Caballos de carreras en un paisaje

Edgar Degas

Caballos de carreras en un paisaje

Degas, Edgar

París, 1834 - 1917

Caballos de carreras en un paisaje, 1894

© Colección Carmen Thyssen-Bornemisza

Firmado y fechado en el ángulo inferior izquierdo: ''Degas/94''.
Colección Carmen Thyssen-Bornemisza en préstamo en el Museo Thyssen-Bornemisza.

Pastel sobre papel

47,9 x 62,9 cm

CTB.1981.11

Historia de la obra

  • Durand-Ruel, París, 18 de agosto de 1894. Adquirido del artista por 5.000 francos (n. 3116)

  • Durand-Ruel, Nueva York, 27 de febrero de 1895. Comprado a Durand-Ruel, París, por 12.000 francos

  • Sr. y Sra. de H. O. Havemeyer, Nueva York, 30 de marzo de 1895. Comprado a Durand-Ruel, Nueva York (hasta 1907)

  • Sra. de H. O. Havemeyer, Nueva York, 1907-1929

  • Su hija, Electra Havemeyer Webb, Nueva York, 1929-1960

  • Su hija, Electra Webb Bostwick, Nueva York, desde 1960

  • Andrew Crispo Gallery, Nueva York, 1981

  • Thyssen-Bornemisza Collection, Lugano, 1981

  • Colección Carmen Thyssen-Bornemisza en préstamo en el Museo Thyssen-Bornemisza, Madrid

1922

Exposición, Nueva York, The Groller Club, n. 72

1936

Degas 1834-1917, Filadelfia (PA), The Pennsylvania Museum of Art, n. 53

1960

Degas, Nueva York, Wildenstein Gallery, n. 62

1984

Edgar Degas. Pastelle. Oelskizzen, Zeichnungen, Tubinga, Kunsthalle Tübingen; Berlín, Nationalgalerie, n. 192, pp. 72, 390

1984

Modern Masters from the Thyssen-Bornemisza Collection, Tokio, National Museum of Modern Art; Kumamoto, Kumamoto Prefectural Museum of Art, n. 10, p. 135, lám. p. 26

1984

Modern Masters from the Thyssen-Bornemisza Collection, Londres, Royal Academy of Arts, n. 10

1985

Maestri dell'arte moderna nella Collezione Thyssen-Bornemisza, Florencia, Palazzo Pitti, n. 10, p. 139, lám. p. 28

1985 - 1986

Maîtres Modernes de la Collection Thyssen-Bornemisza, París, Musée d'Art Moderne de la Ville de Paris, n. 10, p. 147, lám. p. 36

1986

Maestros modernos de la Colección Thyssen-Bornemisza, Madrid, Salas Pablo Ruiz Picasso, Biblioteca Nacional, Ministerio de Cultura; Barcelona, Palau de la Virreina, n. 10, p. 150, lám. p. 32

1988 - 1989

Degas, París, Galeries Nationales du Grand Palais; Ottawa, Musée des Beaux-Arts; Nueva York (NY), The Metropolitan Museum of Art, n. 306, pp. 511-512, lám.

1990

Impressionismo e Postimpressionismo. Collezione Thyssen-Bornemisza / Impressionismus und Postimpressionismus. Sammlung Thyssen-Bornemisza, Lugano, Villa Favorita, n. 9, p. 32, lám. p. 33

1993

Splendid Legacy: The Havemeyer Collection, Nueva York, The Metropolitan Museum of Art, n. 255, pp. 337-338, lám. 46, p. 43

1998

Degas at the Races, Washington (DC), National Gallery of Art, n. 98, p. 150

1999

Do impresionismo ó fauvismo: A pintura do cambio de século en París. Colección Carmen Thyssen-Bornemisza, Santiago de Compostela, Centro Galego de Arte Contemporánea, n. 5, p. 38, lám. p. 39

1999 - 2000

Del impresionismo a la vanguardia en la Colección Carmen Thyssen-Bornemisza, Barcelona, Centre Cultural Caixa Catalunya, p. 40, lám. p. 41

2001 - 2002

Forma. El ideal clásico en el arte moderno, Madrid, Museo Thyssen-Bornemisza, n. 19, p. 204, lám. p. 71

2003

Degas e gli italiani a Parigi, Ferrara, Palazzo dei Diamanti, n. 60, p. 320

2014 - 2015

Degas. Klassik und Experiment, Karlsruhe, Staatliche Kunsthalle, n. 100, pp. 224-225, lám. p. 224

2016 - 2017

Degas: A New Vision. The Museum of Fine Arts, Houston. 16 de Octubre 2016-8 Enero de 2017. p. 184.

