Fin de jornada, 1984

Ramon Sanvisens i Marfull

Sanvisens i Marfull, Ramon

1917, Barcelona - 1987, Barcelona

Fin de jornada, 1984

© Colección Carmen Thyssen-Bornemisza

Firmado en el ángulo inferior derecho: "Sanvisens".
Titulado, firmado y fechado "84" en el reverso.
Colección Carmen Thyssen-Bornemisza.

Óleo sobre tela

130 x 162 cm

CTB.1997.88

Historia de la obra

  • Subastas BROK, Barcelona, 29 de abril de 1997. lote 345.

  • Colección Carmen Thyssen-Bornemisza.

1987

Sanvisens, Madrid, Fundació Cultura de La Caixa.

2013

Sisley, Kandinsky, Hopper. Col·lecció Carmen Thyssen, Sant Feliu de Guíxols, Espai Carmen Thyssen, p. 116, lám. p. 117.

2018

Allées et venues. Gauguin y cuatro siglos de caminos en el arte. Museu Carmen Thyssen Andorra, 2018. p. 48-49 y 98.

  • -Porcel, Baltasar: Sanvisens. Barcelona, Ambit Servicios Editoriales, S.A., 1985, lám. p. 35; det. p. 34; y cubierta.

  • -Sisley, Kandinsky, Hopper. Col.lecció Carmen Thyssen. Giró, Pilar (ed.). [Cat. exp.]. Sant Feliu de Guíxols, Espai Carmen Thyssen, 2013, p. 116, lám. p. 117 [Ficha de Pilar Giró].

  • -Allées et venues. Gauguin y cuatro siglos de caminos en el arte. Museu Carmen Thyssen Andorra, 2018. p. 48-49 y 98. [Cat. Exp.] [Ficha de Pilar Giró]

Informe del experto

En 1945 Sanvisens recibe una beca que le permite alejarse de Barcelona e ir a París, a partir de ahí se le abrió un nuevo mundo. Viaja por distintos países de Europa. Descubre la pintura de Van Gogh, que para él supondrá un fuerte impacto.

Ya unos años antes, mientras estuvo trabajando en Gualba con Mir, descubrió que la pincelada de éste no le transmitía el suficiente vigor, la fuerza que él buscaba en el color hecho gesto. En su obra posterior resulta evidente la fascinación por el impresionismo y el postimpresionismo. En su pintura la autonomía del lenguaje del color y el desgarro de los sentimientos se aúnan con la fuerte autenticidad del tema.

Este cuadro, de finales de su trayectoria, puede ser interpretado como un compendio de su análisis, evolución y síntesis del diálogo que busca con la pintura y aquello que él ha querido expresar a través del arte.

Fin de jornada es una exaltación del plein air de los impresionistas, que Sanvisens recoge como una provocación ineludible hacia los espacios abiertos, sobre los que desea plasmar el ritmo frené rico de la pulsión existencial.

El gesto de la pincelada postimpresionista y la fuerza del color fauve le dan las pautas para lograr sintetizar y eliminar toda anécdota del rema. La potencia del sol, la dureza del trabajo en el campo, a la vez que la belleza enigmática y arrolladora de la naturaleza, están expresadas en esta tela con una gran maestría compositiva, logrando que la mirada del espectador regrese sobre los pasos de los campesinos que terminan su jornada.

Pilar Giró