Puesta de sol en Yosemite

Albert Bierstadt

Puesta de sol en Yosemite

Bierstadt, Albert

Solingen, 1830 - Nueva York, 1902

Puesta de sol en Yosemite, c. 1863 (Sundown in Yosemite)

© Colección Carmen Thyssen-Bornemisza

Firmado en el ángulo inferior derecho: ''A. Bierstadt'' [AB en monograma].
Colección Carmen Thyssen-Bornemisza en préstamo en el Museo Thyssen-Bornemisza.

Óleo sobre lienzo

30,5 x 40,6 cm

CTB.1980.9

Historia de la obra

  • Colección particular

  • Kennedy Galleries, Inc., Nueva York

  • Thyssen-Bornemisza Collection, Lugano, 1980

  • Colección Carmen Thyssen-Bornemisza

1996

De Canaletto a Kandinsky. Obras maestras de la Colección Carmen Thyssen-Bornemisza, Madrid, Museo Thyssen-Bornemisza, n. 40, p. 124

1997

Capolavori dalla Collezione di Carmen Thyssen-Bornemisza: 60º anniversario dell'apertura della Pinacotecca di Villa Favorita, Lugano, Villa Favorita, n. 47, p. 136

1997

Del vedutismo a las primeras vanguardias. Obras maestras de la Colección Carmen Thyssen-Bornemisza, Bilbao, Museo de Bellas Artes de Bilbao, n. 10, p. 80

1998 - 1999

Masterworks from the Carmen Thyssen-Bornemisza Collection, Tokio, Tokyo Metropolitan Art Museum; Takaoka, Takaoka Art Museum; Nagoya, Matsuzaka Art Museum; Sendai, Miyagi Museum of Art, n. 16, p. 50

1999

Aspectos de la tradición paisajística en la Colección Carmen Thyssen-Bornemisza, Málaga, Salas de Exposiciones del Palacio Episcopal, n. 39, p. 140

1999 - 2000

Naturalezas pintadas de Brueghel a Van Gogh. Pintura naturalista en la Colección Carmen Thyssen-Bornemisza, Madrid, Museo Thyssen-Bornemisza, n. 18, p. 78

2000 - 2001

Explorar el Edén. Paisaje americano del siglo XIX, Madrid, Museo Thyssen-Bornemisza, n. 36, p. 145

2012

Paraísos y paisajes en la Colección Carmen Thyssen. De Brueghel a Gauguin, Málaga, Museo Carmen Thyssen Málaga, n. 13, p. 92, lám. p. 93

2015 - 2016

La ilusión del Lejano Oeste. Del 03 de noviembre de 2015 al 07 de febrero de 2016. Museo Thyssen-Bornemisza, Madrid. Cat. 14, pp. 47.

2016

La ilusión del “Far West”. Colección Carmen Thyssen-Bornemisza y Museo Thyssen-Bornemisza. Del 25 de junio al 30 de octubre de 2016. Espai Carmen Thyssen, Sant Feliu de Guixols, Cat. 14, pp. 47.

2016 - 2017

La Ilusión del Lejano Oeste. Museo Carmen Thyssen Málaga. Del 19 de noviembre de 2016 a 19 de marzo de 2017. Cat. 14. p. 47.

  • Novak, Barbara: Nineteenth-Century American Painting: The Thyssen-Bornemisza Collection. Ellis, Elizabeth Garrity… [et al.]. Londres, Sotheby´s Publications, 1986 , n. 66, p. 210, lám. [Ficha Ellis]

  • Storm Nagy, E.: Europa e America. Dipinti e acquerelli dell’ Ottocento e del Novecento dalla Collezione Thyssen-Bornemisza. Guida delle opere esposte. Milán, 1993, n. 2, p. 23, lám.

  • Colección Carmen Thyssen-Bornemisza. Arnaldo, Javier (ed.). 2 vols. Madrid, Fundación Colección Thyssen-Bornemisza, 2004, vol. 1, p. 254, lám. p. 255 [ – Ficha de Elizabeth Garrity Ellis]

  • La ilusión del Lejano Oeste. Museo Thyssen-Bornemisza, Cat. Exp. , 2015, Madrid. Cat. 14. pp. 47 (imagen).

  • La Ilusión del Lejano Oeste. Museo Carmen Thyssen Málaga. Cat. Exp. 2016,. Cat. 14. p. 47. (imagen).

Informe del experto

«Si las informaciones eran correctas, nos dirigíamos al lugar original del Jardín del Edén», escribía Fitz Hugh Ludlow refiriéndose a la excursión que había emprendido en compañía de Bierstadt al valle de Yosemite, objetivo primordial del segundo viaje del artista al oeste en 1863. El sublime escenario del «Gran Yosemite», al que los turistas habían llegado por primera vez en 1855, había inspirado varios relatos de viajes. El más gráfico era el compuesto por una serie de cartas de Thomas Starr King al periódico Boston Evening Transcript desde diciembre de 1860 hasta febrero de 1861. Éste bajó hasta el valle, rodeado de dentados precipicios y tumultuosas cascadas, y comentó entusiasmado: «Cada jalón del trayecto me provoca sorpresa, estupefacción y una solemne alegría». King, sacerdote unitario que se había trasladado de Boston a California, conoció a Bierstadt y Ludlow cuando éstos llegaron a San Francisco en julio y pensó en principio acompañarlos a Yosemite.

Ludlow se quedó deslumbrado por el valle: «A lo lejos, hacia el oeste, se ensancha cada vez más, abriéndose entre grandes sierras -en un campo de perfecta luz, brumosa por sus propios excesos- como una indescriptible difusión de gloria creada por las ascuas del ave fénix del sol poniente». Éstos eran los efectos que Bierstadt pretendió captar en algunos apuntes rápidos y de pequeñas dimensiones al óleo, tales como Puesta de sol en Yosemite, que hizo durante las siete semanas que pasó en el valle. Ludlow dejó constancia de ello en los siguientes términos: «Sentados en su divino taller […] nuestros artistas comenzaron a trabajar siguiendo el único método para que un pintor sea auténtico o un paisaje tenga vida: apuntes de color del natural».

Las llamas del sol poniente que irrumpen por entre las paredes de granito en Puesta de sol en Yosemite y en otras composiciones de grandes dimensiones basadas en estos apuntes, como por ejemplo Puesta de sol en el valle de Yosemite, era un símbolo popular del destino milenario del oeste. Dos décadas antes de que los turistas descubrieran el valle, un escritor sostenía lo siguiente: «Este mundo occidental ha conservado lo ignoto durante mucho tiempo con el sublime propósito de abrirlo, en un determinado momento de la historia, para que se convierta en el teatro en el que puedan actuar y desarrollarse libremente los más excelsos principios».

El sublime paisaje de Yosemite, descubierto durante los terribles años de la guerra civil, volvió a poner en candelero esta retórica. King, acérrimo unionista, invocaba la profecía de Habacuc al describir el valle de Yosemite: «Hiendes con torrentes el suelo».

Elizabeth Garrity Ellis