Bañistas, c. 1920-1924

Rafael Benet i Vancells

Benet i Vancells, Rafael

1889, Terrassa - 1979, Barcelona

Bañistas, c. 1920-1924

© Colección Carmen Thyssen-Bornemisza

Firmado y fechado en el ángulo inferior derecho: "R. Benet 20-24"
Colección Carmen Thyssen-Bornemisza

Óleo sobre lienzo

107 x 128 cm

CTB.1997.36

Historia de la obra

  • Colección R. Roig, Tarrasa. (según la documentación del archivo familiar).

  • Colección A. Ramón, 1993.

  • Colección Carmen Thyssen-Bornemisza.

1924

Rafael Benet, Barcelona, Galerías El Carmín, n. 13.

1987

Rafael Benet, Barcelona, Galería María Salvat.

1998

La pintura española del cambio de siglo en la Colección Carmen Thyssen-Bornemisza, Zaragoza, Palacio de Sástago, n. 29, p. 102, lám. p. 103.

  • -Suárez, Alicía: Un estudi sobre Rafael Benet. Barcelona, Fundació Rafael Benet, 1991, n. 24.0.11.

  • -La pintura española del cambio de siglo en la Colección Carmen Thyssen-Bornemisza. Llorens, Tomàs (comisario). [Cat. exp. Zaragoza, Palacio de Sástago]. Zaragoza, Diputación de Zaragoza, 1998, n. 29, p. 102. [Ficha de Alicia Suárez].

Informe del experto

De tamaño superior a la tónica habitual del pintor en esta época, es una pieza ambiciosa en la que confluyen dos temáticas que serán constantes en su obra: el paisaje y la figura. Rafael Benet, debido sin duda a su faceta de crítico e historiador del arte, fue siempre muy ciudadoso en la datación de su pintura y los dos años que figuran en esta obra, 1920 y 1924, nos permiten deducir un largo proceso de elaboración. La pieza fue expuesta en 1924 (del 13 de abril al 3 de mayo) en la Galería El Camarín de Barcelona, ya con el título en francés. Por la prensa sabemos que fue una exposición muy exitosa, especialmente porque Benet entró en las colecciones más importantes de Barcelona (Sala, Barbey, etc.); Lluis Plandiura, por ejemplo, compró entonces cuatro obras.

El catálogo nos informa de que expuso 22 óleos, 7 de los cuales se sitúan en Mura y el resto en Olot. Baigneuses pertenece a este segundo grupo. Efectivamente, una de las piezas adquiridas por Plandiura El pont de 1923 (actualmente en el (MNAC), presenta con pocas variantes el mismo paisaje fluvial en el que se sitúan estas Baigneuses. Es pues, un paisaje de Olot realizado en una etapa en que Benet está trabajando en su primer libro importante, la notable monografía sobre Joaquim Vayreda, publicada en 1922. En 1920 la Junta Municipal de Exposicones de Arte encargó a Rafael Benet un estudio sobre Vayreda y la organización de una exposición retrospectiva para la Exposición de Primavera de 1922. El estudio sobre Vayreda le llevó a realizar diversas estancias en Olot y el paisaje que el crítico analiza cuidadosamente en el libro y en la obra de Vayreda, acaba por subyugar al pintor y se convierte en el tema dominante en sus obras de 1922 a 1924, entre las que se sitúa la que nos ocupa.

El otro tema que se superpone al paisaje y que da título a la pieza, el de las bañistas, tienen en Rafael Benet un origen preciso. Su amigo, el pintor Antoni Badrinas, que hizo estudios en Alemania, en la Escuela de Bellas Artes de Dresde, a su regreso a Terrassa en 1914 promovió entre los miembros del Gremi d’ Artistes de Terrassa la iniciativa de ir a pintar desnudo al aire libre en los bosques próximos a la ciudad. R. Benet inició entonces esta temática que los jóvenes pintores tuvieron que abandonar ante el escándalo y la maledicencia de sus conciudadanos. Existe una pintura de 1917 que sin duda proviene de estas experiencias primeras, que tituló también en francés, reflejo del fuerte interés por Cézanne de aquel momento. Cabe suponer que en la pintura que nos ocupa las bañistas responden más bien a un trabajo de estudio y estilísticamente se alejan del cezannismo precedente, aunque el tema siga en la órbita de Cézanne, Olot y Vayreda desencadenan un interés por el impresionismo que Benet justificará más tarde como una voluntaria imposición de disciplina.

Alicia Suárez