Marea baja, 1959

Albert Rafols Casamada

Rafols Casamada, Albert

Barcelona, 1923 - 2009

Marea baja, 1959

© Albert Ràfols Casamada, VEGAP, Madrid, 2017

Firmado y fechado en el ángulo inferior derecho: "Rafols Casamada / 59"
Titulado y fechado en el reverso: "Marea baja / 1959"
Colección Carmen Thyssen-Bornemisza

Óleo sobre tela

114 x 146 cm

CTB.2005.6

Historia de la obra

  • Colección privada.

  • Christie’s, Madrid, 5 de octubre de 2005. lote 85.

  • Colección Carmen Thyssen-Bornemisza.

2011

La tradición moderna en la Colección Carmen Thyssen. Monet, Picasso, Matisse, Miró, Málaga, Museo Carmen Thyssen Málaga, p. 196, lám. p. 197.

2012

Paisatges de llum, paisatges de somni. De Gauguin a Delvaux. Col·lecció Carmen Thyssen-Bornemisza, Sant Feliu de Guíxols, Espai Carmen Thyssen, p. 114, lam. p. 115.

  • -La tradición moderna en la Colección Carmen Thyssen. Monet, Picasso, Matisse, Miró. [Cat. exp. Museo Carmen Thyssen Málaga]. Málaga, Fundación Palacio de Villalón, 2011, p. 196, lám. p. 197 [Ficha de Sergio Rubira].

  • Paisatges de llum, paisatges de somni. De Gauguin a Delvaux. Col·lecció Carmen Thyssen-Bornemisza, Sant Feliu de Guíxols, Espai Carmen Thyssen, 2012, p. 114, lam. p. 115.

Informe del experto

En 1959, fecha en la que pinta Marea baja, Rafóls-Casamada ya había abandonado el estilo figurativo heredero del cubismo que había dominado su producción hasta mediados de esa misma década y había  iniciado el camino de la abstracción. Uno de los primeros lienzos que puede considerarse dentro de esta tendencia es Canal de Saint Martin(1956), en el que el paisaje de este famoso emplazamiento parisino es evocado a través de una estructura espacial muy fragmentada construida a través de campos cromáticos que se acumulan uno  encima de otro y uno al lado del otro y que recuerda  estrategias utilizadas previamente en otras pinturas del que podría llamarse su periodo cubista y que se relacionan también con la admiración que sentía por la obra del vanguardista Joaquin Torres Garcia o con su conocimiento de las  experimentaciones abstractas no-objetivas de De Stijil en Holanda durante los veinte.

Este tipo de configuración del espacio pictórico será recurrente en muchas de sus obras posteriores en las que utiliza áreas de color para ordenar la composición de cuadro, como sucede en esta Marea baja, en el que los tonos empleados se han suavizado y homogeneizado con la excepción de esa mancha roja que refuerza la línea del horizonte del que podría pensarse que es un paisaje portuario depurado y esencializado.

Influido-y fascinado- por la experiencia directa del expresionismo abstracto y de la color field painting estadounidense, tras su visita a la exposición de la Nueva pintura americana que, organizada por el MoMa, se había celebrado en 1958 en el Museo de Arte Contemporáneo de Madrid, Rafóls-Casamada, en estos años finales de la década de los cincuenta y hasta casi la mitad de los setenta en que se aproxima al Nuevo realismo y utiliza las técnicas del collage y el assemblage, se hace aun más consciente de que si despejara sus composiciones de figura, los colores cobrarían mayor importancia y se harían mas expresivos.

Una importancia del color que en este Marea baja se aprecia también en el contraste entre la gama de grises y ocres que domina el cuadro y el rojo central y que se irá intensificando a medida que avance su trayectoria en su constante investigación-poética, como se ha calificado repetidamente- de la abstracción.

Sergio Rubira