La soledad. Recuerdo de Vigen, Limusín

Jean-Baptiste Camille Corot

La soledad. Recuerdo de Vigen, Limusín

Corot, Jean-Baptiste-Camille

París, 1796 - 1875

La Solitude. Souvenir du Virgen, Limousin

© Colección Carmen Thyssen-Bornemisza

Firmado y fechado en el ángulo inferior derecho: ''Corot/1866''.
Colección Carmen Thyssen-Bornemisza en préstamo en el Museo Thyssen-Bornemisza.

Óleo sobre lienzo

95 x 130 cm

CTB.1999.27

Historia de la obra

  • Colección de la emperatriz Eugenia de Montijo, París, 1866. (Adquirido por Napoleón III por 18000 francos)

  • Colección Madame de Cassin, París, 1884

  • Colección Carcano, París

  • Catalogue des tableaux modernes, aquarelles, dessins, pastels, sculptures, tableaux anciens, dessins anciens, objets d’art & d’ameublement, appartenant à Madame la marquise Landolfo Carcano. París, Galerie Georges Petit , 30 de mayo – 1 de junio 1912, lote 16 (350.000 francos)

  • Knoedler, Arnold et Tripp, París

  • Arnold et Tripp, París

  • Arthur and Sons, Londres, 1912

  • William G. Moore, Nueva York, 1938

  • Important Impressionist and Modern Paintings and Drawings. Sotheby & Co, Londres, 4 de mayo de 1960, lote 85 (6.500 libras, a Downey)

  • Colección Downey, Londres, 1962

  • Thomas Agnew & Sons, Londres

  • Christie’s, lote 6, Nueva York, 12 de mayo de 1999

  • Colección Carmen Thyssen-Bornemisza en préstamo en el Museo Thyssen-Bornemisza, Madrid

1866

Salon, París, n. 453. fuera de concurso

1884

Exposition d´une collection particulière (coll. Mme. de Cassin), París, Galerie Georges Petit, n. 1

1999

Aspectos de la tradición paisajística en la Colección Carmen Thyssen-Bornemisza, Málaga, Salas de Exposiciones del Palacio Episcopal, n. 55, p. 182 y cub.

1999 - 2000

Naturalezas pintadas de Brueghel a Van Gogh. Pintura naturalista en la Colección Carmen Thyssen-Bornemisza, Madrid, Museo Thyssen-Bornemisza, n. 45, p. 138

2000

De Corot a Monet. Los orígenes de la pintura moderna en la Colección Carmen Thyssen-Bornemisza, Valencia, Museo del Siglo XIX, p. 14

2000

Del impresionismo a la vanguardia en la Colección Carmen Thyssen-Bornemisza, México, DF, Museo del Palacio de Bellas Artes, p. 40

2001

Landschaften von Brueghel bis Kandinsky. Die Ausstellung zu Ehren des Sammlers Hans Heinrich Baron Thyssen-Bornemisza, Bonn, Kunst- und Ausstellungshalle der Bundesrepublik Deutschland, n. 44, p. 126

2002

Il trionfo del colore. Collezione Carmen Thyssen-Bornemisza. Monet, Van Gogh, Gauguin, Toulouse-Lautrec, Matisse, Kandinsky, Roma, Palazzo Ruspoli, p. 82

2005

Corot. Naturaleza, emoción, recuerdo, Madrid, Museo Thyssen-Bornemisza, n. 78, lám. p. 295

2012 - 2012

Camille Corot. Natur und Traum, Karlsruhe, Staatliche Kunsthalle, n. 126, p. 470, lám. p. 237 y cubierta

  • Blanc, Charles: «Salon de 1866». En Gazette des Beaux-Arts. París, t. XXI, 1 de julio de 1866, pp. 28-71 , cit. pp. 38-40, lám. p. 39

  • Camp, Maxime du: «Le Salon de 1866». En Revue des Deux Mondes. 2ª ep., t. LXIII. París, 1 de mayo de 1866, pp. 687-719 , cit. p. 718

  • Castagnary: en La Liberté. París, 5 y 13 de mayo de 1866. Reimpreso en Salons (1857-1870). 2 vol. París, 1892, vol. 1, pp. 224, 225 y 234

  • Clément, Charles: «Exposition de 1866 (Huitième article)». En Journal des débats politiques et littéraires. París, 19 de junio de 1866, pp. 1-2 , cit. p. 1

  • Dax, Pierre: «Chronique». En L’Artiste. Beaux-Arts et Belles Lettres. París, 1866, t. I, 15 de agosto, pp. 258-264 , cit. p. 260

  • Deriège, Félix: en Le Siècle, París, 10 de junio de 1866

  • Diguet, Ch.: en Le Monde des Arts. París, 15 de abril de 1866, pp. 33-34

  • Lagrange, L.: en Le Correspondant. Nueva serie, t. 32. París, 1866, p. 211

  • L’Artiste. Beaux-Arts et Belles-Lettres. París, 1866, t. I, 15 de junio (litografía de Pirodon) , s.p.

