Orquídea y colibrí cerca de una cascada

Martin Johnson Heade

Orquídea y colibrí cerca de una cascada

Heade, Martin Johnson

Lumberville, 1819 - Saint Augustine, 1904

Orquídea y colibrí cerca de una cascada, 1902 (Orchid and Hummingbird near a Mountain Waterfall)

© Colección Carmen Thyssen-Bornemisza

Firmado y fechado en el ángulo inferior derecho: ''M. J. Heade, 1902''.
Colección Carmen Thyssen-Bornemisza en préstamo en el Museo Thyssen-Bornemisza.

Óleo sobre lienzo

38,2 x 51,5 cm

CTB.1979.44

Historia de la obra

  • Joseph Bradley Heed (hermanastro del artista)

  • Charles Rittenhouse Heed (su hijo), Filadelfia (PA)

  • Charles Heed (su hijo), Devon (PA)

  • Sra. Sally Turner, Nueva Jersey

  • Andrew Crispo Gallery, Nueva York, 1979

  • Thyssen-Bornemisza Collection, Lugano, 1979

  • Colección Carmen Thyssen-Bornemisza

1979

Nineteenth- and Twentieh- Century American Paintings and Sculpture, Nueva York, Andrew Crispo Gallery, n. 19

1979 - 1980

America & Europe. A Century of Modern Masters from the Thyssen-Bornemisza Collection, Perth, Art Gallery of Western Australia; Adelaida, Art Gallery of South Australia; Brisbane, Queensland Art Gallery; Melbourne, National Gallery of Victoria; Sydney, Art Gallery of New South Wales; Wellington, Nueva Zelanda, National Art Gallery; Auckland, Auckland City Art Gallery; Christchurch, Robert McDougall Art Gallery; Dunedin, Dunedin Public Art Gallery, n. 18

1980 - 1981

Splendor of the 19th Century in America, Nueva York (NY), Andrew Crispo Gallery, n. 15

1983

Maestri Americani della Collezione Thyssen-Bornemisza, Ciudad del Vaticano, Musei Vaticani, n. 19

1984

Maestri americani della Collezione Thyssen-Bornemisza, Lugano, Villa Malpensata, n. 18

1984 - 1986

American Masters: The Thyssen-Bornemisza Collection, Baltimore (MD), The Baltimore Museum of Art; Detroit (MI), The Detroit Institute of Arts; Denver (CO), Denver Art Museum; San Antonio (TX), Marion Koogler McNay Art Institute; Nueva York (NY), IBM Gallery of Arts and Sciences; San Diego (CA), San Diego Museum of Art; Palm Beach (FL), The Society of the Four Arts, n. 21

1996

De Canaletto a Kandinsky. Obras maestras de la Colección Carmen Thyssen-Bornemisza, Madrid, Museo Thyssen-Bornemisza, n. 49, p. 142

1996 - 1997

From Zurbaran to Picasso. Masterpieces from the Collection of Carmen Thyssen-Bornemisza, Shanghai, Shanghai Museum; Pekín, China National Art Gallery, p. 82

1997

Capolavori dalla Collezione di Carmen Thyssen-Bornemisza: 60º anniversario dell'apertura della Pinacotecca di Villa Favorita, Lugano, Villa Favorita, n. 50, p. 142

1999 - 2000

Naturalezas pintadas de Brueghel a Van Gogh. Pintura naturalista en la Colección Carmen Thyssen-Bornemisza, Madrid, Museo Thyssen-Bornemisza, n. 33, p. 108

2000 - 2001

Explorar el Edén. Paisaje americano del siglo XIX, Madrid, Museo Thyssen-Bornemisza, n. 54, p. 169

2018

Natura en evolució. De van Goyen a Pissarro y Sacharoff. Col.lecció Carmen Thyssen. Espai Carmen Thyssen, Sant Feliu de Guíxols, p. 62-63 y 164.

  • -Stebbins, Theodore E. Jr.: The Life and Works of Martin Johnson Heade. New Haven (CT), 1975, n. 363, lám.

  • -America & Europe, a century of modern masters from the Thyssen-Bornemisza Collection. [Cat. exp. Perth, Art Gallery of Western Australia – Christchurch, Robert McDougall Art Gallery,1979-80]. Sydney, Australian Gallery Directors Council, 1979 , pp. 10, 138, lám. [ Ficha de Zafran]

  • -Novak, Barbara: Nineteenth-Century American Painting: The Thyssen-Bornemisza Collection. Ellis, Elizabeth Garrity… [et al.]. Londres, Sotheby´s Publications, 1986 , n. 30, pp. 128-129, lám. [ – Ficha de K.E. Manthorne]

  • -Proddow, P. y Healy, D.: “Tiffany’s Orchids of 1889”. En Antiques. Abril 1988 , p. 903, lám.

  • -Manthorne, K. E.: Tropical Renaissance. North American Artists Exploring Latin America, 1839-1879. Washington (DC), 1989, p. 130.

