Casas Ibicencas

Miquel Villà i Bassols

Villà i Bassols, Miquel

1901, Barcelona - 1988, el Masnou, Barcelona

Casas Ibicencas, s/f

© Miquel Villá Bassols, VEGAP, Madrid, 2018

Colección Carmen Thyssen-Bornemisza

Óleo sobre tela

60 x 73 cm

CTB.1994.51

Historia de la obra

  • Maragall Subastas de Arte, Barcelona, 10 de noviembre de 1994. lote 86.

  • Colección Carmen Thyssen-Bornemisza.

2018

Natura en evolució. De van Goyen a Pissarro y Sacharoff. Col.lecció Carmen Thyssen. Espai Carmen Thyssen, Sant Feliu de Guíxols. p. 92-93, 170.

  • -Natura en evolució. De van Goyen a Pissarro y Sacharoff. Col.lecció Carmen Thyssen. Espai Carmen Thyssen, Sant Feliu de Guíxols, 2018, p. 92-93. 170.[Cat. Exp.]  [ Ficha de Pilar Giró].

Informe del experto

Miquel Villà, aunque no se le pueda catalogar en ningún grupo ni movimiento, sobre todo por su marcado carácter autodidacta, sí que podemos afirmar que se mueve por un espíritu similar al de  la Generación del 17, que reivindica el retorno a la realidad como punto de partida de la obra.

Admira y es evidente en su pintura la influencia de artistas como Cézanne o Vlaminck. Aplica en sus creaciones las innovaciones que llevaron a cabo los postimpresionistas y los cubistas, evidentemente con un carácter propio y evolucionado.

Debemos destacar de su biografía, ya que marca de manera directa la obra que realiza, su carácter de viajero transatlántico: Bogotá, París, Tucumán, Barcelona … Su primera estancia en Ibiza es en 1931. Un verdadero ciudadano del mundo que sabía dejar constancia, en sus obras, de las particularidades específicas de los lugares donde se instalaba. En la misma colección Carmen Thyssen encontramos ejemplos significativos: en Ganadero (1940-43) retrata el carácter del ganadero argentino, en Choroní, la atmósfera del paisaje tropical de Venezuela o en Paisaje de la Sabana, el realismo mágico de Colombia. Del mismo modo que en Casas Ibicencas deja constancia de la sobria elegancia de la austeridad y la poética de la tradición en la vestimenta del personaje que aparece en la obra.

La luz recortada de sus pinturas, las texturas densas, la simplicidad compositiva, la fuerza de un cromatismo de colores ácidos, sobre todo en los ocres, los amarillos y los verdes; una atmósfera limpia, de hecho, casi punzante, hace que su pintura resulte notablemente moderna, a pesar de seguir el lenguaje de la figuración.

Pilar Giró