Parasol, 1947

María Girona i Benet

Girona i Benet, María

1923, Barcelona - 2015, Barcelona

Parasol, 1947

© Colección Carmen Thyssen-Bornemisza

Colección Carmen Thyssen-Bornemisza

Óleo sobre cartón

76 x 78 cm

CTB.2015.36

Historia de la obra

  • Subastas Segre, Madrid, 19 de mayo de 2015, lote 251.

  • Colección Carmen Thyssen-Bornemisza.

2017

Un món ideal: De Van Gogh a Gauguin i Vasarely. Col.lecció Carmen Thyssen. Espai Carmen Thyssen, Sant Feliu de Guíxols. p. 106, 107, 157, 158 y 179.

  • -Un món ideal: De Van Gogh a Gauguin i Vasarely. Col.lecció Carmen Thyssen. Espai Carmen Thyssen, Sant Feliu de Guíxols, 2017. p. 106, 107, 157, 158 y 179. [ Ficha de Pilar Giró]. (Cat. Exp.)

Informe del experto

María Girona se inició en la pintura de la mano de su tío Rafael Benet. Los preceptos del novecentismo formaron su cultura y en la vertiente pictórica siempre se ha mantenido fiel a sus orígenes. Una fidelidad que, como explica J.F. Yvars “nada tiene que ver con el conservadorismo: la tradición novecentista aprendida del entorno familiar y del cezannismo tardío de Sunyer han confirmado en la pintora una percepción del mundo sensible de un clasicismo que, ahora sí, ha quedado atemperado por la didáctica visual de las escuelas de diseño”.

La obra Parasol demuestra que María Girona ya tenía claras, desde el principio, sus líneas estéticas y sus objetivos en la pintura. Esta obra contiene toda la frescura y la fuerza de una trayectoria artística que apenas empieza y que ya demuestra todas las grandes cualidades que desarrollará.

Desde la figuración afronta la simplificación de las imágenes, tomando la fuerza del fauvismo de Matisse, la economía gestual de Miró y la estructura compositiva de Cézanne, para darnos a través de la pintura que nos ocupa su visión del mundo. Con una fuerte presencia femenina en primero plano, delicada y firme; una especie de transformación y modernización del espíritu de la «Ben Plantada» de Eugeni d’Ors. Una mujer que se sabe en la nueva Arcadia. Los juguetes dispuestos encima de la arena evocan el testimonio de velar por la educación de las nuevas generaciones, una preocupación que en un futuro se verá plasmada en su participación en la fundación de la escuela EINA.

A partir de 1946 María Girona empezó a exponer con el grupo “Els Vuit”, formado también por el poeta Jordi Sarsanedas, el escultor Miquel Gusils, el músico Joan Comellas y los pintores Joan Palà, Ricardo Lorenzo, Vicenc Rossell y, quien unos años más tarde acabaría siendo su marido, Albert Ràfols-Casamada.

Parasol, pintada en 1947, es una obra que ya apunta hacia una artista que en la pintura buscará la depuración de un lenguaje expresivo esencial y la construcción de un mundo de belleza formal con la mínima ostentación técnica. Con su lenguaje plástico romperá estereotipos.

Pilar Giró