  • -García Martín, P.: Imagines Paradisi. Historia de la percepción del paisaje en la Europa moderna (ca. 1450-ca. 1875). Madrid, 2000, n. 75, p. 409, lám.

  • -Stebbins, Theodore E. Jr.: The Life and Work of Martin Johnson Heade: A Critical Analysis and Catalogue Raisonné. Comey, Janet L. y Quinn, Karen. New Haven (CT) – Londres, Yale University Press, 2000, n. 609, p. 349, lám.

  • -Colección Carmen Thyssen-Bornemisza. Arnaldo, Javier (ed.). 2 vols. Madrid, Fundación Colección Thyssen-Bornemisza, 2004, vol. 1, p. 272, lám. p. 273 [ Ficha de Katherine E. Manthorne]

  • -Alarcó, P. y Borobia, M. (eds.): Guía de la colección. Museo Thyssen-Bornemisza. Madrid, Museo Thyssen-Bornemisza, 2012, p. 211, lám.

  • -Natura en evolució. De van Goyen a Pissarro y Sacharoff. Col.lecció Carmen Thyssen. Espai Carmen Thyssen, Sant Feliu de Guíxols, 2018, p. 62-63 y 164.[Cat. Exp.]  [ Ficha de Katherine E. Manthorne].

Informe del experto

Se sostiene, y con razón, que los cuadros de Heade en los que pinta colibríes en combinación con orquídeas (o de vez en cuando con flores de pasión) son su contribución más significativa a la historia del arte. Representan una amalgama de sus impresiones del mundo tropical: los pájaros que estudió en Brasil en 1863-1864 y las flores que cautivaron su imaginación en la isla de Jamaica seis años más tarde. Estas composiciones, visualmente densas e iconográficamente complejas, entretejen las reacciones de Heade ante la América tropical y el arte y la ciencia contemporáneos, con los que mantuvo su compromiso durante los últimos años de su vida.

Heade pintó este lienzo en 1902, cuando contaba ochenta y tres años de edad, dos años antes de morir. A diferencia de la mayoría de los artistas, que en la última etapa de su vida suelen disminuir su actividad y a menudo incurren en cierta repetición de temas de épocas anteriores, la carrera de Heade muestra una trayectoria diferente. Y es que en 1883, a los sesenta y cuatro años de edad, compra su primera casa en St. Augustine, Florida, se casa por primera vez y encuentra su primer mecenas en la persona de Henry Flagler. Comienza a pintar las regiones pantanosas de Florida -sorprendentes por su parecido con las zonas que más le gustaban de Centroamérica y Sudamérica- y sigue experimentando con sus composiciones de naturalezas muertas y orquídeas y colibríes. Orquídea y colibrí cerca de una cascadaes un hermoso ejemplo de este género, en el que el artista pone de manifiesto su inventiva al combinar en primer plano una flor de grandes dimensiones y carácter dominante con un colibrí sobre un fondo de montaña tropical.

La fascinación que sobre Heade ejercían los colibríes nos ofrece una clave para su visualización pictórica de América latina. «Pocos años después de mi presencia en este mundo palpitante» -escribió- «fui presa de esta absorbente obsesión por los colibríes y desde entonces nunca me he visto libre de ella». Con el fin de ver a la mayoría de las familias, unas 320 especies, hay que desplazarse hasta la América equinoccial, en donde tienen su hábitat. De modo que Heade tomó la decisión de ir a Brasil, donde podría estudiar a los pájaros en su entorno natural y preparar las ilustraciones para un libro que estaba en proyecto y que se titularía The Gems of Brazil. Aunque el libro nunca llegó a realizarse, el proyecto se materializó en los numerosos lienzos en los que representó a los pájaros individualmente o en parejas. El tierno detalle con el que representa al colibrí en este cuadro de 1902, cuando hacía ya mucho tiempo que se habían ido apagando sus recuerdos de Brasil, se puede explicar por sus observaciones de los colibríes que tenía en su casa de Florida. Todos los elementos de estos cuadros -los propios pájaros, la profusión de enredaderas tropicales, las orquídeas plenamente florecidas- reflejan la vitalidad que percibió en esta especie animal única y en su hábitat de la selva brasileña y representan las meditaciones del artista sobre la cuestión del origen de la vida.

En el siglo XIX, las personas que solían visitar las exposiciones se preciaban de conocer el lenguaje de las flores, en el que las diferentes variedades se interpretaban simbólicamente. Las rosas, los lirios, las capuchinas tenían sus correspondientes asociaciones en algunos libros como El lenguaje de las flores. Sin embargo, la orquídea está curiosamente ausente en este tipo de publicaciones, lo cual parece indicar que era preferible pasar por alto sus asociaciones con la sexualidad. La audacia de la composición de Heade, en la que los tiernos pétalos rosas de la orquídea se adhieren al plano del cuadro, resulta todavía más pronunciada dentro del contexto de la sociedad victoriana de Estados Unidos.

Katherine E. Manthorne