Ibicenca sacando agua del pozo, c. 1945

Laureà Barrau i Buñol

Barrau i Buñol, Laureà

1864, Barcelona - 1957, Ibiza

Ibicenca sacando agua del pozo, c. 1945

© Colección Carmen Thyssen-Bornemisza

Firmado en el ángulo inferior izquierdo: "L. Barrau"
Colección Carmen Thyssen-Bornemisza

Óleo sobre lienzo

70,5 x 57 cm

CTB.1996.82

Historia de la obra

  • Fernando Durán Subastas de Arte, Madrid, 20 de marzo de 1996. lote 306.

  • Colección Carmen Thyssen-Bornemisza.

2021 - 2022

Talentos con Denominación de Origen. De Rigalt a Puigdengolas. Museu Carmen Thyssen Andorra. p. 66-67 y 136-137.

  • – Talentos con Denominación de Origen. De Rigalt a Puigdengolas. Museu Carmen Thyssen Andorra [Cat. Exp. Museu Carmen Thyssen Andorra], Colección de Arte Crèdit Andorrà y Colección Carmen Thyssen, Andorra, 2021. p. 66-67 y 136-137. [Texto G. Cervera y N. Parés]

Informe del experto

Comentario de la obra:

Laurea Barrau estudió en la Escuela de Bellas Artes de Barcelona y amplió sus estudios en París. A lo largo de su trayectoria artística, el pintor barcelonés viajó a numerosas ciudades del mundo, que actualmente mantienen su recuerdo y reconocimiento. Sus obras habían sido muy bien acogidas en París, Nueva York y Buenos Aires, pero, pese a la proyección internacional de Barrau, fue en Ibiza, cautivado por el encanto y la belleza de la isla, donde encontró la mayor fuente de inspiración para pintar y donde desarrollará su etapa más fructífera.

Se dice que Barrau descubrió la isla gracias a un amigo suyo periodista que le mostró el paisaje ibicenco, que le apasionaría. Barrau conoció la isla en 1912, pero poco después, en 1914 y 1915, se quedaría todo el año. A partir de entonces, pasaría allí largas temporadas hasta establecerse definitivamente en 1932. En Ibiza, Barrau dedicó sus pinturas a las escenas costumbristas retratando a campesinos trabajando, muchachas con cántaros por las calles de la ciudad o la gente en el mercado, como por ejemplo Ibicenca en Dalt Vila (c. 1912-1913) o El mercado de Ibiza (c.1912), de la colección Carmen Thyssen. En todas estas obras se hace evidente la maestría del pintor en el género retratista, en el que hace uso de un vivo cromatismo. Destaca su manera de captar la luz y plasmarla sobre el lienzo; tanto es así que algunas de sus composiciones han sido comparadas con las de Joaquín Sorolla.

En esta obra, Barrau retrata a una mujer ibicenca vestida con la indumentaria tradicional mientras saca agua del pozo de una casa. La posición de sus brazos y el movimiento de su falda expresan con gran naturalidad el esfuerzo de la mujer, que estira el cubo lleno de agua. El blanco de la construcción ibicenca está matizado con tonos grisáceos que definen las formas y contrastan, por un lado, con la colorida figura protagonista y, por otro lado, con la vegetación del fondo, que queda enmarcada dentro del arco del porche. Bajo este marco se observa que la perspectiva del camino que conduce a la plaza aporta la profundidad de la escena. La intensidad de la luz y los colores de los árboles representados en este encuadre contrastan con los de la figura de la mujer y el pozo, que están en la sombra.

Como Laurea Barrau, muchos pintores han encontrado en la luz de Ibiza y en su idiosincrasia el estímulo para la creación artística. Además de su luz, la isla les ha proveído con paisajes idílicos y ambientes de tranquilidad propicios para el desarrollo de su arte.

Guillermo Cervera y Núria Parés