Mas i Fondevila presentó una serie de cuadros en la barcelonesa Sala Rovira, donde expuso óleos, pasteles y acuarelas. En estas composiciones el pintor no deseaba mostrar una imagen estereotipada en la que se representaran, a modo de postal turística, los escenarios más paradigmáticos de un lugar, sino que lo que le interesó particularmente fue ser fiel a una realidad y a la atmósfera que la bañaba. El resultado fue un conjunto de composiciones en las que la mirada se expande a través de unos espacios de perspectiva profunda y aérea formados por una sucesión de planos surgidos de la luz y el color.

La obra que tratamos ofrece un buen ejemplo de este tipo de composiciones en las que Mas i Fondevila quiso evocar una escena de vida ciudadana, tranquila y serena, en la que se describiera una realidad cotidiana no exenta de lirismo. Para ello utilizó una perspectiva oblicua, creada por la línea de la barandilla que, además de conseguir una marcada profundidad, da una visión de instantánea fotográfica. Por otro lado, la barca situada en el primer término compositivo permite dividir en dos la composición, creando dos sectores que el pintor trata con una factura bien diferenciada. Así, la zona está concebida a través de reflejos rectilíneos, individualizados y precisos con los que se define la incidencia de la luz sobre la superficie acuosa o bien se subraya la profundidad del agua. A esta precisión descriptiva de la pincelada se le contrapone la otra mitad de la obra, para la cual el pintor utiliza un colorido claro y luminoso basado en sutiles zonas de rosas y azules que encuentran eco y continuidad en la ciudad vista en el horizonte y en el celaje. Tanto la especial destreza con que Mas i Fondevila maneja el color como la riqueza atmosférica que consigue, son elementos suficientes para calificarlo como un pintor de factura personal, tan rica y variada como elegante y sensible.

Isabel Coll Mirabent