Molinos de viento junto al mar, 1887

Eliseu Meifrèn i Roig

Meifrèn i Roig, Eliseu

1858, Barcelona - 1940, Barcelona

Molinos de viento junto al mar, 1887

© Colección Carmen Thyssen-Bornemisza

Firmado y fechado en el ángulo inferior derecho: "Meifren /1887"
Colección Carmen Thyssen-Bornemisza

Óleo sobre lienzo

150 x 80 cm

CTB.1989.39

Historia de la obra

  • Subastas BROK, Barcelona, 11 de mayo de 1989. lote 440.

  • Colección Carmen Thyssen-Bornemisza.

2000 - 2001

Eliseo Meifrén i Roig. 1857-1940, Valencia, Museo del Siglo XIX, p. 156.

2001

Eliseo Meifrén i Roig, Pamplona, Centro de Cultura Castillo de Maya, p. 24.

2013

Sisley, Kandinsky, Hopper. Col·lecció Carmen Thyssen, Sant Feliu de Guíxols, Espai Carmen Thyssen, p. 50, lám. p. 51.

  • -Sisley, Kandinsky, Hopper. Col.lecció Carmen Thyssen. Giró, Pilar (ed.). [Cat. exp.]. Sant Feliu de Guíxols, Espai Carmen Thyssen, 2013, p. 50, lám. p. 50 [ficha de Juan Ángel López-Manzanares].

Informe del experto

«Meifren ha presentado varias marinas y paisajes que acusan en su autor notables adelantos. Es un pintor que copia perfectamente el natural dándole una grandiosidad imponente ó una delicadeza y simplicidad exquisitas, según que nos pinta el mar en agitación ó en calma. En los paisajes se nota una riqueza de tonos que los hace en extremo simpáticos y elegantes y en todos sus estudios una gran perspectiva que los abona. Es el pintor de[l] que me ocupo un aventajado joven que en poco tiempo se ha puesto al nivel de nuestros marinistas Monleón, Ocón y Suste [sic]«.

A diferencia de Rafael Monleón, Emilio Ocón y Javier Juste -citados por Lázaro y Galdiano-, Meifrèn se distanció desde sus inicios de la narratividad de las marinas tradicionales. Pese a que muchas de sus obras juveniles representan mares agitados y naufragios de reminiscencias románticas, en ellas se aprecia ya el interés del pintor barcelonés por los efectos ambientales.

Tal es el caso también de Molinos de viento junto al mar (1887). La pincelada es muy perfilada, casi dibujística, y predominan las tonalidades sombrías, fruto del abundante uso de betunes. No obstante, apenas hay anécdota. Los tonos cálidos del crepúsculo recuerdan la obra de Modest Urgell, y el interés por los reflejos en el mar -motivo constante a lo largo de la carrera de Meifrèn -denotan su paso por la capital francesa en 1879 y en 1882-83 .

En el centro de la composición, de formato inusualmente vertical  tal vez pensada a modo de panel decorativo-, se destaca un «molinar». No fue éste un tema frecuente en la obra del pintor barcelonés. Aun así y todo, lo repitió al menos en otra ocasión en una obra incluida en su individual de la Sala Parés, en marzo de 1889 . Nos referimos, en concreto, a En las marismas (1889), en la que un grupo de vacas en primer plano conducen la mirada del espectador a dos molinos cuya silueta se alza sobre el horizonte.

A diferencia de los molinos del cuadro citado, los del lienzo de la Colección Carmen Thyssen-Bornernisza presentan una tipología diferente. Poseen seis aspas atadas entre sí -no cuatro -, y un eje sobresaliente. Asimismo son más esbeltos que los molinos castellanos, al estar elevados sobre una base de mampostería conocida en ocasiones como «cintell» Tales características se corresponden, en realidad, con la tipología de molinos de las Islas Baleares.

Gran viajero, Meifrèn emprendió un amplio viaje por el litoral catalán en 1886 en el que visitó Rosas, Port-Lligat y Cadaqués, Es posible que por entonces también explorase el paisaje balear, que años más tarde protagonizaría muchas de sus composiciones maduras. Eso explicaría la presencia de molinos mallorquines en la obra que nos ocupa.

En cualquier caso, no fue el único cuadro que Meifrèn dedicó a Mallorca el año 1887. En una crónica publicada en el Diario de Barcelona con fecha del 14 de abril se puede leer acerca de un lienzo mostrado por el artista barcelonés en una colectiva de la Sala Parés: «[ … ] . A su lado figura una delicada marina del señor Meifrèn, notable por la verdad y finura de ejecución, y cuyo tema, según tenemos entendido, sacó el autor de la isla de Mallorca» . En el caso de tratarse del cuadro de la Colección Carmen Thyssen-Bornernisza, podría corresponder a la etiqueta con el número 104 que se conserva adherida al bastidor.

Juan Ángel López-Manzanares