Puerto de Barcelona, 1889

Eliseu Meifrèn i Roig

Meifrèn i Roig, Eliseu

1858, Barcelona - 1940, Barcelona

Puerto de Barcelona, 1889

© Colección Carmen Thyssen-Bornemisza

Firmado y fechado en el ángulo inferior derecho: "MEIFREN 1889"
Colección Carmen Thyssen-Bornemisza

Óleo sobre lienzo

150 x 300 cm

CTB.1996.45

Historia de la obra

2017 - 2018

Escenarios. De Monet a Estes. De Trouville a Nueva York. Colección Carmen Thyssen-Bornemisza. Museu Carmen Thyssen Andorra.16 de marzo 2017-14 de enero 2018. p. 34-35.

  • -Escenarios. De Monet a Estes. De Trouville a Nueva York. Colección Carmen Thyssen-Bornemisza. Museu Carmen Thyssen Andorra, 2017,  p. 34-35. (Cat. exp.) [Ficha de Francesc Fontbona]

Informe del experto

El Puerto de Barcelona es una de las obras más ambiciosas de Meifrèn. La expuso por primera vez en 1889, en su primera exposición individual en la Sala Parés de Barcelona. Dicha exposición, exclusivamente de marinas, la componían alrededor de sesenta piezas de todos los formatos, desde pequeños cuadritos hasta pinturas de grandes dimensiones. Meifrèn presentaría de nuevo este cuadro en la Exposition Universelle de París de 1889.

El Puerto de Barcelona pertenece al período de la carrera de Meifrèn que se caracteriza por un Realismo minucioso, distante todavía del lmpresionismo final que más adelante iba a adoptar hasta el término de su carrera. Este cuadro -de notable formato horizontal, frecuente en la pintura italiana- es muy próximo al titulado Vista de Venecia, también en la Colección Carmen Thyssen-Bornemisza.

Con ocasión de la citada exposición individual de  marzo de 1889, el crítico de arte Frederic Rahola, al señalar la riqueza y la facilidad mostrada por el autor de las obras, lamentó el hecho de que tales «marinas» parecieran haber sido pintadas en el estudio, en lugar de al aire libre. Por supuesto, este gran cuadro de Meifrèn representa una vista de Barcelona que carece de cualquier detalle distintivo de la ciudad. Según Rahola, el lugar de un pintor de marinas está en la playa y no en ninguna otra parte.

El cuadro más importante que presentaría Meifrèn en su siguiente exposición en Barcelona, en noviembre de 1890, fue un autorretrato a bordo de una pequeña embarcación irónicamente llamada «Mi estudio»; era su respuesta a los críticos que dudaban de su presencia física en las costas desde las que pintó sus marinas.

Francesc Fontbona