Retrato del pintor Cano, 1916

Joaquim Sunyer i de Miró

Sunyer i de Miró, Joaquim

Sitges, 1874 - 1956

Retrato del pintor Cano, 1916

© Joaquín Sunyer, VEGAP, Madrid, 2017

Firmado y fechado en el lateral izquierdo: "Sunyer 1916"
Colección Carmen Thyssen-Bornemisza

Óleo sobre lienzo

100 x 68 cm

CTB.1996.59

Historia de la obra

  • Colección Carmen Thyssen-Bornemisza.

1983

Joaquim Sunyer, 1874-1956, Barcelona, Centre Cultural de la Caixa de Pensions, n. 36.

1999

Joaquim Sunyer. La construcción de una mirada, Barcelona, Museu Nacional d'Art de Catalunya; Madrid, Fundación Cultural Mapfre Vida, n. 62, p. 214.

2003

De Fortuny a Tàpies. Aspectes de la pintura catalana moderna dins la Col.lecció Carmen Thyssen-Bornemisza, Barcelona, Museu Nacional d'Art de Catalunya, p. 50, lám. p. 51.

2004

Pintura catalá do Naturalismo ao Noucentisme. Colección Carmen Thyssen-Bornemisza, Santiago de Compostela, Fundación Caixa Galicia, n. 35, p. 112.

2004

Pintura catalana del Naturalismo al Noucentisme. Colección Carmen Thyssen-Bornemisza, Madrid, Museo Thyssen-Bornemisza, n. 62, p. 172, lám.

2011

La tradición moderna en la Colección Carmen Thyssen. Monet, Picasso, Matisse, Miró, Málaga, Museo Carmen Thyssen Málaga, p. 106, lám. p. 107.

  • -Plana, A.: Joaquim Sunyer. Barcelona, Publicacions d’Art de La Revista, 1920, fig. 6.

  • -Marquina, R.: Joaquin Sunyer. Madrid, [Compañía General de Artes Gráficas] , [1931]. Monografías de arte, fig. 21.

  • – Joaquim Sunyer 1874-1956. [Cat. exp. Barcelona, Centre Cultural de la Caixa de Pensions]. Barcelona, Fundació Caixa de Pensions, 1983, lám.

  • Joaquim Sunyer. La construcción de una mirada. Mendoza, C. y Doñate, M. [Cat. exp.]. Barcelona, Museu Nacional d’Art de Catalunya, Madrid, Fundación Cultura Mapfre Vida, 1999, p. 214, lám. [Ficha Doñate / Mendoza].

  • De Fortuny a Tàpies. Aspectes de la pintura catalana moderna dins la Col.lecció Carmen Thyssen-Bornemisza, Barcelona, Museu Nacional d’Art de Catalunya, 2003,  p. 50, lám. p. 51. [Cat. exp.].

  • Pintura catalá do Naturalismo ao Noucentisme. Colección Carmen Thyssen-Bornemisza, Santiago de Compostela, Fundación Caixa Galicia, 2004,  n. 35, p. 112. Pintura catalana del Naturalismo al Noucentisme. Colección Carmen Thyssen-Bornemisza, Madrid, Museo Thyssen-Bornemisza, 2004, n. 62, p. 172, lám. [Cat. exp.].

  • La tradición moderna en la Colección Carmen Thyssen. Monet, Picasso, Matisse, Miró, Málaga, Museo Carmen Thyssen Málaga, 2011, p. 106, lám. p. 107. [Cat. exp.].

Informe del experto

En 1916, fecha de este retrato, Sunyer, cuyo lenguaje artístico estaba entonces ya plenamente consolidado, era la figura indiscutible de la pintura catalana del Noucentisme, especialmente a raíz de su importante exposición individual celebrada en la galería de Faianc Cata la de Barcelona en 1911, año precisamente de la muerte de Isidre Nonell. En los años precedentes, Sunyer había cultivado preferentemente el género del paisaje y había representado concretamente el de los alrededores de Sitges, su población natal, en una serie de telas en las que incorpora aspectos bien novedosos, que acusan la influencia de la pintura francesa más avanzada y concretamente de Gauguin, Cézanne, Matisse o Derain. Pertenecen a esta serie Pastoral, Mediterráneo, ambas realizadas entre 1910 y 1911, Y La hondonada de los frailes, El torrente de Ribes o Tres desnudos en el bosque, las tres de 1913.

Aquel mismo año de 1916, Sunyer había pasado unos meses, junto con el escultor Enric Casanovas, en Fornalutx (Mallorca), período de tiempo en el que pintó unos paisajes de espesa vegetación con formas densas y arriñonadas, en los que se evidencia la huella de Cézanne. Inmediatamente después retomó el género del retrato, que ya había cultivado con anterioridad y que había dado resultados tan brillantes en Doña Engracieta, de 1921, o en Las hermanas Ribas, realizado el año siguiente, entre otros. Sin embargo, lo cierto es que los retratos más relevantes y más personales de la producción del pintor son aquellos que realizó entre 1916 y 1919, en los que alterna dos lenguajes distintos: uno, más realista, con predominio de gamas cálidas, y aparentemente sobrio, que le permite conseguir cierta ingenuidad cercana a la de los primitivos italianos, y otro, con un planteamiento compositivo y un tratamiento del color más cercanos a Cézanne.

Retrato del pintor Cano es un ejemplo significativo de la serie de retratos mencionados en segundo lugar, tanto en lo que se refiere a la representación del personaje, que aparece de medio cuerpo, sentado y con una pipa en la mano, como en los recursos utilizados en el fondo de la composición, que contribuyen a potenciar la figura del retratado. En cuanto a la gama cromática, predominan las tonalidades frías, especialmente los azules y los grises. Manuel Cano, nacido en Barcelona en 1896, fue pintor y dibujante. Se formó en su ciudad natal con Francesc Galí y Joaquín Torres-García, con quien fundó la revista Arte y Decoración. Celebró algunas exposiciones individuales, principalmente de dibujos, en las Galeries Bernheim de París en 1917 y en las Galeries Laietanes y las Galerías Dalmau de Barcelona en 1918 y 1920, respectivamente, aunque todas ellas tuvieron escasa acogida por parte de la crítica. Tras residir durante algunos años en París, se instaló definitivamente en Estados Unidos. En cuanto a la relación de Cano con Sunyer, la existencia de unas postales que el primero envió al artista entre 1915 y 1916 (Archivo Sunyer) confirma la amistad entre ambos. En este sentido es particularmente interesante una de ellas, fechada en Italia en enero de 1916, que reproduce un fragmento de las pinturas de Signorelli de la catedral de Orvieto, que tanto habían interesado a Sunyer unos años antes, en la que Cano hace saber al pintor su entusiasmo por las mencionadas pinturas.

Mercè Doñate y Cristina Mendoza