Soldados

Josep Cusachs i Cusachs

Cusachs i Cusachs, Josep

1850, Montpellier - 1909, Barcelona

Soldados, s/f

© Colección Carmen Thyssen-Bornemisza

Firmado en el ángulo inferior izquierdo: ''J. Cusachs''
Colección Carmen Thyssen-Bornemisza

Lápiz y acuarela sobre papel

55 x 43 cm

CTB.1996.102

Historia de la obra

  • Colección Carmen Thyssen-Bornemisza.

2004

Pintura catalana del Naturalismo al Noucentisme. Colección Carmen Thyssen-Bornemisza, Madrid, Museo Thyssen-Bornemisza, n. 31, p. 102, lám.

  • -Pintura Catalana del Naturalismo al Noucentisme. Colección Carmen Thyssen-Bornemisza. Llorens Serra, Tomàs (ed.). [Cat. exp. Museo Thyssen-Bornemisza]. Madrid, Fundación Colección Thyssen-Bornemisza, 2004, n. 31, p. 102. [Ficha de Jordi À. Carbonell].

Informe del experto

La producción pictórica de Josep Cusachs se centró en el mundo castrense del último tercio del siglo XIX. SU larga e intensa carrera militar fue determinante en su orientación pictórica posterior. Cusachs se consagró a dicha temática en los primeros años de la década de los ochenta, momento en el que se retiró del ejército y se convirtió en discípulo y seguidor del pintor francés Jean Baptiste Édouard Detaille (1842-1912), especializado en la pintura de la vida castrense.

Las obras de Cusachs obtuvieron desde un principio un notable éxito comercial y los elogios de la crítica. Su estilo objetivista, con un fini impecable, le permite representar los uniformes y pertrechos con una verosimilitud que a veces convierte su obra en un testimonio y documento gráfico del ejército español de los años de la Restauración.

Su técnica preferida fue la pintura al óleo, a pesar de que realizó numerosos dibujos, acuarelas y pasteles. Asimismo elaboró composiciones para postales, tambores y cajas de cerillas que contribuyeron sin duda a la difusión de sus imágenes de la vida militar. Cusachs dominaba perfectamente la representación de figuras y animales, sobre todo la de caballos y perros. En cambio, su despreocupación por el paisaje le llevó en ocasiones a requerir la colaboración del pintor Joaquim Vancells (18S8-1942). De este modo, el artista de Terrassa pintó algunos de los marcos físicos de sus escenas durante los años del cambio de siglo.

El dibujo objeto de nuestro comentario es sencillo en extremo y representa las figuras de tres militares de caballería charlando tranquilamente en actitud distendida. Los dos soldados que aparecen de perfil, situados en ambos extremos de la composición, ofrecen tabaco y cerillas al personaje central, ubicado entre ambos. Este último se cubre con un quepis y va armado con un sable. El artista ha recreado una escena cotidiana a partir de un cierto detallismo en lo referente a los uniformes, mientras que el carácter se torna más abocetado y expresivo para el resto.

En conjunto, el dibujo es ilustrativo de su estilo ágil, espontáneo y seguro, muy característico de los años de plena madurez de este pintor.

Jordi À. Carbonell