Esperando el ómnibus, París, c. 1900

Ramón Casas i Carbó

Casas i Carbó, Ramón

Barcelona, 1866 - Barcelona, 1932

Esperando el ómnibus, París, c. 1900

© Colección Carmen Thyssen-Bornemisza

Firmado en el ángulo inferior izquierdo: ''R. Casas''
Colección Carmen Thyssen-Bornemisza

Carboncillo y pastel sobre papel

60 x 45 cm

CTB.1995.128

Historia de la obra

  • Colección Domènec Carles Rossich, Barcelona.

  • Durán Subastas de Arte, Madrid, 24-27 de octubre de 1995. lote 56.

  • Colección Carmen Thyssen-Bornemisza.

2004

Pintura catalana del Naturalismo al Noucentisme. Colección Carmen Thyssen-Bornemisza, Madrid, Museo Thyssen-Bornemisza, n. 30, p. 100, lám.

  • -Anónimo: »Cataleg de l’exposició dels originals que serveixen pera l.lustració del Pel & Ploma, dibuixats per R. Casas d’una serie cronológica de quadres a l’oli i d’altres obres del mateix autor». En Pel & Ploma. Barcelona, 26 mayo 1900, n. 50-52, p. 7, lám.

  • -Bornay, E.: Aproximación a Ramón Casas a través de la figura femenina. Sabadell, Ausa, 1992, p. 45.

  • -Pintura Catalana del Naturalismo al Noucentisme. Colección Carmen Thyssen-Bornemisza. Llorens Serra, Tomás (ed.). [Cat. exp. Museo Thyssen-Bornemisza]. Madrid, Fundación Colección Thyssen-Bornemisza, 2004, n. 30, p. 100. [Ficha de Francesc Fontbona].

Informe del experto

Ramon Casas, aparte de introducir con fuerza en Cataluña, junto  a su gran amigo Santiago Rusiñol. un eco sustancial de la modernidad  pictórica europea de su tiempo, que aquí tomó el nombre de Modernisme, tuvo una fuerte incidencia en un público más amplio que el de los meros aficionados al arte, a través de revistas que él mismo impulsaba en Barcelona. Pél & Plome fue la más destacada de estas publicaciones: aparecida en junio de 1899, se prolongó hasta  diciembre de 1903, con un breve paréntesis en 1901 para reestructurarla y mejorarla.

En Pél & Ploma, como en su antecesora Els Quatre Gats (febrero- mayo 1899), Casas dio salida a una gran cantidad de los dibujos que con  enorme facilidad realizaba, y que constituyen un extraordinario retrato  multiforme de aquella época singularísima. El que ahora comentamos  lo publicó en Pél & Ploma en septiembre de 190o, y lo tituló Esperant lomnibus (París). Representa pues, por su título, una joven parisina que está esperando el autobús, pero, aparte de la anécdota, en realidad se      trata de algo más que eso; es una mujer lectora, de las varias que Casas realizó en muchas otras ocasiones: una leía un libro, otra la revista    intelectual LAvenç,  otra la propia Pél & Ploma, otra un periódico sin título descifrable, como en este caso, y aun otras escribían. Así Casas fue, a sabiendas o de forma espontánea, un testigo y a la vez un propagandista activo de una feminidad que sobrepasaba con creces el habitual modelo de la mujer que en el arte solía ser únicamente elemento pasivo y en todo caso sinónimo de hermosura y domesticidad» Las mujeres de Casas, que se convirtieron en arquetipos de la época, no son sólo bellas sino mujeres pensantes y cultas, en un momento en el que, por sólo aportar un dato altamente determinante, el sufragio femenino todavía era inexistente.

Este es un dibujo típico de aquel Casas creador de un prototipo de mujer que caracteriza toda un época de Cataluña, aunque en este caso se trate explícitamente de una joven de París, Como sucede -ya lo he dicho otras veces- con la mujeres creadas por el dibujante norteamericano Charles Dana Gibson, casi estricto coetáneo de Casas, que dieron origen a que se hablara de una Gibson girf, emblema de su tiempo en su país, «esa criatura a la vez vital y delicada, que ocupaba su sitio en el tándem y en el salón, en la playa y en el primer automóvil que corría a la pavorosa velocidad de treinta kilómetros por hora», descripción de la Gibson girf que podría aplicarse sin cambiar ni una palabra a esas típicas chicas de Casas.

El presente dibujo, al carboncillo con toques de pastel, combinación muy frecuente en el Ramon Casas dibujante, tiene un pedigrí ilustre, pues figuró en la colección del notable pintor y coleccionista Dornenec Caries (1888-1962)4, que precisamente fue el seleccionador de las ilustraciones de la primera monografía aparecida sobre el autor de esta pieza, el libro Ramon Casas, pintor, de Josep Maria Jorda, publicado en Barcelona en 1931, todavía en vida del artista.

Francesc Fontbona