Corbera de Llobregat

Lluís Rigalt y Farriols

Rigalt y Farriols, Lluís

1814, Barcelona - 1894, Barcelona

Corbera de Llobregat, s/f

© Colección Carmen Thyssen-Bornemisza

Colección Carmen Thyssen-Bornemisza.

Óleo sobre lienzo

92,3 x 149,5 cm

CTB.1996.175

Historia de la obra

  • Colección Carmen Thyssen-Bornemisza.

2004

Pintura catalana del Naturalismo al Noucentisme. Colección Carmen Thyssen-Bornemisza, Madrid, Museo Thyssen-Bornemisza, n. 5, p. 40, lám.

2007

Pintura Catalana del Naturalismo al Noucentisme. Colección Carmen Thyssen-Bornemisza, Oviedo, Sala de Exposiciones Banco Herrero, n. 5, p. 40, lám. p. 41.

2010

Del Naturalismo al Noucentisme en la Colección Carmen Thyssen-Bornemisza, Los Arcos (Navarra), Casa de Cultura Carmen Thyssen-Bornemisza; Tudela (Navarra), Catel Ruiz, n. 12, p. 44, lám. p. 45.

2012 - 2013

Rusiñol, Monet, Gauguin, Sunyer. El paisaje en la Colección Carmen Thyssen, Gerona, CaixaForum; Tarragona, CaixaForum; Lérida, CaixaForum, n. 1, p. 44, lám. p. 45.

2018

Natura en evolució. De van Goyen a Pissarro y Sacharoff. Col.lecció Carmen Thyssen. Espai Carmen Thyssen, Sant Feliu de Guíxols, p. 66-67 y 165.

  • -Pintura Catalana del Naturalismo al Noucentisme. Colección Carmen Thyssen-Bornemisza. Llorens Serra, Tomàs (ed.). [Cat. exp. Museo Thyssen-Bornemisza]. Madrid, Fundación Colección Thyssen-Bornemisza, 2004, n. 5, p. 40. [Ficha de Jordi À. Carbonell].

  • -Natura en evolució. De van Goyen a Pissarro y Sacharoff. Col.lecció Carmen Thyssen. Espai Carmen Thyssen, Sant Feliu de Guíxols, 2018, p. 66-67 y 165 [Cat. Exp.]  [ Ficha de Jordi À. Carbonell].

Informe del experto

Lluís Rigalt fue el pionero y el decano del paisajismo catalán del siglo XIX. Su dilatada actividad docente en la Escuela de Bellas Artes de Barcelona y su abundante producción, sobre todo en lo que respecta a la disciplina del dibujo, le convierten en el paisajista romántico más representativo del arte catalán del siglo XIX.

Sus dibujos se cuentan por miles y reflejan de una forma fiel y verosímil los lugares que el artista visitó y frecuentó en sus habituales excursiones. Por el contrario, sus óleos, mucho menos abundantes, poseen un aspecto más idealizado y tradicional. En general, la evolución estilística de su pintura partió del paisajismo académico, que se inspiraba casi siempre en la imaginación. Produjo en aquel tiempo algunas representaciones de carácter nostálgico, frecuentemente presididas por ruinas clásicas.

Con el tiempo su estilo se orientó progresivamente hacia la captación realista de lugares concretos de la geografía de Cataluña, que el pintor visitaba y de los que realizaba numerosos apuntes. Estos últimos le servían para la elaboración de los paisajes en su taller, como en el caso que comentamos. Su carácter equilibrado y metódico le impulsó a componer unos panoramas perfectamente estructurados, construidos a partir de la estricta utilización de la perspectiva, que definía claramente los términos de profundidad. A ello se añadía el uso del claroscuro, que otorgaba la máxima claridad al centro de la composición, y el color de la luz, suave y matizado, que unificaba el conjunto, dándole un aire ligeramente melancólico.

El área geográfica del curso medio y bajo del río Llobregat se convirtió con frecuencia en el marco paisajístico que inspiró muchas de sus obras, como Corbera de Llobregat. La obra presenta los alrededores de este municipio, una pequeña localidad situada al pie de la sierra del Ordal, cerca de Molins de Rei y, por tanto, de Barcelona. Rigalt describe el paisaje con detalle y con una luz diáfana, creando sugerentes y ordenados contrastes de claroscuro que vivifican el conjunto y acentúan el peso del primer término. Como en otros óleos del mismo autor, la trayectoria visual del espectador evoluciona en zigzag hasta el último término, que se halla claramente diferenciado. La luz de la tarde inunda el centro de la obra y unifica la tonalidad cromática de la composición, acentuando con ello su lírica nostalgia. Rigalt ejecutó numerosos temas similares al que tratamos en distintas técnicas. En este sentido llaman la atención las coincidencias formales y temáticas con la acuarela titulada Paisaje, del año 1860, localizada en una colección particular barcelonesa y expuesta en la muestra Cent anys de paisatgisme a Catalunya, que tuvo lugar en el Museu Nacional d’Art de Catalunya durante el mes de octubre del año 1994. Las dos obras poseen una composición semejante, aunque invertida. Se podría pensar inclusive que representan el mismo marco paisajístico, pero encuadrado desde distinto ángulo.

Jordi À. Carbonell