Marina con pescadores en barca, 1881

Ramón Martí i Alsina

Martí i Alsina, Ramón

1826, Barcelona - 1894, Barcelona

Marina con pescadores en barca, 1881

© Colección Carmen Thyssen-Bornemisza

Firmado en el ángulo inferior derecho: "R. Martí Alsina"
Colección Carmen Thyssen-Bornemisza.

Óleo sobre lienzo

52,4 x 97,2 cm

CTB.2002.27

Historia de la obra

  • Finarte Subastas, Madrid, lote 71,21 de noviembre de 2002.

     

  • Colección Carmen Thyssen-Bornemisza.

Informe del experto

Es bien conocido que Ramon Martí Alsina siempre tuvo que lidiar con problemas económicos derivados de su mala gestión. Se endeudó con muchos de sus amigos y mecenas que, además de ser clientes habituales, le dejaron dinero para favorecer su ritmo de creación. Además, existe documentación que demuestra que el pintor depositó diversas obras como aval de ese crédito que, al final, en la mayoría de los casos, quedaban en posesión del acreedor. Algunas de estas marinas, de gran formato y muy efectistas, aparecen reflejadas en los inventarios de sus acreedores, en general también grandes coleccionistas. No sería raro pensar que Marina con pescadores en una barca pudiera ser una de las obras que Martí Alsina realizó durante su última etapa, acuciado por las presiones económicas, y que, tal vez, sirvió de garantía para algún préstamo. Existen varias marinas de Martí Alsina que ofrecen concomitancias con la presente obra. Una de ellas es Figuras ante el mar (atardecer), fechada en 1882 y de medidas muy similares (51,5 cm x 95 cm). Si bien los motivos representados difieren (varias barcas y pescadores en el mar, por un lado, y dos figuras diminutas sentadas en unas rocas, por el otro), el tratamiento del cielo y el mar es prácticamente el mismo. En esta ocasión no se trata de grandes formaciones de nubes con distintas gradaciones de grises o azules, sino de un cielo que ofrece un amplio diapasón de cálidas tonalidades. El mar, en ambos casos, se tiñe de esa riqueza cromática e inunda la composición de una atmósfera lumínica muy particular y melancólica. Es curioso observar cómo Figuras ante el mar (atardecer) tiene un gran parecido compositivo con Salida de la luna en el mar (c.1822) de Gaspar David Friedrich, obra conservada en el Hermitage de San Petesburgo. Aunque todavía no se ha confirmado el hipotético viaje que Martí Alsina pudo realizar a los Países Bajos y Holanda en el año 1851 (y que reforzaría la idea de que el pintor asumió cierto aire romántico en la temática de sus obras), sí se ha demostrado que durante esa fecha realizó su primer viaje al extranjero. Además, la documentación del archivo familiar de Martí Alsina refleja en uno de los escritos que conocía las ideas de Giacomo Leopardi, poeta y filósofo del Romanticismo italiano, y también la poesía de Shelley. Aunque Martí Alsina reinterpretó todos sus conocimientos en base a su propia idiosincrasia personal y creadora, es necesario tener presente (para la mejor comprensión de su obra) que bebió lo que pudo de las fuentes intelectuales europeas y, asimismo, consiguió hacerse con un gran bagaje artístico que atesoró en cada uno de sus viajes.

Concepción Chillón Domínguez