Castillo de Briones

Gustavo de Maeztu

Maeztu, Gustavo de

Vitoria, 1887 - Estella, Navarra, 1947

Castillo de Briones, 1923

© Colección Carmen Thyssen-Bornemisza

Firmado en el ángulo inferior izquierdo: 'G. de Maeztu'
Colección Carmen Thyssen-Bornemisza

Óleo sobre lienzo

60,3 x 85,2 cm

CTB.2000.70

Historia de la obra

  • Durán Subastas de Arte, lote 173, Madrid, del 19 al 23 de junio del 2000.

  • Colección Carmen Thyssen-Bornemisza.

2022 - 2023

Made in Paris: La generación de Matisse, Lagar y Foujita. Museu Carmen Thyssen Andorra. P. 40-41, 108, 160-161.

  • -Paredes Giraldo, Camino: Gustavo de Maeztu. Pamplona, Caja de Ahorros Municipal, D.L. 1995., p. 277, lám.

  • -Made in Paris: La generación de Matisse, Lagar y Foujita. Museu Carmen Thyssen Andorra. [Cat. Exp.], Ed. Fundació Museu Andorra (Museand),  Principado de Andorra, 2022, p. 40-41, 108, 160-161  [Ficha de  Guillermo Cervera]

Informe del experto

Comentario de la obra:

De vocación artística y literaria, el joven Maeztu se inició con tan solo 17 años en el que sería un largo y pro­ductivo recorrido artístico por España, Francia, Inglaterra y Holanda. Fue en 1905, en la Exposición de Bellas Artes de Bilbao, donde tuvo lugar su pri­mera exposición colectiva. En esos primeros años del siglo XX, Maeztu exponía sus obras junto a las de maestros como Darío de Regoyos, Zuloaga, lturrino, Soro­lla o Fortuny.

A los 20 años, Maeztu se esta­bleció en París tres meses coin­cidiendo con el escultor vasco Paco Durrio, el escritor Tomás Meabe, y los pintores Ignacio Zuluaga y Anglada Camarasa. Su estancia en la capital francesa contribuyó sin duda a la carrera pictórica y literaria de Maeztu. En 1911 se fundaba en Bilbao la Asociación de Artistas Vas­cos con la vocación de promocionar sus obras más allá del territorio vasco. Sucesivamente, Maeztu presentaría sus cuadros en las tres capitales de actividad artística espa­ñolas: Madrid (1913), Barcelona (1914 y 1915) y Bilbao (1919). Cabe destacar que en esta última (Exposición In­ternacional de Pintura y Escultura de Bilbao) expuso junto a Gauguin, Renoir, Bonnard, Cézanne, Van Gogh, Maurice Denis, Mary Cassatt, Picasso y Van Dongen. Entre 1918 y 1922 se trasladó a Londres, donde expuso con éxito sus pinturas en exhibiciones individuales y colectivas. A partir de esa época el pintor se dedicó al dibujo y a la pintura de paisajes.

Maeztu había estado viajando por las provincias de Soria, Navarra. La Rioja, Córdoba y Murcia. Tal vez en su paso por La Rioja descubrió la fortaleza que le inspiraría a pin­tar Castillo de Briones (1923), una composición horizontal que describe el castillo en la cima de un monte, del que desciende un campesino montado a caballo. En el primer término de la pintura se observa un camino pendiente por el que desciende el aldeano, una figura definida y oscura que contrasta con las tonalidades ocres y amarillas terro­sas del peñasco aplicadas con pincelada gruesa. El casti­llo queda perfilado sobre el fondo azul verdoso del cielo representado con trazos gruesos dispuestos en múltiples direcciones y formas.

En la actualidad, de esta construcción del siglo XIII  únicamente subsisten restos de la torre y parte de la muralla exterior, pues se derrumbó en 1940. Así, este cuadro se convierte en una ilustración documental del castillo de Briones, edificación que constaba de una estructura de tres plantas construida en mampostería, con piedra la­brada de refuerzo y una torre, levantada sobre un elevado terreno rocoso.

En el municipio de Estella (Navarra), lugar en el que Maeztu pasó los últimos años de su vida, el Museo Gustavo de Maeztu recopila un amplio legado artístico del pintor que fue nombrado “Hijo Adoptivo de la Ciudad”. Esta colección incluye más de un centenar de dibujos de castillos, pue­blos solitarios, caseríos, igle­sias, calles, fortalezas y otros paisajes rurales españoles retratados por Maeztu. Un ejemplo es Castrojeriz, un dibujo sobre papel de formato más pequeño, que muestra una panorámica del pueblo y de su castillo -un conjunto histórico declarado Bien de Interés Cultural- realizado el mismo año que el óleo Castillo de Briones de la colección Carmen Thyssen.

Guillermo Cervera