El jugador perdido

Cornelis Troost

Troost, Cornelis

1696, Ámsterdam - 1750, Ámsterdam

El jugador perdido, c. 1730-1740 (The lost gambler)

© Colección Carmen Thyssen-Bornemisza

Firmado en el ángulo inferior derecho: "C. Troost"
Colección Carmen Thyssen-Bornemisza en préstamo en el Museo Thyssen-Bornemisza

Lápiz y tinta negra con pastel sobre papel de color azul

31,1 x 39,2 cm

CTB.1994.18

Historia de la obra

  • Sotheby´s Amsterdam, lote 28, 15 de noviembre de 1994

  • Colección Carmen Thyssen-Bornemisza

  • – Nierneijer, J.W.: Cornelis Troost, Assen, 1973. p. 331, Cat. 624T, illust.

  • – Jeffares, N.: Dictionary of pastellists before 1800. London, Unicorn Press, 2006. Cat. J.727.391. p. 9.

Informe del experto

Cornelis Troost, nacido en Ámsterdam, iniciaría su carrera de pintor y grabador en 1724 como discípulo del artista Arnold Boonen. En poco tiempo se convertiría en uno de los pintores holandeses más renombrados del siglo XVIII, llegando a ser conocido como el “Hogarth holandés”. Destacó por su labor como retratista y en la pintura de escenas de género. Asimismo también destacaría en la elaboración de obras de escenas teatrales, decorados teatrales y decoraciones de interiores. Troost además cultivó la técnica del óleo, grabado y pastel. El catálogo completo de la obra del pintor, utilizada hasta a fecha como referencia, fue editada en 1973 por J.W. Nierneijer (1).

Dentro de la producción de Troost  cabe destacar las obras realizadas en la técnica del pastel. Estas obras han sido catalogadas por N. Jeffares (2), en esta publicación se enumeran los retratos, temas mitológicos, series de escenas de género (moralizadoras e irónicas) y escenas de obras de teatro de la época. El artista  trabaja en pastel, combinándolo en algunas obras con gouache, acuarela,  tinta y lápiz. De esta tipología se conserva una serie de cinco escenas denominadas NELRI y fechadas en 1740 (Museo Mauritshuis de La Haya) (3). En esta serie se presentan reuniones sociales, donde en la mayoría de las  escenas varios hombres se reúnen en torno a una mesa en un señorial salón donde las educadas tertulias se convierten en discusiones con motivo de la bebida.

A este tipo de temática de género pertenece la obra de Troost de la Colección Carmen Thyssen-Bornemisza El jugador perdido (The lost gambler), fechada en torno a 1730-1740. En una composición muy similar a las obras del Mauritshuis varios caballeros se disponen en torno a una mesa tras haber jugado una partida de backgammon, ya que lo que parece ser el tablero del juego está dispuesto en el suelo, en primer término. Representa justo el momento en el que el jugador ganador, en la parte derecha de la composición y con llamativo atuendo rojo,  retira con avaricia sus ganancias de la mesa. Mientras en la parte izquierda de la composición, el jugador perdedor, con la cabeza gacha y con gesto de tristeza junta sus manos en señal de desolación. El perdedor esta iluminado por una brillante luz blanca, iluminación que destaca al jugador al igual que a un mártir en una obra de temática religiosa. El resto de caballeros  alrededor de la mesa observan el suceso, algunos cómplices quizás, de la mala fortuna del jugador arruinado. En el fondo, casi en la oscuridad, se observa el salón en el que se desarrolla la escena. En el caso de esta obra de Troost el protagonista no es el juego en si, sino  el jugador arruinado. Ciertamente la temática del juego en relación con tintes satíricos ya había sido tratada también por pintores como Jan Steen  o David Teniers el Joven en el siglo XVII. Troost muestra claramente una enseñanza moral, una imagen sarcástica, representada como una escena de drama teatral.

María Luisa García Serrano

——————————————-

(1) Nierneijer, J.W.: Cornelis Troost, Assen, 1973.

(2) Jeffares, Neil.: Dictionary of pastellists before 1800, London, Unicorn Press, 2006.

(3) Serie NELRI (1740) en referencia a las iniciales del titulo en latín de cada una de las obras: Nemo Loquebatur, Erat Sermo inter Fratres, Loquebantur Omnes , Rumor erat in casa, Ibant qui poterant, qui non potuere cadebant. Mauritshuis, La Haya.