Carl Leo Schmidt

Oskar Kokoschka

Carl Leo Schmidt

Kokoschka, Oskar

Pöchlarn, 1886 - Montreux, 1980

© Fondation Oskar Kokoschka, 2008, VEGAP, Madrid

Firmado y fechado en la parte inferior: ''1911 OK Vormittag''.
Colección Carmen Thyssen-Bornemisza en préstamo en el Museo Thyssen-Bornemisza.

Óleo sobre lienzo

97,2 x 67,8 x 0 cm

CTB.1998.27

Historia de la obra

  • Friedrich Otto Schmidt, Viena y Budapest

  • F. Kleinberger & Co., Nueva York

  • Marlborough Fine Art, Londres, 1959

  • Sotheby’s, lote 130, Londres, 6 de mayo de 1959

  • The Arthur Jeffress Gallery, Londres

  • Colección Eric y Salome Estorick

  • Sotheby’s, lote 16, Londres, 2 de julio de 1998

  • Colección Carmen Thyssen-Bornemisza en préstamo en el Museo Thyssen-Bornemisza, Madrid

1954

Paintings by Oskar Kokoschka, Santa Bárbara, Museum of Art; San Francisco, California Palace of the Legion of Honor, n. 5. [La obra aparece como parte del triple retrato titulado: ''Ernest, Gino, and Leopold Schmidt'']

1959

Art in Revolt. Germany 1905-25, Londres, Marlborough Fine Art, n. 34

2001 - 2002

Kokoschka: Max Schmidt, Adolf Loos y sus amigos. Contextos de la Colección Permanente n. 11, Madrid, Museo Thyssen-Bornemisza, n. 9, p. 87

2002

Oskar Kokoschka. Early Portraits from Vienna and Berlin 1908-1914 / Oskar Kokoschka. Das Moderne Bildnis 1909 bis 1914, Nueva York, Neue Galerie; Hamburgo, Hamburger Kunsthalle, p. 148

2011 - 2011

Retratos de la Belle Époque, Valencia, Centro del Carmen; Barcelona, CaixaForum, n. 78, pp. 234, 235 (lám.)

2013 - 2014

Facing the Modern. The Portrait in Vienna 1900, Londres, National Gallery, n. 7, p. 32, lám. p. 33

  • Wingler, H. M.: Oskar Kokoschka, the work of the painter. Salzburgo – Londres, 1958, n. 94, p. 304, lám.[ – Como parte del triple retrato de »Los hermanos Schmidt»]

  • Vergo, Peter: Twentieth-century German Painting: the Thyssen-Bornemisza Collection. Londres, Sotheby’s Publications, 1992, pp. 230-233

  • Winkler, Johann y Erling, Katharina: Oskar Kokoschka: die Gemälde (1906-1929). Salzburgo, Galerie Welz, 1995 , n. 60, p. 36, lám.

  • Sotheby’s (aut. corp.): German and Austrian Art from 1900 to the present day. [Cat. subasta]. Londres, 2 julio 1998 , p. 36, lám.

  • Winkler, Johann; Alarcó, Paloma y Gombrich, Ernst: Kokoschka: Max Schmidt, Adolf Loos y sus amigos. [Cat. exp. 2001-2002]. Madrid, Museo Thyssen-Bornemisza, 2001. Contextos de la Colección Permanente, n. 11 , p. 32, 84, lám. p. 87 [ – Ficha de Winkler y Alarcó]

  • Oskar Kokoschka. Early Portraits from Vienna and Berlin. Natter, T. G. (ed.). [Cat. exp.]. Nueva York, Neue Galerie – Hamburgo, Hamburger Kunskhalle, 2002, pp. 148-149, lám. [ – Ficha de Natter]

  • Colección Carmen Thyssen-Bornemisza. Arnaldo, Javier (ed.). 2 vols. Madrid, Fundación Colección Thyssen-Bornemisza, 2004, vol. 2, p. 382, lám. p. 383 [ – Ficha de Paloma Alarcó]

