Paisaje sudamericano

Frederic Edwin Church

Paisaje sudamericano

Church, Frederic Edwin

Hartford, 1826 - Nueva York, 1900

South American Landscape

© Colección Carmen Thyssen-Bornemisza

Firmado y fechado en el ángulo inferior derecho: ''F. E. Church 56''.
Colección Carmen Thyssen-Bornemisza en préstamo en el Museo Thyssen-Bornemisza.

Óleo sobre lienzo

59,5 x 92 cm

CTB.1983.15

Historia de la obra

  • Ezra B. McCagg, Chicago (IL)

  • Theresa Davis McCagg, Washington (DC)

  • National Collection of Fine Art (en la actualidad National Museum of American Art), Smithsonian Institution, Washington (DC), 1917-1982, (en préstamo)

  • Kennedy Galleries, Inc., Nueva York, 1982

  • Thyssen-Bornemisza Collection, Lugano, 1983

  • Colección Carmen Thyssen-Bornemisza en préstamo en el Museo Thyssen-Bornemisza, Madrid

1863

Chicago Exhibition of Fine Arts, Chicago (IL), n. 2. La obra aparece como: Panorama sudamericano

1966

Frederic Edwin Church, Washington (DC), National Collection of Fine Arts; Albany (NY), Albany Institute of History and Art; Nueva York (NY), M. Knoedler & Co., n. 68

1983

Maestri Americani della Collezione Thyssen-Bornemisza, Ciudad del Vaticano, Musei Vaticani, n. 6

1984

Maestri americani della Collezione Thyssen-Bornemisza, Lugano, Villa Malpensata, n. 6

1984 - 1986

American Masters: The Thyssen-Bornemisza Collection, Baltimore (MD), The Baltimore Museum of Art; Detroit (MI), The Detroit Institute of Arts; Denver (CO), Denver Art Museum; San Antonio (TX), Marion Koogler McNay Art Institute; Nueva York (NY), IBM Gallery of Arts and Sciences; San Diego (CA), San Diego Museum of Art; Palm Beach (FL), The Society of the Four Arts, n. 6

1988 - 1989

Bilder aus der Neuen Welt. Amerikanische Malerei des 18. und 19. Jahrhunderts. Meisterwerke aus der Sammlung Thyssen-Bornemisza und Museen der Vereinigten Staaten, Berlín, Staatliche Museen Preussischer Kulturbesitz; Zúrich, Kunsthaus Zürich, n. 13, lám.

1998 - 1999

Masterworks from the Carmen Thyssen-Bornemisza Collection, Tokio, Tokyo Metropolitan Art Museum; Takaoka, Takaoka Art Museum; Nagoya, Matsuzaka Art Museum; Sendai, Miyagi Museum of Art, n. 20, p. 58

1999

Aspectos de la tradición paisajística en la Colección Carmen Thyssen-Bornemisza, Málaga, Salas de Exposiciones del Palacio Episcopal, n. 50, p. 166

1999 - 2000

Naturalezas pintadas de Brueghel a Van Gogh. Pintura naturalista en la Colección Carmen Thyssen-Bornemisza, Madrid, Museo Thyssen-Bornemisza, n. 26, p. 94

2000

De Corot a Monet. Los orígenes de la pintura moderna en la Colección Carmen Thyssen-Bornemisza, Valencia, Museo del Siglo XIX, p. 76

2000 - 2001

Explorar el Edén. Paisaje americano del siglo XIX, Madrid, Museo Thyssen-Bornemisza, n. 43, p. 157

2001

Landschaften von Brueghel bis Kandinsky. Die Ausstellung zu Ehren des Sammlers Hans Heinrich Baron Thyssen-Bornemisza, Bonn, Kunst- und Ausstellungshalle der Bundesrepublik Deutschland, n. 37, p. 112

2002

Il trionfo del colore. Collezione Carmen Thyssen-Bornemisza. Monet, Van Gogh, Gauguin, Toulouse-Lautrec, Matisse, Kandinsky, Roma, Palazzo Ruspoli, p. 70

2002 - 2003

Expedition Kunst. Die Entdeckung der Natur von C. D. Friedrich bis Humboldt, Hamburgo, Hamburger Kunsthalle, n. 26, p. 183

2008

Turner to Monet: the triumph of landscape, Canberra, National Gallery of Australia, n. 55, p. 158, lám. p. 159

  • The Washington Post. Washington, [1974- ], (18 jun. 1981), B2-3, lám.

