Carretera de Gavà, 1935

Josep Amat i Pagès

Amat i Pagès, Josep

1901, Barcelona - 1991, Barcelona

Carretera de Gavà, 1935

© Colección Carmen Thyssen-Bornemisza

Firmado y fechado en el ángulo inferior derecho: "Amat/35"
Colección Carmen Thyssen-Bornemisza

Óleo sobre lienzo

81 x 101 cm

CTB.1996.74

Historia de la obra

  • Barcino Art, Barcelona, 30 de noviembre de 1996.

  • Colección Carmen Thyssen-Bornemisza.

1935

Exposición de Primavera, Barcelona, n. 3 ó 4.

1998

Josep Amat dins la col·lecció Carmen Thyssen-Bornemisza, Gerona, Museu d'Art de Girona, n. 7, p. 66, lám. p. 67.

2002

Josep Amat dins la Col·lecció Carmen Thyssen-Bornemisza, Mataró (Barcelona), Ateneu Caixa Laietana, n. 7, p. 84, lám. p. 85.

2018

Natura en evolució. De van Goyen a Pissarro y Sacharoff. Col.lecció Carmen Thyssen. Espai Carmen Thyssen, Sant Feliu de Guíxols, p. 74-75 y 167.

  • Art, Barcelona, vol. II, 1934-1937, p. 239.

  • Josep Amat dins la col·lecció Carmen Thyssen-Bornemisza, Gerona, Museu d’Art de Girona, 1998, n. 7, p. 66, lám. p. 67.

  • Josep Amat dins la Col·lecció Carmen Thyssen-Bornemisza, Mataró (Barcelona), Ateneu Caixa Laietana, 2002, n. 7, p. 84, lám. p. 85.

  • -Natura en evolució. De van Goyen a Pissarro y Sacharoff. Col.lecció Carmen Thyssen. Espai Carmen Thyssen, Sant Feliu de Guíxols, 2018, p. 74-75 y 167.[Cat. Exp.]  [ Ficha de Pilar Giró].

Informe del experto

Carretera de Gavà es un paisaje cerca de la carretera estante, que se expuso en el Salón de Primavera en 1935.

Para el artista se trata de un paisaje muy familiar, pues es la vista que contemplaba yendo a su masía Can Sala, a las afueras de Viladecans. Una masía donde estuvo escondido muchas temporadas durante la Guerra Civil. La montaña que aparece a la derecha lo indica claramente, se ve en la cima la ermita de Sant Ramon.

En una de las crónicas de esta exposición, que organizaba la Junta Municipal de Exposiciones de Arte de Barcelona, el crítico de La Vanguardia Alexandre Plana comenta los tres cuadros que se presentaron: dos paisajes y un interior. Amat recibe muy buenas críticas por su obra, el propio Plana comenta que «resuelve los problemas de composición con medios meramente coloristas. Los altos plátanos de sombra que bordean el camino, proyectan una sombra encendida sobre los márgenes de la tierra de cultivo. Parece abandonar el cromatismo difuminado que ensayó un momento para volver a un estilo más vivo en el que los verdes y los violeras, el anaranjado y el azul se contraponen y complementan con una tensión que hace vibrar el aire» (1).

Se trata de una obra magnífica, importante por la técnica, el trazo, el dominio de la composición y el cromatismo, en la que el arista traslada al lienzo la fugacidad del tiempo. Josep Amat ha interiorizado las lecciones del impresionismo para así liberar la pincelada y hacer del instante, eternidad. Esto lo consigue con el juego de verdes y también con el trazo de las pinceladas, que plasman el movimiento y el juego de luces que se desmenuzan entre el follaje. En este cuadro, Amat desnuda la esencia de la naturaleza y muestra su fuerza viva. Un paisaje humanizado que no ha perdido poética y esto hace que en su contemplación se entienda la magia del equilibrio de un tiempo suspendido.

Amat, en esta exposición, tuvo un notable éxito que se refleja en las crónicas  de la época. Ignasi Agustí utiliza una imagen de esta obra para ilustrar su artículo en la revista Art, nº4, del mes de enero de 1936.

Pilar Giró

———————————–

(1) Alejandro Plana, “Exposició de primavera. II La pintura al Salón de Barcelona”, La Vanguardia, Barcelona, 1935.