People’s Flowers

Richard Estes

People's Flowers

Estes, Richard

Kewanee, 1932

© Colección Carmen Thyssen-Bornemisza

Firmado en el lateral de la furgoneta roja de la izquierda: "RICHARD ESTES".
Colección Carmen Thyssen-Bornemisza en préstamo en el Museo Thyssen-Bornemisza.

Óleo sobre lienzo

153 x 101,2 cm

CTB.1975.24

Historia de la obra

  • Allan Stone Gallery, Nueva York

  • Colección particular / Private collection

  • Andrew Crispo Gallery, Nueva York

  • Thyssen-Bornemisza Collection, Lugano, 1975

  • Colección Carmen Thyssen-Bornemisza en préstamo en el Museo Thyssen-Bornemisza, Madrid

1971

Richard Estes, Nueva York, Allan Stone Gallery

1972

Documenta V, Kassel, Neue Galerie Schöne Aussicht, Museum Fredericianum, n. 15

1974

20th Century American Painting, Nueva York, Andrew Crispo Gallery

1974

Three Realists: Close, Estes, Raffael, Worcester (MA), Worcester Art Museum

1978 - 1979

Richard Estes: The Urban Landscape, Boston (MA), Museum of Fine Arts; Toledo (OH), Toledo Museum of Art; Kansas City (MO), The Nelson-Atkins Museum of Art; Washington (DC), Hirshhorn Museum and Sculpture Garden, n. 5

1979

Summer Loans, Nueva York, The Metropolitan Museum of Art

1991

Two Hundred Years of American Paintings from the Thyssen-Bornemisza Collection, Kobe, Hyogo Prefectural Museum of Art; Nagoya, Nagoya City Art Museum; Tokio, Bunkamura Museum of Art; Hiroshima, City Museum of Contemporary Art, n. 65, p. 171

2003

Iperrealisti, Roma, Chiostro del Bramante, p. 109

2007

Richard Estes, Reggio Emilia, Palazzo Magnani; Madrid, Museo Thyssen-Bornemisza, p. 133, lám. y cubierta

2015

Barcelona, París, New York, D´Urgell a O´Keeffe. Col.lecció Carmen Thyssen. Espai Carmen Thyssen, Sant Feliu de Guixols, 2015.

  • Meisel, Louis: Photorealism. Nueva York, Harry N. Abrams, 1981 , lám. 448, p. 220

  • Meisel, Louis: Richard Estes. The Complete Paintings. 1966-1985. Nueva York, Harry N. Abrams Inc., 1986, lám. 112, p. 90, lám.

  • Levin, Gail: The Thyssen-Bornemisza Collection. Twentieth-century American Painting. Londres, Sotheby’s Publications, 1987, n. 124, pp. 374-375, lám.

  • Colección Carmen Thyssen-Bornemisza. Arnaldo, Javier (ed.). 2 vols. Madrid, Fundación Colección Thyssen-Bornemisza, 2004, vol. 2, p. 452, lám. p. 453 [ – Ficha de Louis K. Meisel]

  • Barcelona, París, New York, D´Urgell a O´Keeffe. Col.lecció Carmen Thyssen. Espai Carmen Thyssen, Sant Feliu de Guixols, 2015, pp. 136.

Informe del experto

Richard Estes se describe a sí mismo como un pintor realista, aunque más a menudo se le suele definir como un fotorrealista. De hecho, es uno de los fundadores del movimiento fotorrealista, que surgió en Estados Unidos a finales de la década de 1960. Sus cuadros, al menos en reproducción, pueden recordarnos la fotografía y Estes siempre ha utilizado la cámara para recoger y grabar la información a partir de la cual pinta, pero nunca ha pretendido reproducir el aspecto de la fotografía. A diferencia de muchos fotorrealistas, a Estes no le interesa crear composiciones en las que se detecte cómo ha recogido información la cámara. Evita pintar zonas con enfoques o desenfoques fotográficos. La fotografía le permite captar un momento y todas sus complejidades, y el resultado es una representación enormemente compleja de la luz refractada.Sin embargo, como la fotografía está limitada por la mecánica de la exposición, la distancia focal y una sola lente fija, Estes lo compensa pintando a partir de un montaje a base de varias fotografías, tomadas por él mismo in situ. Lo que los cuadros de Estes comparten con la fotografía es la autenticidad. Al igual que nos sucede con la fotografía, consideramos que los cuadros de Estes son una representación fidedigna de la realidad. Pero al examinarlos de cerca, comprobamos que el medio que utiliza el artista para representar el mundo es muy distinto del de la fotografía. Así por ejemplo, Estes introduce huellas direccionales para revelar la forma, a diferencia de la lisura homogénea de la fotografía, y lleva a cabo sustanciales alteraciones a la hora de construir el espacio ficticio. La verdad en un cuadro de Estes es muy distinta de la verdad de la fotografía. En último término, su realidad estriba, no en la realidad de nuestro mundo, sino en la del mundo creado por el artista individual. En tanto que pintor realista, Estes utiliza las particularidades del mundo que le rodea para ampliar y desarrollar su propia visión artística; y al hacer esto, se alinea en una larga tradición de pintores como Vermeer, Bellotto, Eakins, Hopper y Sheeler, por los que siente admiración.

People’s Flowers es una obra temprana, fundamental, bien conocida y una de las composiciones mejores y más importantes de Richard Estes. Su claridad, su color, su tema y su composición revelan que Estes es un pintor absolutamente maduro y desarrollado, a la cabeza del movimiento fotorrealista en un momento en el que casi todos los demás artistas se esforzaban todavía en perfeccionar sus planteamientos y estilos.

En primer lugar, conviene señalar que sólo hay cinco cuadros importantes de Estes en formato vertical (de más de 125 centímetros de alto). El artista no solía utilizar este formato. Sin embargo, la composición resulta innovadora e impecable. Los rectángulos concéntricos de los edificios y del marco del escaparate dirigen la mirada del espectador hacia el centro de atención, el rótulo de neón «People’s Flowers». También la fila de camiones y las plantas que están en la calle señalan hacia el nombre de la tienda, al igual que lo hace el cielo que se refleja en el cristal. Asimismo la imagen reflejada del cartel, más estrecho hacia abajo, y el toldo con el nombre de la tienda dirigen la mirada hacia el centro de la composición. La claridad del reflejo y el contraste entre el color primario de los ladrillos rojos en la parte superior y el color secundario del verde en la inferior producen unos sorprendentes efectos visuales. Los artistas están continuamente tratando de conseguir esta especie de imaginería tan llamativa. Sin embargo, la misión del artista fotorrealista es precisamente descubrir y reconocer esta visión en el mundo que le rodea, captarla con la cámara y volverla a crear con pincel y pintura.

El espectador que contemple este cuadro puede comprender y comprenderá cómo hay que «ver» y «mirar» y percibirá el mundo que le rodea de modo diferente.

Louis K. Meisel