Vista del Bacino di San Marco con el Palacio de los Dogos y la Riva degli Schiavoni en la distancia, visto desde la Iglesia e Isla de San Giorgio Maggiore

Michele Marieschi

Marieschi, Michele

Venecia, 1710 - 1744

Vista del Bacino di San Marco con el Palacio de los Dogos y la Riva degli Schiavoni en la distancia, visto desde la Iglesia e Isla de San Giorgio Maggiore, c. 1736-37

© Colección Carmen Thyssen-Bornemisza

Michele Marieschi y taller
Colección Carmen Thyssen-Bornemisza en préstamo en el Museo Thyssen-Bornemisza.

Óleo sobre lienzo

61,9 x 98,8 cm

CTB.2004.2

Historia de la obra

  • Familia France-Hayhurst (por descendencia), Bostock Hall y Bostock House, Cheshire

  • Christie’s, Londres, South Kensington, Old Master Pictures, 21 de abril de 2004. Subasta 6893, Lote 102.

  • Colección Carmen Thyssen-Bornemisza

  • -Christie’s (aut. corp.): Old Master Pictures. [Cat. subasta]. Londres, 21 de abril de 2004, lote 102, p. 127.

Informe del experto

Esta representación del lado sur de San Giorgio Maggiore, frente a la Laguna y la lejana Riva degli Schiavoni, incluyendo el campanario de San Marcos y el Palacio Ducal, era una de las vistas favoritas de Marieschi, que repitió el tema muchas veces (por regla general, con pequeños cambios). Una de ellas se reproduce en la colección de dieciséis grabados (al aguafuerte y al buril) según su propia «vedute», llamada: «MAGNIFICENTIORES SELECTIORESQUE URBIS VENETIARUM PROSPECTUS, impresa en Venecia en 1741, dos años antes de la tan prematura muerte de Marieschi.

La vista lleva el número 16 y dice: «Ingressus in Urbem venienti e Clodia, cum insula S. Georgij maioris ad dexteram a longe Platea minor D: marci, cum proxima ripa Illyricorum”.

En comparación con la obra de la Colección Carmen Thyssen, el punto de vista parece situarse ligeramente más a la derecha, con los monumentos de la Riva degli Schiavoni esencialmente concentrados a la izquierda, y con algunos cambios en la representación de la góndola amarrada en la cuenca frente a la isla de San Giorgio. Una góndola se muestra en dirección al sur, paralela al muelle cercano a San Giorgio, mientras que en el cuadro una góndola se sitúa ortogonal a éste, dirigiéndose hacia un gran barco anclado a la izquierda. Una barca parece transportar mercancías desde este barco hacia el muelle. En la «Fondamenta» hay más personas en diferentes agrupaciones.

Esta nueva versión de la Veduta de San Giorgio Maggiore y la cuenca de San Marcos era desconocida hasta ahora. La más cercana del grupo conocido hasta la fecha de tales paisajes urbanos es la de una colección privada de Piacenza publicada por Montecuccoli degli Erri/Pedrocco en 1999 (cat. 84: óleo sobre lienzo, 60,5 x 96 cm), aunque a juzgar por la ilustración de esa obra monográfica la calidad no parece reflejar la afirmación de que es «forse la migliore tra le varie redazioni del tema prodotte dal Marieschi». Aunque tanto Montecuccoli degli Erri como Pedrocco afirman que esta veduta es la más antigua -y tal vez el origen inspirador del grabado- la ausencia en el fondo del campanario de la iglesia de San Antonin, erigida en 1738, sugiere una fecha de aproximadamente 1736-37, cuando Marisechi todavía hacía uso de una «pittura a macchia», que es evidente en la fachada de la iglesia palladiana de San Giorgio.

Este dispositivo pictórico parece haberse empleado en mayor medida en el ejemplo de la obra de la Colección Carmen Thyssen, especialmente en los edificios adyacentes a la fachada.

La deliciosa característica de dos barcos con función de repoussoir en el extremo izquierdo de la composición, el más alejado de ellos algo recortado fotográficamente, contribuye al atractivo de la veduta y como tal ha sido mantenido por Marieschi en su grabado. Este elemento compositivo sólo falta en un cuadro del grupo, el de una colección privada de Londres, publicado por primera vez por Ralph Toledano (1995, n. V.28a; Montecuccoli degli Erri/Pedrocco 1999, nº 115: óleo sobre lienzo, 58 x 86 cm). El primer plano de la Riva degli Schiavoni borra la parte del horizonte a la izquierda del Palacio Ducal. En general, esta veduta parece ser la más ligera de todas.

