Pastora junto al río

Ramón Barnadas i Fàbregas

Barnadas i Fàbregas, Ramón

1909, Olot, Gerona - 1981, Vic

Pastora junto al río, 1947

© Colección Carmen Thyssen-Bornemisza

Firmado y fechado en el ángulo inferior derecho: "Ramón Barnadas/1947"
Etiqueta al dorso: Subastas Brok. (lote 21511/6087 y n. 431)
Colección Carmen Thyssen-Bornemisza

Óleo sobre tela

38 x 46 cm

CTB.2020.20

Historia de la obra

  • Subastas Brok, Barcelona.

  • Subastas Subarna, Barcelona, 12 de marzo de 2020, lote 933.

  • Colección Carmen Thyssen-Bornemisza.

2001

Subastas Brok, Barcelona (Exposición en fecha indeterminada, anterior a 2001)

Informe del experto

La pintura de Ramon Barnadas tiene sus raíces en la tradición del paisajismo bucólico de la escuela de Olot, particularmente próxima a la estética romántica de los pintores de Barbizon y de sus representantes catalanes: Vayreda, Berga, Galwey, Iu Pascual, este último maestro de Barnadas en la Escuela de Bellas Artes de Olot.

En sus obras, casi siempre paisajes con figuras, se aprecia una evolución desde estos orígenes arraigados a la tradición ochocentista hacia un impresionismo muy personal de concepción más sintética, que coexiste durante un cierto tiempo con un realismo en el que se aprecia la influencia de Joaquim Mir y Francesc Gimeno. Durante los años sesenta y hasta su muerte abundan, junto al paisaje de su tierra natal, temas de paisaje urbano casi siempre con figuras interpretados con un estilo más sintético, menos convencional y con cierta influencia del fauvismo.

Este paisaje de la época de plenitud de Barnadas muestra el tratamiento impresionista suelto y sensible de sus paisajes más sutiles, su agudeza en la captación de la luz a través de manchas del color precisas y espontáneas. El tratamiento somero de la figura de la pastora y las vacas apenas esbozadas con unas pocas pinceladas precisas, integran perfectamente dichos elementos anecdóticos en la unidad lumínica de la escena, un rasgo que recuerda las obras del fundador de la escuela local, Joaquim Vayreda. El río no puede ser otro que el Fluvià, que riega las suaves formaciones volcánicas de los alrededores de la ciudad de Olot, patria chica del pintor.

Jordi Gonzàlez Llàcer