  • -Grappe, G.: »Degas». En L’Art et le Beau. 1911, vol. 1, n. 3 , p. 36, lám.

  • -Meier-Graefe, Julius: Degas: ein Beitrag zur Entwicklungsgeschichte der modernen Malerei. Múnich, Piper, 1920 , lám. 91.

  • -Alexander, A.: »La Collection Havemeyer». En La Renaissance. Octubre 1929, vol. 12 , p. 484, lám.

  • -H. O. Havemeyer Collection. Portland (ME), 1931, p. 378, lám.

  • -Lemoisne, P. A.: Degas et son oeuvre. París, P. Brame et C. M. de Hauke, 1946 , vol. 3, n. 1145, p. 664, lám. p. 665.

  • -Cabanne, Pierre: Edgar Degas. París, Pierre Tisné, [1957] , pp. 30, 116, lám. 106.

  • -Serullaz, M.: Les Peintres Impressionnistes. París, 1959, p. 109, lám.

  • -Havemeyer, L.: Sixteen to Sixty: Memoirs of a Collector. Nueva York, 1961, p. 257.

  • -Russoli, Franco, y Minervino, Fiorella: L’Opera completa di Degas. Milán, Rizzoli, 1970 , n. 1164, lám.

  • -Terrasse, Antoine: Edgar Degas. Frankfurt, Ullstein, 1981 , n. 590, lám.

  • -Busch, G.: »Ballett und Galopp im Zeichentrick». En Welt am Sonntag. 8 abril 1984 , lám.

  • -Adriani, Götz: Degas. Pastelle, Ölskizzen, Zeichnungen. [Cat. exp. Tubinga, Kunsthalle Tübingen – Berlín, Nationalgalerie]. Colonia, DuMont, 1984. [Ed. ing.: Nueva York, Abbeville Press, 1985] , n. 192, p. 390, lám. p. 72.

  • -Degas. Le modelé et l’espace. París, Centre Culturel du Marais, 1984-85, p. 126, lám. 108 p. 127.

  • -Sutton, Denys: Degas. Vie et oeuvre. Friburgo, Office du Livre, 1986 , n. 132, p. 148, lám. p. 152.

  • -Weitzenhoffer, F.: The Havemeyers: Impressionism Comes to America. Nueva York, 1986, p. 102, lám. 53.

  • -Degas. Galeries Nationales du Grand Palais, Paris 9 février-16 mai 1988. Musée des Beaux-Arts du Canada, Ottawa 16 juin-28 août 1988. Metropolitan Museum of Art, New York 27 septembre 1988-8 janvier 1989. Boggs, Jean Sutherland … [et al.]. [Cat. exp. París, Galeries Nationales du Grand Palais; Ottawa, Musée des Beaux-Arts; Nueva York, The Metropolitan Museum of Art ]. París, Réunion des Musées Nationaux, 1988 , n. 306, pp. 488, 511-512, lám. [Ficha de Jean Sutherland Boggs]

  • -Whitfield, Sarah: Impressionismo e Postimpressionismo. Collezione Thyssen-Bornemisza. [Cat. exp. Lugano, Villa Favorita]. Lugano, Fondazione Thyssen-Bornemisza – Milán, Electa, 1990. [Ed. al. e ing.] , p. 32, lám. p. 33 [Ficha de Sarah Whitfield]

  • -Schneiders, T.: Edgar Degas. Kirchdorf, 1990, p. 111, lám. p. 33.

  • -Boggs, Jean Sutherland y Maheux, A.: Degas Pastels. Nueva York, 1992 , n. 47, pp. 132-233, lám.