En el otro extremo -por así decirlo- de la planificación compositiva, sólo mencionaremos la versión que incluye casi toda la nave a la izquierda, que es la conservada en la Stiftung Schlösser und Gärten Berlin Brandenburg. Se trata de un ejemplar bastante destacado (óleo sobre lienzo, 55 x 84 cm), una de las seis vedute de Marieschi -y según algunos estudiosos de dos series diferentes, aunque todas de las mismas dimensiones y aparentemente realizadas para un mismo mecenas- que se conserva hoy en el Palacio de Charlottenburg. Dos cuadros de esta serie de lienzos no sólo son algunas de las mejores realizaciones de Marieschi (El Gran Canal que se funde en el río de Cannaregio; El Gran Canal en volta di canal), ambos adornados con maravillosas figuras de Antonio Guardi, sino que además son las únicas obras suyas documentadas en el siglo XVIII. En opinión de este autor, la versión de la Colección Carmen Thyssen es casi tan buena como la de la serie de Berlín, que es realmente de una calidad bastante sorprendente.

Otras tres versiones del tema, todas de tamaño ligeramente inferior a la de la Colección Carmen Thyssen, son de una calidad razonable. Una de las conservadas en una colección privada de Zúrich (óleo sobre lienzo, 53,5 x 70,5 cm) fue considerada como un auténtico Marieschi por Toledano (1988, p. 43 lámina en color; 96-97 nº. V.22.1 1995, pp. 94-95 nº. V.28.1 con lámina en color) y Montecuccoli degli Erri/Pedrocco (1999, nº 155), mientras que Manzelli (1991, lámina A.15.2, p. 81 nº A.15.2) lo atribuye al alumno de Marieschi, Albotto, lo cual es francamente difícil de aceptar. Según Toledano, el cuadro es una obra tardía de alrededor de 1741-42.

La vista seleccionada ofrece más espacio a la izquierda, por lo que la embarcación fronteriza está imperceptiblemente más detallada, la distancia a la Riva degli Schiavoni es más corta y los edificios a la izquierda del campanario de San Marcos están cubiertos por el palo mayor del barco protagonista. Entre las dos embarcaciones se representa un segundo barco con mercancías, mientras que la góndola del primer plano está a punto de asumir la posición diagonal de la del nuevo lienzo.

Muy similar a éste e igual al ejemplar de la Colección Carmen Thyssen es el Veduta, de mayor tamaño (incluso algo más grande que la de Thyssen), vendido en Sotheby`s Londres el 4 de julio de 2012 (lote 43: óleo sobre lienzo, 63,5 x 99 cm). Es posiblemente el más valioso de toda la serie. Los elementos comunes con el cuadro de Sotheby`s son la superficie de mármol del muelle y la posición de las góndolas y otros barcos en el agua. Falta el segundo barco de mercancías, como en el lienzo Thyssen. El espacio de la laguna parece abrirse con una amplitud artística muy similar: sólo el campanario de San Marcos parece más alto e imponente.

El tercer ejemplo, verdaderamente magnífico, vendido en Sotheby`s Londres el 2 de julio de 1986 (lote 125: óleo sobre lienzo, 55 x 84 cm; luego pasó a la Galería Matthiesen: fue considerado con toda razón como un cuadro autógrafo de Marieschi por Toledano (1988, p. 96 nº V.22 .2; 1995, p. 94 nº V.28.a con imagen en b/n), Succi (en Gorizia 1989, p. 135 Fig. 146 en color) y Montecuccoli degli Erri/Pedrocco (1999, nº 112). Curiosamente, Manzelli (1991, p. 81 con lámina A.15 en blanco y negro; p. 55) menciona el cuadro dos veces bajo el nombre de Albotto y Marieschi. Esto debe atribuirse a un “lapsus calami”, ya que la calidad de esta veduta está muy lejos del modesto talento del alumno de Marieschi y heredero del taller de su maestro.

Hay que señalar que esta vista concreta parece ser específica de Marieschi, ya que no fue pintada por ningún vedutista anterior o contemporáneo suyo, y -como hemos visto- es una vista que Marieschi retomó en varias ocasiones. Sin embargo, no sólo fue apreciada por Marieschi, si tenemos en cuenta que incluso después de su vida el motivo siguió siendo popular gracias al grabado Prospectus de 1741. Entre las derivaciones, a menudo muy mediocres, cabe mencionar la versión bastante ingenua atribuida a Gabriel Bella (óleo sobre lienzo, 71 x 94,7 cm), incluida en el catálogo de la última subasta del Dorotheum (Viena, Dorotheum, Pinturas de maestros antiguos, Parte II, 11 de noviembre de 2021, lote 390).

Si hiciéramos una clasificación de las numerosas versiones que hemos analizado hasta ahora, parece claro que, a pesar de la cautelosa etiqueta que figura en el catálogo de la subasta («Michele Marieschi and Studio»), el lienzo de la Colección Carmen Thyssen pertenece a las tres mejores representaciones de este tema concreto inventado por Marieschi.