  • Novak, Barbara: Nineteenth-Century American Painting: The Thyssen-Bornemisza Collection. Ellis, Elizabeth Garrity… [et al.]. Londres, Sotheby´s Publications, 1986 , n. 15, pp. 90-91, lám. [Ficha Manthorne]

  • Gaehtgens, Thomas W. (ed.): Bilder aus der Neuen Welt. Amerikanische Malerei des 18. und 19. Jahrhunderts. Meisterwerke aus der Sammlung Thyssen-Bornemisza und Museen der Vereinigten Staaten. Adams, Willi Paul … [et al.]. [Cat. exp. Berlín, Nationalgalerie – Zúrich, Kunsthaus Zürich, 1988-1989]. Múnich, Prestel, 1988 , [ – Ficha de Kahl]

  • Colección Carmen Thyssen-Bornemisza. Arnaldo, Javier (ed.). 2 vols. Madrid, Fundación Colección Thyssen-Bornemisza, 2004, vol. 1, p. 252, lám. p. 253 [ – Ficha de Katherine E. Manthorne]

  • Turner to Monet: the triumph of landscape. Dixon, Christine; Radford, Ron y Ward, Lucina (eds.). [Cat. exp.]. Canberra, National Gallery of Australia, 2008 , p. 158, lám. p. 159 [Ficha de Mary Eagle]

  • Navas Sanz de Santamaría, Pablo: El viaje de Frederic Edwin Church por Colombia y Ecuador (abril-octubre de 1853). Bogotá, Villegas Editores-Universidad de los Andes, 2008, p. 35, lám. p. 31

  • Alarcó, P. y Borobia, M. (eds.): Guía de la colección. Museo Thyssen-Bornemisza. Madrid, Museo Thyssen-Bornemisza, 2012, p. 206, lám. p. 207

Informe del experto

Frederic Church fue uno de los principales artistas de la Escuela del río Hudson, cuyo mayor logro fue posiblemente la popularización de escenas tropicales en su repertorio temático. Consiguió esto por la pura fuerza de su pincel, tan versátil que era capaz de recrear el aspecto de la densa y rica vegetación y las imponentes palmeras, de las cumbres andinas coronadas de nieve y de las ruinas de las iglesias coloniales. Los lienzos que pintó a raíz de su primer viaje a Colombia y Ecuador en 1853 deslumbraron por su convincente realismo a un público que durante casi dos décadas le pidió fervorosamente más composiciones de este tipo. En la década de 1850, cuando las obras del naturalista alemán Alexander von Humboldt se leían mucho, había gran interés en Estados Unidos por Sudamérica. Humboldt incitó a los artistas a que buscaran nuevas fuentes de inspiración en la América tropical y se diría que su llamamiento iba dirigido a Church, a quien muchos consideraban como el auténtico heredero del científico. Church, que viajó siguiendo las huellas del naturalista, combinó la rigurosidad de la geología y la botánica con los dictados de la estética y creó un arte paisajístico de pasmoso virtuosismo técnico y novedosos temas.

Durante 1856 y los primeros meses de 1857 Church trabajó intensamente en la preparación de un lienzo de grandes dimensiones titulado Niágara (1857, Corcoran Gallery of Art). Al mismo tiempo, organizó su segunda expedición a Sudamérica y pintó una serie de hermosos cuadros de tema tropical, entre los que cabe citar En los trópicos (1856, Virginia Museum of Fine Arts, Richmond), Vista de Cotopaxi (1857, Art Institute of Chicago), y Paisaje sudamericano. En estas obras expresa su ilusión ante los viajes que tenía en perspectiva y el nuevo interés que le suscitaban los paisajes más accidentados y las ejecuciones de mayor emoción. Experimentó con temas compositivos para conseguir los efectos que presenta en Paisaje sudamericano, en el que el primer plano lo ocupa una gran cuña de densa vegetación, equilibrada por la izquierda y ligeramente hacia el fondo por la masa oscura de un cerro coronado por una iglesia con cúpula. A partir de ahí, la mirada salta a la cumbre andina cubierta de nieve que se ve en la lejanía. En otras palabras: el artista ha eliminado un término medio concreto y, al prescindir de los pasos graduales desde el primer plano hasta el último, confiere dramatismo a la composición. De este modo se acerca a sus soluciones formales de la vista panorámica Corazón de los Andes (1859, MMA), que se mostró como obra única en una exposición, acompañada de un folleto que guiaba al espectador paso a paso por el paisaje representado. Pero ya en el cuadro que aquí comentamos pretende conseguir un efecto similar, para lo cual se aleja de la fórmula compositiva tradicional y recrea la experiencia de haber estado en los Andes. Church invita al espectador a identificarse con la figura femenina que se ha detenido al borde del camino en el centro de Paisaje sudamericano; al igual que ella, pronto echaremos a andar, recorriendo el sendero visible para adentrarnos por la espesura y luego llegar al cerro que se ve detrás.

Church pasó a Ecuador desde Colombia el 25 de agosto de 1853, y encontró un paisaje que describió con las siguientes palabras: «una vista de tan inigualable esplendor […] que he de calificarla como una de las grandes maravillas de la Naturaleza. […] Se ha hecho realidad mi ideal de las Cordilleras». Durante muchos días después siguió viendo una serie de inmensas «cumbres nevadas». Una de ellas fue Chimborazo que, según Humboldt, era la más alta y noble de todas. Su peculiar perfil, que siguió fascinando a Church, aparece por primera vez en la lejanía en Paisaje sudamericano.

Katherine E. Manthorne