  • -Kendall, Richard: Degas landscapes. [Cat. exp.]. New Haven, Yale University Press in association with the Metropolitan Museum of Art, New York and the Museum of Fine Arts, Houston,1993, n. 207, pp. 235 (lám.), 236 y 239 (detalle).

  • -Splendid Legacy: The Havemeyer Collection. Alice Cooney Frelinghuysen … (et al.) [Cat. exp.]. Nueva York, The Metropolitan Museum of Art, 1993 , n. A255, pp. 43 (lám.) 217, 337-338.

  • -Tinterow, Gary: «The Havemeyer Pictures». En Nueva York 1993, pp. 3-53, n. A255, p. 47, fig. 46 p. 43.

  • -Boggs, Jean Sutherland … [et al.]: Degas at the Races. [Cat. exp.]. Washington (DC), National Gallery of Art – New Haven, Yale University Press, 1998 , n. 98, pp. 159 (lám.), 160, 258-259.

  • -Do Impresionismo ó Fauvismo: a pintura do cambio de século en París. Colección Carmen Thyssen-Bornemisza. Llorens Serra, Tomàs (ed.). [Cat. exp.].Santiago de Compostela, Centro Galego de Arte Contemporánea, 1999, p. 38, lám. p. 39 [Ficha de Rondald Pickvance]

  • -Llorens, Tomás: «El ideal clásico en el arte moderno». En Madrid 2001-2002. pp. 32-201, cit. p. 68, n. 19, lám. p. 71.

  • -Llorens, Tomàs: Forma: el ideal clásico en el arte moderno. [Cat. exp., 2001-2002]. Madrid, Museo Thyssen-Bornemisza, 2001.

  • -Dumas, Ann (ed.): Degas e gli italiani a Parigi. [Cat. exp. Ferrara, Palazzo dei Diamanti]. Ferrara, Ferrara Arte, 2003 , p. 320, lám. p. 321 [Ficha de Francesca Castellani].

  • -Colección Carmen Thyssen-Bornemisza. Arnaldo, Javier (ed.). 2 vols. Madrid, Fundación Colección Thyssen-Bornemisza, 2004, vol. 2, p. 24, lám. p. 25 [Ficha de Richard R. Brettell].

  • -Dumas, Ann: «Degas, the secret landscapist». En Columbus/Copenhague 2006-2007, pp. 9-31, cit. p. 26, fig. 31 p. 29.

  • -Dumas, Ann … [et al]: Edgar Degas: The Last Landscapes. [Cat. exp. Columbus, Columbus Museum of Art; Copenhague, Ny Carlsberg Glyptotek]. Londres-New York, Merrell, 2006.

  • -Kinsman, Jane: «The races». En Camberra 2008-2009, pp. 59-63, fig. p. 62.

  • -Kinsman, Jane [et al.]: Degas: The Uncontested Master. [Cat. exp.]. Camberra, National Gallery of Australia, 2008.

  • -Borobia, Mar y Alarcó, Paloma (eds.): Museo Thyssen-Bornemisza. Obras escogidas. Madrid, Fundación Colección Thyssen-Bornemisza, 2011, p. 186, lám. p. 187.

  • -Prat, Louis-Antoine: Le Dessin français au XIXe siècle. París, Somogy éditions d’art, 2011, n. 1290, pp. 536 (lám.), 537 y 655.

  • -Alarcó, P. y Borobia, M. (eds.): Guía de la colección. Museo Thyssen-Bornemisza. Madrid, Museo Thyssen-Bornemisza, 2012, p. 260, lám. p. 261.

  • -Eiling, Alexander [ed.]: Degas. Klassik und Experiment. [Cat. exp., Karlsruhe, Staatliche Kunsthalle]. Múnich, Hirmer, 2014, pp. 224-225, lám. p. 224 [ficha de Alexander Eiling]

  • -Degas: A New Vision. The Museum of Fine Arts, Houston, MFA, 2016, p. 184. (Cat. Exp.).

  • -El Thyssen en el plato. La colección interpretada por 25 grandes chefs. Museo Nacional Thyssen-Bornemisza, Madrid, 2018. p. 102 (detalle), 103 y 119.