El cuadro de Matthiesen es el que revela una representación más viva y libre, tanto por las variadas representaciones de embarcaciones, barcos y góndolas, que reflejan una imitación de la vida real en el Bacino di San Marco, espectacularmente ilustrada por el barco con las velas blancas abiertas y llenas a la izquierda de la composición. Incluso el bullicio audible de la multitud en el muelle está captado de forma convincente: las diminutas figuras esbozadas recuerdan las macchiette de Giannantonio Guardi. En cambio, los ejemplos de Sotheby`s 2012 y de la Colección Carmen Thyssen tienen el estigma de una especie de diseño “mise en page” abstracto, sobre todo este último, dibujado bajo los contornos geométricos de esos mástiles de barcos escualidos. Sin embargo, son dignas de elogio las figuras expuestas en el lienzo de Sotheby`s, las únicas entre las que se incluyen tipos orientales. Las de la versión de la Colección Carmen Thyssen son delgadas y abocetadas, y evidentemente pertenecen a la manera simplificada de Marieschi de representar a los personajes.

De hecho, es una historia larga y problemática para quien pretende identificar la mano de un figurista en medio de las composiciones de Marieschi. Toledano, por ejemplo, ha propuesto el nombre del especialista en batallas Francesco Simonini como responsable de las multitudes del cuadro de Sotheby`s. Todo esto no parece inmune a un cierto método arbitrario, ya que en el caso de las numerosas -por así decirlo- pequeñas figuras anodinas, uno se pregunta por qué el vedutista sintió la necesidad de colaborar con un colega especializado para un porcentaje tan irrelevante de su veduta.

Posiblemente haya sido la petición explícita del cliente, como ocurrió con las realizaciones más gloriosas de Marieschi. Basta con referirse a la magnífica pareja de vedute que en su día fueron propiedad del rey Friederich II de Prusia (hoy Stiftung Schlösser und Gärten Berlin-Brandenburg), dedicadas respectivamente al Gran Canal entrando en el Río de Cannaregio y al Gran Canal en volta di Canal. En ambos lienzos, el papel de las figuras, ahora más grandes, es mucho más llamativo, sus actitudes y movimientos bastante convincentes y espontáneos, su representación libremente pictórica, las pinceladas gruesas. Aquí sería difícil insinuar que Marieschi imitaba a un especialista en figuras, de ahí que el nombre de Giannantonio Guardi como figurista parece -como ya hemos dicho- haber sido sugerido muy razonablemente por Antonio Morassi.

En conjunto, la ejecución del lienzo de la Colección Carmen Thyssen parece muy típica de Marieschi, concretamente en los signos blancos en forma de rizo que aluden a las olas de las aguas de la laguna y en la costumbre de definir los edificios y las embarcaciones de forma muy parca, a través de unas pocas marcas (por ejemplo, en lo que respecta a las dos góndolas representadas casi en el centro de la vista, ortogonales a nuestra perspectiva.

Algunas pequeñas partes de la escena parecen haber sido repintadas, como la góndola de la zona media inferior, en cuanto a unas tres cuartas partes de su superficie de izquierda a derecha. El cuadrado inferior derecho de la composición parece haber sido muy retocado (o repintado), como es el caso de una franja de  medio cm de altura a la izquierda y de 1 cm a la derecha: se trata probablemente de antiguas pérdidas repintadas. La pintura rojiza del transepto derecho de la iglesia de San Giorgio Maggiore presenta rastros de daños, posiblemente repintados o retocados.

Impresionantes son los ya mencionados grumos de blanco en los edificios, que siguen la fachada hacia la derecha, un recurso que parece atípico para un copista y quizá incluso para un seguidor del estudio. Estos se repiten en las vestimentas blancas de los asistentes al muelle. Otra peculiaridad es la presencia de signos negros cortos diagonales paralelos, que pueden haber tenido la función de delinear algunos rasgos que luego no se realizaron. Estos dispositivos son fácilmente detectables a la derecha del grupo de tres caballeros en primer plano en el muelle y detrás del muchacho sentado con chaqueta marrón y pantalones azules. Estas marcas paralelas se encuentran también en la Vista del Gran Canal con la Salutación del Louvre. (Montecuccli degli Erri/Pedrocco 1999, nº 115).

El cuadro  muestra una patina antigua en particular en lo que respecta a la fachada amarillenta de la iglesia de San Giorgio.

Con todo, esta versión de un tema muy querido por Marieschi resulta estar entre las tres mejores conocidas hasta ahora. Posiblemente la tercera mejor. En efecto, un justo reconocimiento para un cuadro atrayente, aunque no pueda ser clasificado como el primer ejemplar de la representación del Bacino di San Marco visto desde Chioggia, con la isla de San Giorgio con su iglesia homónima a la derecha.

Es  una hábil obra del maestro que murió joven, no necesariamente con intervención del taller y que no puede atribuirse en absoluto a su modesto alumno Francesco Albotto, cuyo inflado catálogo -hay que recordarlo- se refiere únicamente a un cuadro firmado de calidad bastante engañosa.

Roberto Contini