El baile

Ricard Canals i Llambí

Canals i Llambí, Ricard

1876, Barcelona - 1931, Barcelona

El baile, s/f

© Colección Carmen Thyssen-Bornemisza

Firmado en el ángulo inferior derecho: "R. Canals"
Colección Carmen Thyssen-Bornemisza

Pastel sobre papel

47 x 60 cm

CTB.1998.46

Historia de la obra

  • Sotheby’s , Madrid, 19 de noviembre de 1998. lote 48.

  • Colección Carmen Thyssen-Bornemisza.

2004

Pintura catalá do Naturalismo ao Noucentisme. Colección Carmen Thyssen-Bornemisza, Santiago de Compostela, Fundación Caixa Galicia, n. 26, p. 94.

2004

Pintura catalana del Naturalismo al Noucentisme. Colección Carmen Thyssen-Bornemisza, Madrid, Museo Thyssen-Bornemisza, n. 27, p. 94, lám.

  • Pintura catalá do Naturalismo ao Noucentisme. Colección Carmen Thyssen-Bornemisza, Santiago de Compostela, Fundación Caixa Galicia, n. 26, p. 94. Pintura Catalana del Naturalismo al Noucentisme. Colección Carmen Thyssen-Bornemisza. Llorens Serra, Tomàs (ed.). [Cat. exp. Museo Thyssen-Bornemisza]. Madrid, Fundación Colección Thyssen-Bornemisza, 2004, n. 27, p. 94. [Ficha de Jaume Socías Palau].

Informe del experto

A pesar de que Ricard Canals pertenece a la segunda generación de los pintores modernistas, la que más adelante evolucionaría hacia el impresionismo y el Noucentisme, sus primeros pasos en el mundo  del arte fueron plenamente modernistas, más por los temas que por la técnica. Los primeros eran plenamente anticonvencionales: en los paisajes predominaban los suburbios, mientras que en las figuras la temática era buscadamente transgresora, a base de mujeres y niños pobres o incluso de auténticos mendigos o presidiarios. Canals destacó enseguida, además, por su afición a los temas andaluces: bailes  flamencos, cigarreras, corridas, etc.; siempre, todo ello, en el tono desgarrado que caracterizó a los pintores de su generación. Dichos temas, inspirados por un viaje a Madrid y Sevilla en 1896, constituyeron la base de su primera exposición individual, en diciembre de 1896 en el Salón del diario La Vanguardia, e igualmente para la colectiva de julio de 1897 en el famoso local de Els Quatre Gats, al lado de casi todos  los jóvenes de su generación (Mir, Nonell, Pichot) y algunos de la anterior, como Casas y Rusiñol.

No tuvo demasiado éxito de momento, por lo que pronto marchó  a París, en compañía de su gran amigo Isidre Nonell, en vísperas del  Salon de 1897. Lo que había sido un fracaso en Barcelona representó un  inesperado éxito en París para los dos jóvenes, en gran parte gracias  a sus temas españoles. En la Exposition Nationale des Beaux-Arts de 1897 figuró ya un cuadro de Canals (una corrida de toros) y dos dibujos’, mientras que en la XV Exposición de Pintores Impresionistas y Simbolistas celebrada en diciembre del mismo año «chez Dosbourg volvían a constar (junto a Nonell, pero también a Toulouse-Lautrec, Gauguin, etc.) dos cuadros suyos, uno de ellos titulado Cante flamenco. Sin embargo, la gran ocasión para ambos amigos llegaría en 1898, cuando expusieron conjuntamente su colección de «Dessins & Pastel s» en la misma galería Le Barc de Boutteville. Sin duda alguna exponían obras hechas todavía en España: Nonell tenía cuadros de sus famosos «cretinos» y otros de gitanos, pero también alguno de tema parisiense, lo mismo que Canals, aunque en éste los temas eran casi siempre mucho más deliberadamente de «españolada»: café-concierto, boleros, etc.

En las pinturas de aquella primera época francesa, Canals no intentaba nunca triunfar mediante la belleza de sus personajes; al contrario, parecía querer mostrar la fealdad de estos seres para que resaltara la verdad de su arte, basado sobre todo en el fuerte rasgo del dibujo al carbón y en unos colores muy personales que el pastel despliega magníficamente: la gama de los azules, los verdes y amarillos ácidos y alguna nota rosada. El éxito de ventas de esta primera exposición en París fue sin duda lo que indujo al gran marchante de los impresionistas, Durand-Ruel, a tomar bajo su protección a Ricard Canals, que durante algunos años trabajó casi en exclusiva para el galerista, muy a menudo con temas españoles.

Jaume Socías Pal