  • Merson, Olivier: en Opinion nationale. París, 2 de julio de 1866

  • Montifaud, Marc de: «Salon de 1866». En L’Artiste. Beaux-Arts et Belles-Lettres. París, 1866, t. I, 15 de mayo, pp. 169-178 , cit. pp. 176-77

  • Pays, A.-J. du: en L’Illustration. T. XLVIII. París, 14 de julio de 1866, p. 30

  • Saint-Victor, Paul de: «Salon de 1866. 5e article». En La Presse. París, 10 de junio de 1866, p. 3

  • Thoré, T.: en L’Indépendence Belge (4º artículo). Reimpreso en: Bürger, W.: Salons. T. II, París, 1870, p. 319

  • Villemer (marqués de): «Le Salon». En Le Figaro. París, 13 de mayo de 1866, pp. 1-3 , cit. p. 2

  • Zola, Émile: “Adieu d’un critique d’art”. En L’Événement, París, 20 de mayo de 1866, p. 67. Reproducido en Écrits sur l’art. Compilados por Jean-Pierre Ledu-Adine. París, Gallimard, col. Tel, 1991 , p. 132

  • Dumesnil, Henri: Corot. Souvenirs intimes, París, Rapilly, 1875, n. 97. p. 128

  • Robaut, Alfred: L’Oeuvre de Corot par Alfred Robaut. Catalogue raisonné et illustré. Moreau-Nélaton, Étienne (col.). París, H. Floury, 1905. [Reed. 1965], vol. 1, p. 227; vol. 3, n. 1638, p. 148, lám. p. 149; vol. 4, pp. 169, 283, 372 y 373; vol. 5, p. 39

  • Catalogue des tableaux modernes, aquarelles, dessins, pastels, sculptures, tableaux anciens, dessins anciens, objets d’art & d’ameublement, appartenant à Madame la marquise Landolfo Carcano. París, Galerie Georges Petit, 30 de mayo-1 de junio de 1912, lote 16, pp. 14-16, lám.

  • Moreau-Nélaton, Etienne: Corot raconté par lui-même. París, Laurens, 1924, vol. 2, p. 20, fig. 193

  • Bazin, Germain: Corot. París, Pierre Tisné, 1942, p. 107

  • Bazin, Germain: Corot. 2 ed. París, Pierre Tisné, 1951, pp. 23 y 11

  • Baud-Bovy, Daniel: Corot. Ginebra, Jullien, 1957, p. 242

  • Fosca, F.: Corot, sa vie et son œuvre. Bruselas, 1958, p. 36

  • Wissman, F.: Corot’s salon paintings: Sources from French classicism to contemporary theater design. Ann Arbor (MI), 1989, pp. 107-109, 145, 195, 205, fig. 51

  • Corot. 1796-1875. Pantazzi, Michael, Pomarède, Vincent y Tinterow, Gary (comisarios) [Cat. exp. París, Galeries nationales du Grand Palais, 28 febrero-27 mayo 1996; Ottawa, Musée des beaux-art de Canada, 21 junio-22 septiembre 1996 ; Nueva York, The Metropolitan Museum of Art, 22 octubre 1996- 19 enero 1997]. Edición española: París, Réunion des musées nationaux-Madrid, Sociedad Editorial Electa España, 1996, pp. 32, 332 (lam.) y 335

  • Pomarède, V.; Stefani, C. y Wallens, G. de: Corot, un artiste et son temps. Actes des colloques organisés au musée du Louvre par le service culturel les 1er et 2 mars 1996 à Paris et par l’Académie de France à Rome, villa Médicis, le 9 mars 1996 à Rome. París, Klincksieck, Louvre – Rome, Académie de France, Villa Médicis, 1998, pp. 149, 165, 444

  • Christie, Manson & Woods International Inc.: Christie’s Impressionist & Nineteenth Century Art. [Cat. subasta]. Nueva York, 12 mayo 1999, pp. 20-22, lám.

  • Aspectos de la Tradición Paisajística en la Colección Carmen Thyssen-Bornemisza. Llorens Serra, Tomàs (ed.). [Cat. exp. Málaga, Salas de Exposiciones del Palacio Episcopal]. Málaga, Fundación Unicaja, 1999, n. 55, p. 182. [Ficha de John Sillevis]

  • Colección Carmen Thyssen-Bornemisza. Arnaldo, Javier (ed.). 2 vols. Madrid, Fundación Colección Thyssen-Bornemisza, 2004, vol. 1, p. 310, lám. p. 311 [ – Ficha de Gérard de Wallens]

  • Sanchez, Pierre y Seydoux, Xavier: Les Catalogues des Salons. Dijón, L’Echelle de Jacob, 1999-, Vol. VIII [1864-1867] (2004), s.p.

