Semana Santa, 1891

Joseph Saint-Germier

Saint-Germier, Joseph

Toulouse,1860 - Toulouse, 1925

Seman Santa, 1891

© Colección Carmen Thyssen-Bornemisza

Firmado y fechado en el ángulo inferior izquierdo: "J. Saint-Germier. Seville , 1891"
Colección Carmen Thyssen-Bornemisza

Óleo sobre lienzo

84 x 109 cm

CTB.1999.88

Historia de la obra

  • Castellana Subhastes Barcelona. Venta Subasta de Inauguración pintura. Subasta Nº1, Lote 35, 25 de Mayo de 1999.

  • Colección Carmen Thyssen-Bornemisza.

2013

Fe y Fervor en la Colección Carmen Thyssen. Museo Carmen Thyssen Málaga. 22 de marzo-30 de junio 2013.

  • Fe y Fervor en la Colección Carmen Thyssen. Museo Carmen Thyssen Málaga. 22 de marzo-30 de junio 2013. P. 52-55 (Ficha María Luisa García Serrano)

Informe del experto

En la obra Semana Santa el pintor Joseph Saint-Germier nos muestra la imagen de la festividad religiosa popular de Andalucía. Representa el paso de una procesión en Sevilla por una calle de la ciudad durante la festividad de la Semana Santa. Se trata de la Cofradía de la Soledad de San Lorenzo (1) que hace la estación a la catedral con el paso del Cortejo del Señor portando al Cristo Crucificado en la procesión de la tarde de Viernes Santo.  Los nazarenos visten el hábito característico de la orden formado por una túnica blanca de cola y sobre ésta el capuz de color negro, que se alarga hasta los pies, bordado con el emblema de la cofradía, la cruz de Letrán, en color blanco.

La composición está formada en primer término por desfile de la procesión con  el cortejo penitencial. En la parte izquierda de la composición se representa al nazareno con la Cruz de Guía, que encabeza la marcha. En el centro otro nazareno porta la Bandera de Paso de color blanco con la insignia de la cofradía en color negro. Inmediatamente delante del paso, distribuyéndose en dos filas se sitúan los llamados nazarenos ceriferarios, que portan grandes cirios encendidos. En último término se sitúa el paso del Crucificado rodeado de faroles y velas. A ambos lados de la travesía la gente se congrega para ver la procesión a pie de calle, desde el palquillo, así como en los balcones y ventanas de las casas colindantes.

Estilísticamente los contornos de los personajes se difuminan, perdiendo nitidez según se van alejando en el gentío de la procesión y fundiéndose con el entorno, en una especie de atmosfera mística. Las figuras de los espectadores de la calle, al igual que los de los balcones, apenas son un leve esbozo sin rostro.  De entre los asistentes podemos distinguir, únicamente en los que se encuentran en primer plano, que las mujeres van ataviadas con la clásica vestimenta andaluza con mantón y abanico.

Joseph Saint-Germier en su viaje a España sintió una enorme atracción por Andalucía y el costumbrismo andaluz, que se convirtió en la temática protagonista de sus obras durante este período español. Andalucía sería un referente habitual en el arte decimonónico, especialmente por la imagen romántica que se difundió de la región.

La temática de las fiestas urbanas, en concreto las festividades religiosas de Sevilla y Granada gozaron de especial predilección por parte de artistas nacionales y extranjeros a lo largo del siglo XIX. A partir de la década de 1840 fueron frecuentes las representaciones de la Semana Santa sevillana, vinculadas además a artistas extranjeros, impulsado en gran parte por el establecimiento en la ciudad de los Duques de Montpensier. La estancia de  los duques contribuyó además a fomentar la ostentación y la magnificencia de las festividades religiosas de Sevilla, que se convertirían en un fenómeno de gran atracción turística. La Semana Santa sería retratada por otros muchos artistas de la época, como el pintor francés Alfred Dehodencq que ejecutaría para los de Montpensier su obra Una cofradía pasando por la calle Génova, Sevilla (1851), actualmente propiedad de la Colección Carmen Thyssen (Museo Carmen Thyssen Málaga). De nuevo el tema de la Semana Santa sería el protagonista en las obras de otros pintores extranjeros que visitarían Andalucía como los belgas Nicaise de Keyser con Procesión de Viernes Santo en Sevilla (Museo de Amberes), Constantin Meunier con La procesión Viernes Santo (1882) y Charles Hermans con dos obras de  procesiones de la ciudad, ambas conservadas actualmente en el Museo Real de Bellas Artes de Bélgica, Bruselas .

Evidentemente los pintores nacionales también cultivaron el género de la fiesta religiosa en Andalucía. Manuel Cabral y Aguado Bejarano ejecutó varias obras tanto de la festividad de Semana Santa como de la del Corpus Christi, el ejemplo más destacado es la Procesión de Viernes Santo en Sevilla de 1862 (Sevilla, Reales Alcázares) o Procesión del Corpus, en Sevilla de1857 (Museo Nacional del Prado). La imagen religiosa de la ciudad y su ideal romántico perdurará en el siglo posterior, y pintores como el americano William Samuel Horton, Gonzalo Bilbao o el propio  Joaquín Sorolla seguirán representado esta visión de España.

 

María Luisa García Serrano

——————————————

(1) Cofradía de Nuestra Señora de La Soledad. Parroquia de San Lorenzo. Sevilla: esta Hermandad fue erigida a mediados del siglo XVI. La cofradía procesionaba en último lugar la tarde de Viernes Santo, con los pasos del Crucificado y de la Virgen, según el programa de procesiones de la Semana Santa de Sevilla de 1891. La vestimenta de nazareno de la cofradía de La Soledad de San Lorenzo es similar a la de la Cofradía de Monte-Sión  de Sevilla e idéntica a la de la Cofradía del Santo Entierro de Arjona (Jaén), que tras su fundación decidió adoptar la misma vestimenta que la sevillana de la Soledad de San Lorenzo. ALMELA VINET, F.: Historia de la Semana Santa en Sevilla y descripción de las Cofradías que hacen estación durante la misma a la Santa Iglesia Catedral (1899). Sevilla, Colección Cruz de guía, Ed. Espuela de Plata, 2003.