Granja

Newell Convers Wyeth

Wyeth, Newell Conver

American, 1882 - 1945

Granja, c. 1916 (“Kuerner´s Farm”)

© Colección Carmen Thyssen-Bornemisza

“Kuerner´s Farm” c. 1916
Óleo sobre lienzo. 152.4 x 182.9 cm
Firmado en el ángulo inferior izquierdo “N.C. Wyeth”
Colección Carmen Thyssen-Bornemisza

Óleo sobre lienzo

152,4 x 182,9 cm

CTB.1978.59

Historia de la obra

  • Carolyn Wyeth (hija del artista)

  • Andrew Cripso Gallery, Nueva York. Inv. 2515-Ref. 78-ACG-57, Septiembre 1978.

  • Thyssen-Bornemisza Collection, 1978

  • Colección  Carmen Thyssen-Bornemisza.

1979

20th Century American Painting and Sculpture, Andrew Crispo Gallery, Nueva York, Exposición n. 44.

1983

Maestri americani della Collezione Thyssen-Bornemisza. Roma, Musei Vaticani, nº. 103.

1984

Maestri americani della Collezione Thyssen-Bornemisza. Lugano, Villa Malpensata, nº 101.

1984 - 1986

American Masters: The Thyssen-Bornemisza Collection, Baltimore (MD), The Baltimore Museum of Art; Detroit (MI), The Detroit Institute of Arts; Denver (CO), Denver Art Museum; San Antonio (TX), Marion Koogler McNay Art Institute; New York (NY), IBM Gallery of Arts and Sciences; San Diego (CA), San Diego Museum of Art; Palm Beach (FL), The Society of the Four Arts. nº 103.

  • -LEVIN, G.: Twentieth-century American painting. The Thyssen-Bornemisza Collection. Londres, 1987, Sotheby´s Publications, G. Editor Simon de Pury, n. 3, pp.36-37. [Ficha Gail Levin]

Informe del experto

Aunque anteriormente se exhibió bajo el título de Granja de Kuerner, esta pintura no podía representar la granja cuando era propiedad de Karl Kuerner. Había luchado en el ejército alemán durante la Primera Guerra Mundial, llegó a Chadds Ford inmediatamente después de la guerra y luego se dedicó a la agricultura. El hijo de N.C. Wyeth, Andrew, más tarde dedicaría mucho tiempo a pintar la granja de Kuerner, a la que conoció de niño en la década de 1920. Si bien es probable que esta granja se encuentre en la misma zona, los edificios representados no son idénticos a los representados por Andrew Wyeth, ni los pinos que recordó y pintó son visibles en este lienzo (1).

N.C. Wyeth, más famoso como ilustrador que como pintor, había expresado desde el principio de su carrera su deseo de convertirse en paisajista. En este cuadro, representaba una granja a principios de la primavera, como se desprende de los lirios y narcisos que florecen prominentemente en el primer plano. El efecto de la brillante luz del sol que atraviesa las nubes e ilumina este paisaje pastoral es de alegría y calma. Los árboles están abriendo sus nuevas hojas verdes y vemos el nuevo comienzo de la naturaleza. Esta visión optimista pintada con una paleta suave y pastel es muy diferente de la atmósfera y tonalidad más oscura y sombría de las pinturas posteriores de su hijo Andrew.

Desde que se mudó allí en la primavera de 1908, N.C.Wyeth adoraba el valle del río Brandywine, en la zona rural de Pensilvania, con sus onduladas colinas y sus suaves arroyos. Explicó este entusiasmo: «Estoy encontrando placer más profundo, significados más profundos en las cosas simples de la vida de campo aquí. Siendo más viejo y más maduro, me doy cuenta de que hay que ir bajo la superficie para pintar y así es como mis verdaderos amores, mis verdaderos afectos están reviviendo» (2).

Gail Levin

———————————–

(1) Ver ‘Two Worlds of Andrew Wyeth: Kuerners and Olsons’. Metropolitan Museum of Art Bulletin XXXIV, Autumn I976. p. 40.

(2) Citado en Douglas Allen and Douglas Allen, Jr., N. C. Wyeth: The Collected Paintings. New York, Crown Publishers. Inc., 1972, pp. 63-65.