Paisaje tropical

Frederic Edwin Church

Paisaje tropical

Church, Frederic Edwin

Hartford, 1826 - Nueva York, 1900

Paisaje tropical, c. 1855 (Tropical Landscape)

© Colección Carmen Thyssen-Bornemisza

Colección Carmen Thyssen-Bornemisza en préstamo en el Museo Thyssen-Bornemisza.

Óleo sobre lienzo

28 x 41,3 cm

CTB.1990.5

Historia de la obra

  • Sotheby’s, lote 44, Nueva York, 24 de mayo de 1990.

  • Thyssen-Bornemisza Collection, Lugano, 1990.

  • Colección Carmen Thyssen-Bornemisza.

1996

De Canaletto a Kandinsky. Obras maestras de la Colección Carmen Thyssen-Bornemisza, Madrid, Museo Thyssen-Bornemisza, n. 39, p. 122

1996 - 1997

From Zurbaran to Picasso. Masterpieces from the Collection of Carmen Thyssen-Bornemisza, Shanghai, Shanghai Museum; Pekín, China National Art Gallery, p. 70

1997

Capolavori dalla Collezione di Carmen Thyssen-Bornemisza: 60º anniversario dell'apertura della Pinacotecca di Villa Favorita, Lugano, Villa Favorita, n. 46, p. 134

1999 - 2000

Naturalezas pintadas de Brueghel a Van Gogh. Pintura naturalista en la Colección Carmen Thyssen-Bornemisza, Madrid, Museo Thyssen-Bornemisza, n. 25, p. 92

2000 - 2001

Explorar el Edén. Paisaje americano del siglo XIX, Madrid, Museo Thyssen-Bornemisza, n. 42, p. 155

2002 - 2003

Explorar el Edén. Paisaje americano del siglo XIX, Madrid, Museo Thyssen-Bornemisza, n. 42, p. 155

2012

Paraísos y paisajes en la Colección Carmen Thyssen. De Brueghel a Gauguin, Málaga, Museo Carmen Thyssen Málaga, n. 11, p. 88, lám. p. 89

2018

Natura en evolució. De van Goyen a Pissarro y Sacharoff. Col.lecció Carmen Thyssen. Espai Carmen Thyssen, Sant Feliu de Guíxols, 2018, p. 60-61 y 163-164.

  • -Sotheby’s (aut. corp.): American Paintings, Drawings and Sculpture. [Cat. subasta]. Nueva York, 24 mayo 1990, n. 44, lám.

  • -De Canaletto a Kandinsky. Obras maestras de la colección Carmen Thyssen-Bornemisza Museo Thyssen-Bornemisza. [Cat. exp. Museo Thyssen-Bornemisza]. Llorens Serra, Tomàs (ed.). Madrid, Fundación Colección Thyssen-Bornemisza, 1996 , n. 39, p. 122. [Ficha de Kenneth W. Maddox]

  • -Colección Carmen Thyssen-Bornemisza. Arnaldo, Javier (ed.). 2 vols. Madrid, Fundación Colección Thyssen-Bornemisza, 2004, vol. 1, p. 250, lám. p. 251 [ – Ficha de Kenneth W. Maddox]

  • -Navas Sanz de Santamaría, Pablo: El viaje de Frederic Edwin Church por Colombia y Ecuador (abril-octubre de 1853). Bogotá, Villegas Editores-Universidad de los Andes, 2008, p. 35, lám. p. 141.

  • -Natura en evolució. De van Goyen a Pissarro y Sacharoff. Col.lecció Carmen Thyssen. Espai Carmen Thyssen, Sant Feliu de Guíxols, 2018, p. 60-61 y 163-164.[Cat. Exp.]  [ Ficha de Kenneth W. Maddox].

Informe del experto

Bajo el acicate de los libros del naturalista alemán Alexander von Humboldt, Church viajó a Sudamérica en 1853 en compañía de Cyrus Field -que posteriormente se haría famoso por haber fomentado la telegrafía transatlántica por cable- y de nuevo cuatro años después con el artista Louis Rémy Mignot. Aunque el cuadro Paisaje tropical carece de firma y de fecha, según Gerald Carr, especialista en Church, es probable que proceda de su primera estancia en Sudamérica, pues tiene gran semejanza con Vista del río Magdalena (1857, The Manoogian Collection), obra pintada poco antes del segundo viaje de Church.

En el viaje de Church a Colombia no faltaron ni el cansancio ni las dificultades pues remontó el río Magdalena en canoa y los desplazamientos por tierra fueron en mula; pero como refiere Henry T. Tuckerman, crítico del siglo XIX, «pronto se olvidaron estas penalidades cuando tuvo ante sus ojos el esplendor de una vegetación exuberante y radiante y cuando pudo explorar a su antojo escenarios en los que alternaban la naturaleza virgen y la opulencia y que estaban repletos de elementos nuevos y sugerentes para el lápiz». El propio Church, que escribía en su diario en castellano, idioma que estaba aprendiendo, expresaba su entusiasmo ante la «vegetacion exúberante y verde» que había descubierto a lo largo del río Magdalena; en determinado momento, anota: «Hoy el exuberancia del vegetacion ha deleytandome mas que en qualquier tiempo antes». Los cuadros ejecutados a partir de su primera expedición al «paraíso terrestre» meridional obtuvieron una calurosa acogida por parte de la crítica de Nueva York cuando se expusieron en la National Academy en 1855. Un comentarista consideraba que Escena del Magdalena (1854, National Academy of Design) era una «representación sumamente elaborada y al parecer absolutamente real de la maravillosa vegetación tropical que engalana la ribera del río».

Aunque no se conserva ningún dibujo directamente relacionado con Paisaje tropical, varios estudios hechos por Church durante la expedición de mayo de 1853 por el río Magdalena recuerdan este paisaje. A Church le llamaban mucho la atención los inmensos árboles con sus frondosas copas, como los que aparecen a la derecha, en el segundo término de este lienzo. En un dibujo de un árbol parecido (Cooper-Hewitt Museum, 1917-4-850) anotó: «Árbol imponente, longitudinal / masas en las que se abren muchos huecos / el cielo entre ellos». Un árbol igualmente umbroso aparece en Vista del río Magdalena, en el que también se ve la palmera de la izquierda y los barqueros del primer plano, aunque tiene un fondo completamente diferente.

El Paisaje tropical de Church es sin duda una vista sintética elaborada a partir de sus experiencias durante este viaje. Como en muchos otros paisajes sudamericanos, entre ellos el estudio de 1858 (Olana State Historical Site) para su obra maestra, El corazón de los Andes (1859, The Metropolitan Museum, Nueva York), una sola palmera domina la composición. La palmera refuerza la identificación de estos paisajes tropicales con el paraíso terrenal. Thomas Cole, maestro de Church, había incluido imponentes palmeras en su composición alegórica El jardín del Edén (1828, Amon Carter Museum, Fort Worth, Texas), inspirada en los versos de Milton; y aunque no se identificara concretamente con el Árbol de la Vida, la palmera se solía equiparar con él. Los espectadores que en el siglo XIX contemplaban los paradisíacos paisajes de Church manifestaban pocas dudas de que estaban ante «el jardín habitado por el ser humano antes de su caída».

Kenneth W. Maddox