  • García Felguera, María de los Santos y Navarro, Carlos G.: «Corot y los pintores españoles». En Madrid 2005, pp. 95-113, cit. p. 98

  • Pomarède, Vincent: Corot. Naturaleza, emoción, recuerdo. Clarke, Michael… [et al.]. [Cat. exp.]. Madrid, Museo Thyssen-Bornemisza, 2005

  • Pomarède, Vincent: «Los ‘Souvenirs’ de Corot». En Madrid 2005, pp. 271-287, cit. p. 286

  • Kelly, Simon: «The Victory of Modern Art’: Landscape Painting in Mid-Nineteenth-Century France». En Londres/Ottawa/Filadelfia 2007-2008, pp. 19-31, cit. pp. 22-23, fig. 8 p. 22

  • Colin B. Bailey … [et al.]: Renoir Landscapes 1865 – 1883. [Cat. exp. Londres, The National Gallery; Ottawa, The National Gallery; Filadelfia, Philadelphia Museum of Art, 2007-2008]. Londres, National Gallery, 2007

  • Borobia, Mar y Alarcó, Paloma (eds.): Museo Thyssen-Bornemisza. Obras escogidas. Madrid, Fundación Colección Thyssen-Bornemisza, 2011, p. 160, lám. p. 161

  • Alarcó, P. y Borobia, M. (eds.): Guía de la colección. Museo Thyssen-Bornemisza. Madrid, Museo Thyssen-Bornemisza, 2012, p. 229, lám.

Informe del experto

La Soledad es uno de los dos cuadros que Corot presentó «fuera de concurso» alSalon de 1866. El otro se titula La tarde (R 1637, en paradero desconocido, también titulado Bacanal).

Con La Soledad, Corot pone de manifiesto una vez más que su visión de la naturaleza es muy distinta de la de sus contemporáneos. En lugar de la representación naturalista de Rousseau o realista de Courbet, Corot prefiere pintar una naturaleza que incita a la poesía y a la ensoñación bucólica. Una dilatada trayectoria le conduce hasta esta forma de pintura: el tema, justificación indispensable del paisaje en la década de 1820, pasa progresivamente a segundo plano, cediendo en la década de 1840 mayor espacio a la propia naturaleza, espacio que acabará ocupando casi por completo el propio paisaje en la década siguiente. Los Salones de 1851 y 1859 constituyen a este respecto hitos decisivos y marcan el verdadero punto de transformación de los distintos estilos de Corot.

Este cuadro corresponde a un género que ya en el siglo XIX se denominaba «recuerdo». Para comprenderlo en toda su expresión, es preciso revisar someramente la historia de la pintura al aire libre. Corot aparece en el momento en el que la observación destrona a la imaginación, y esta evolución es fundamental para entender su forma personal de proceder, perfectamente integrada en el movimiento del paisaje neoclásico. El artista, al igual que todos sus colegas, vuelve de Italia, donde vive entre 1825 y 1828, con más de un centenar de estudios realizados del natural, que más tarde le servirán para sus composiciones de taller. Un solo boceto puede dar lugar a múltiples variantes, en ocasiones incluso diez o veinte años más tarde. Corot sencillamente lleva el paisajismo un poco más lejos. Trabajará de este modo durante toda su vida, y creará, a partir de la década de 1850, paisajes compuestos enteramente a partir del recuerdo que tiene de estudios pintados en distintos momentos de su vida, exactamente igual que un músico que tiene todas sus partituras en la cabeza y puede tocar cualquier pasaje que se le pida. Así ocurre con La Soledad, que no representa un lugar preciso sino que es fruto de su imaginación, a la que ha dado rienda suelta sobre el lienzo en su estudio de París. Corot, gracias a su formación neoclásica, era capaz de trabajar perfectamente en su estudio como si estuviera instalado en medio del bosque.

Aunque La Soledad. Recuerdo de Vigen, Limusín coincide claramente con una serie de obras que, ya a principios de la década de 1860, marcan el estilo con el que aún hoy el público y los aficionados identifican a Corot, el cuadro presenta un elemento estilístico que en general se ha comentado poco, y nunca con respecto a este cuadro.

¿Qué es lo que vemos? Una mujer está sentada frente al espectador; lleva un peinado clásico, en la mano derecha sostiene una lira y dirige la mirada hacia el fondo del cuadro, desde donde surge una hermosa luz que inunda la obra; el movimiento de las nubes, como en Claudio de Lorena, parte de la línea de horizonte y da la sensación de que anima todo el lienzo.

Pero lo importante no es esto. Observen el cuadro detenidamente: la mayoría de los detalles están borrosos y presentan escaso interés. Retrocedan seis o siete pasos: la obra adquiere toda su dimensión pictórica, poética y bucólica. No es la primera vez que Corot recurre a este ardid técnico, que se utilizó profusamente mucho después de él; el artista empieza a aplicarlo a principios de la década de 1850, siendo objeto de numerosas críticas por parte de sus contemporáneos, que también le reprocharon la utilización predominante del gris, muy presente en muchas de sus obras. No habían comprendido que con ello Corot pretendía conferir a sus cuadros toda la emoción que deseaba compartir con nosotros: «Para poder entrar en mis paisajes, habría que tener al menos la paciencia de permitir que se levantara la niebla. Sólo se puede penetrar en ellos poco a poco, y cuando se está dentro, hay que estar a gusto».

Gérard de Wallens