  • Llorens, Tomàs, y Llorens, Boye: Retratos de la Belle Époque. Bozal, Valeriano… [et al.]. [Cat. exp. Valencia, Centro del Carmen – Barcelona, CaixaForum]. Valencia, Consorci de Museus de la Comunitat Valenciana, 2011, n. 78, pp. 234, 235 (lám.) [Ficha de Franz Smola]

  • Alarcó, P. y Borobia, M. (eds.): Guía de la colección. Museo Thyssen-Bornemisza. Madrid, Museo Thyssen-Bornemisza, 2012, p. 326, lám. p. 327

  • Blackshaw, Gemma: »On Stage. The new Viennese». En Londres 2013-2014, pp. 13-33

  • Blackshaw, Gemma: Facing the Modern. The Portrait in Vienna 1900. [Cat. exp.] Londres, National Gallery Company, 2013 , cit. p. 32, lám. 33

Informe del experto

Kokoschka comenzó a pintar retratos en su juventud de forma totalmente autodidacta. Desde un primer momento, el joven artista aplicó a este género su personal fórmula de representación de la psicología humana, en la que el parecido físico se subordina a la captación de los sentimientos del modelo. Como él mismo confesaba en su diario, «a partir del rostro, del juego de expresiones y de gestos, trataba de intuir la verdad sobre una persona recreando con mi propio lenguaje pictórico lo que sobreviviría en el recuerdo».

Los retratos de Carl Leo Schmidt (1911) -de la Colección Carmen Thyssen-Bornemisza- y el de Max Schmidt (1914) -perteneciente a la colección permanente del Museo Thyssen-Bornemisza-, son dos de las tres partes en que fue recortado elTriple retrato de los hermanos Schmidt en los años 1950 (el retrato del tercero de los hermanos, Hugo, se da por desaparecido). Ejecutados con una técnica muy fluida, de trazos violentos y colores muy restringidos, estas obras pertenecen al conjunto de retratos psicológicos que Kokoschka pintó entre 1909 y 1914, que constituyen una de las más importantes aportaciones al retrato moderno.

Los hermanos Schmidt eran propietarios de la casa de decoración Friedrich Otto Schmidt, fundada en Viena en 1854, y que todavía existe en la actualidad. El arquitecto vienés Adolf Loos, el principal mentor de Kokoschka en sus comienzos artísticos, colaboraba en ocasiones como asesor y diseñador de esta firma, y, como apunta Peter Vergo, fue él quien consiguió este encargo para Kokoschka, en 1911. Según se lee en las inscripciones de la parte inferior, el cuadro original fue ejecutado en dos fases diferentes y cada uno de los tres personajes fueron pintados por separado. Los abocetados retratos de Carl Leo (derecha) y Hugo (izquierda), fechados en 1911, se realizaron el mismo día, por la mañana y por la tarde, según testimonian las palabras situadas debajo de los retratados: «Vormittag» (mañana) y «Nachmittag» (tarde), pero, por algún motivo desconocido, fueron abandonados sin terminar. El retrato de Max, la parte central del cuadro y el único que está terminado, fue pintado tres años más tarde, el 20 de marzo de 1914, tal y como reza la inscripción bajo el personaje. 

Carl Leo Schmidt, el más joven de los tres hermanos, nacido en Viena el 20 de enero de 1867, y director de la empresa familiar y más tarde el dueño de la misma, tras la muerte de Max en 1935, fue el primero que posó para Kokoschka. Se trata de la imagen más abocetada de los tres y en ella se percibe una clara evolución del estilo pictórico de Kokoschka con respecto a los retratos de los años anteriores. Las pinceladas se hacen más gruesas y fluidas y las figuras adquieren un aspecto más dinámico. El pintor retrata al pequeño de los Schmidt de frente, con la cabeza un poco ladeada hacia su derecha para dirigir su mirada hacia su hermano Max y con su mano izquierda, apenas esbozada con unos cuantos trazos, levantada en un rápido gesto. Desgraciadamente, a causa de la mutilación del cuadro en tres partes, el diálogo de gestos que el artista introdujo entre los tres personajes y la variación de lenguajes estilísticos empleado en cada uno de ellos para diferenciar las diferentes personalidades de los hermanos, se han perdido para siempre.

Paloma Alarcó