Informe del experto

Al igual que su colega Renoir, Edgar Degas no se oponía totalmente a firmar las obras que pintaba pero, también como él, en raras ocasiones las fechaba. Esta decisión exime a comentadores y críticos de la tarea de proponer secuencias de obras que puedan «ordenar» su proceso creador. Cierto es que una buena proporción de la bibliografía que la generación pasada dedicó a Degas se detuvo a analizar su método de trabajo y, al leer a muchos de aquellos sofisticados autores, se tiene la impresión de estar leyendo un prolijo libro de cocina o un manual de bricolaje. Este desequilibrio se justifica en cierta medida por el hecho de que al propio artista le preocuparan muy poco las cuestiones técnicas: inventó un modus operandi para su creación artística que se cuenta entre los más complejos y originales de toda la historia del arte occidental. Sin embargo, con ello se crea una situación en la que la obra de Degas se concibe en términos de secuencias y series y no de cuadros separados, individuales, con su propia identidad.

Esta obra maestra al pastel es sin duda uno de ellos. Ya se ha comentado su firma y fecha evidentes, que indican un desacostumbrado nivel de terminación. No cabe duda de que estamos ante un hecho intencional pues, a mediados de la década de 1890, Degas estaba formando activamente su propia colección y se encontraba, por lo tanto, siempre necesitado de dinero para adquirir obras de otros artistas, desde El Greco hasta Gauguin. En cuanto el pintor concluyó este pastel, se lo compró su marchante Durand-Ruel que inmediatamente se lo vendió a la gran coleccionista norteamericana de Degas, Louisine Havemeyer, que había constituido una de las más importantes colecciones de este pintor que jamás ha existido. Este hermoso pastel, un paisaje con tema de carreras de caballos, resultaría muy lucido en el estudio o en la sala de fumar de un opulento caballero, coleccionista de obras de arte, cual fue Horace Havemeyer. Y casi con toda seguridad allí es a donde fue a parar.

Jean Sutherland Boogs comentó muy agudamente esta obra en el monumental catálogo sobre Degas elaborado por la Réunion des Musées Nationaux, la National Gallery de Canadá y el Metropolitan Museum en 1988-1989. Observaba que Degas lo había ejecutado cuando contaba sesenta años de edad y que tenía su antecedente en otro pastel firmado y fechado, pintado exactamente diez años antes, cuando el artista tenía cincuenta años. Por ello posee una calidad elegíaca, pues se trata más de un recuerdo de una escena observada del natural. Boggs señalaba el hecho de que la finura y el misterio del paisaje en el que se sitúa la escena deriva en gran medida del gran grupo de monotipos de paisajes en color que Degas había expuesto el año anterior en las galerías Durand-Ruel. No tenemos más remedio que preguntarnos si estos caballos participan en una carrera, dónde se encuentran los espectadores y por qué están los jinetes ataviados tan apropiadamente si nadie los ve. Cuando nos planteamos estas preguntas nos damos cuenta de lo que nos hemos alejado de la tradición de la pintura de carrera al aire libre que se inventó en Inglaterra a finales del siglo XVIII y que, en la década de 1820, adoptaron en Francia Delacroix y Bonington. En esos cuadros, contemplamos carreras reales con espectadores reales, situados en paisajes que tienen un escaso carácter positivo en sí. En este caso, Degas, presa de la melancolía al cumplir los sesenta años, sitúa a los caballos en un paisaje montañoso vasto y yermo, teñido de rosa por la luz del sol al amanecer o al anochecer. Por debajo de ellos se ve un sombrío valle boscoso. Acaso algunos penetrarán en él y desaparecerán.

Resulta igualmente interesante destacar la brillante gama cromática que Degas utiliza cual especias de un exótico estofado visual. Aunque por aquellas fechas ya era un destacado colorista, hacía poco que había aprendido las lecciones dramáticas y del nuevo cromatismo de las obras tahitianas de Paul Gauguin, una de las cuales al menos –La luna y la tierra (Nueva York, Museum of Modern Art)- había adquirido en noviembre de 1893. No cabe duda de que era un coleccionista insigne, capaz de comprar obras tanto de Gauguin como de El Greco, Ingres o Delacroix.

Richard R. Brettell