Paisaje nocturno, c. 1890

Eliseu Meifrèn i Roig

Meifrèn i Roig, Eliseu

1858, Barcelona - 1940, Barcelona

Paisaje nocturno, c. 1890

© Colección Carmen Thyssen-Bornemisza

Firmado en el ángulo inferior derecho: ''E. Meifren''
Colección Carmen Thyssen-Bornemisza

Óleo sobre lienzo

60,5 x 80,5 cm

CTB.2000.33

Historia de la obra

  • Ansorena, Barcelona, 29-31 de mayo de 2000. lote 163.

  • Colección Carmen Thyssen-Bornemisza.

1891

Exposition Universelle, París, Salon de París.

1906

Exposición Nacional de Bellas Artes, Madrid.

1910

Exposition Universelle, Bruselas.

2000 - 2001

Eliseo Meifrén i Roig. 1857-1940, Valencia, Museo del Siglo XIX, p. 133.

2004

Pintura catalá do Naturalismo ao Noucentisme. Colección Carmen Thyssen-Bornemisza, Santiago de Compostela, Fundación Caixa Galicia, n. 19, p. 76.

2004

Pintura catalana del Naturalismo al Noucentisme. Colección Carmen Thyssen-Bornemisza, Madrid, Museo Thyssen-Bornemisza, n. 20, p. 78, lám.

2005

El mar en la pintura espanyola. Col·lecció Carmen Thyssen-Bornemisza, Andorra, Sala d'Exposicions del Govern d'Andorra, p. 42, lám. p. 43.

2005

El mar en la pintura española. Colección Carmen Thyssen-Bornemisza, Valencia, Sala de Exposiciones del Edificio del Reloj, Puerto de Valencia, n. 12, p. 58, lám. p. 59

2005 - 2006

Luz de gas. La Noche y sus Fantasmas en la Pintura Española (1880-1930), Madrid, Fundación Cultural Mapfre Vida, p. 182, lám. p. 183.

2008 - 2009

Entre dos siglos. España 1900, Madrid, Fundación Mapfre, p. 142, lám. p. 143.

2010

Del Naturalismo al Noucentisme en la Colección Carmen Thyssen-Bornemisza, Los Arcos (Navarra), Casa de Cultura Carmen Thyssen-Bornemisza; Tudela (Navarra), Catel Ruiz, n. 8, p. 36, lám. p. 37.

2011

El Modernismo. De Sorolla a Picasso, 1880-1918, Lausana, Fondation de l'Hermitage, n. 21, p. 96, lám.

2011 - 2012

L'Espagne entre deux sigles, de Zuloaga à Picasso, París, Musée de l´Orangerie, n. 3, pp. 43, lám. pp. 42-43.

2012 - 2013

Rusiñol, Monet, Gauguin, Sunyer. El paisaje en la Colección Carmen Thyssen, Gerona, CaixaForum; Tarragona, CaixaForum; Lérida, CaixaForum, n. 12, p. 70, lám. p. 71.

2013 - 2014

Courbet, Van Gogh, Monet, Léger. Del paisaje naturalista a las vanguardias en la Colección Carmen Thyssen, Málaga, Museo Carmen Thyssen Málaga, n. 12, p. 74, lám. p. 75.

2015

Barcelona, París, New York. D'Urgell a O'Keeffe. Col·lecció Carmen Thyssen, Sant Feliu de Guíxols, Espai Carmen Thyssen, p. 28, lám. p. 29.

  • -Pintura Catalana del Naturalismo al Noucentisme. Colección Carmen Thyssen-Bornemisza. Llorens Serra, Tomàs (ed.). [Cat. exp. Museo Thyssen-Bornemisza]. Madrid, Fundación Colección Thyssen-Bornemisza, 2004, n. 20, p. 78. [Ficha de Imma Prieto].

  • -El mar en la pintura espanyola. Col·lecció Carmen Thyssen-Bornemisza, Andorra, Sala d’Exposicions del Govern d’Andorra, 2005, p. 42, lám. p. 43. Colección Carmen Thyssen-Bornemisza, Valencia, Sala de Exposiciones del Edificio del Reloj, Puerto de Valencia, 2005,  n. 12, p. 58, lám. p. 59.

  • -Del Naturalismo al Noucentisme en la Colección Carmen Thyssen-Bornemisza, Los Arcos (Navarra), Casa de Cultura Carmen Thyssen-Bornemisza; Tudela (Navarra), Catel Ruiz, 2010,  n. 8, p. 36, lám. p. 37

  • -Rusiñol, Monet, Gauguin, Sunyer. El paisaje en la Colección Carmen Thyssen, Gerona, CaixaForum; Tarragona, CaixaForum; Lérida, CaixaForum, 2012, n. 12, p. 70, lám. p. 71.

  • -Courbet, Van Gogh, Monet, Léger. Del paisaje naturalista a las vanguardias en la Colección Carmen Thyssen, Málaga, Museo Carmen Thyssen Málaga, 2013, n. 12, p. 74, lám. p. 75.

  • -Barcelona, París, New York. D’Urgell a O’Keeffe. Col·lecció Carmen Thyssen, Sant Feliu de Guíxols, Espai Carmen Thyssen, 2015,  p. 28, lám. p. 29.

Informe del experto

Paisaje nocturno es una de las obras en las que la destreza pictórica de Meifrèn se despliega de forma generosa. El dominio del dibujo, de los juegos de luz y de sombra, y la agilidad de la pincelada que caracterizan la obra, manifiestan perfectamente la madurez de su trayectoria estilística. En la tela encontramos aquella experiencia que ha ido adquiriendo sabiendo conservar elementos del pasado. Meifrèn fue un hombre entregado a su trabajo, centrado prácticamente por completo en el género del paisaje, dentro de éste, aquellos parajes que le permiten estudiar agua y aire adquieren gran relevancia en su meditada selección.

Una detallada observación de la tela nos remite a algunos lienzos impresionistas, sobre todo lo que a la pincelada se refiere: corta y rápida, le permite recoger con espontaneidad las rápidas variaciones lumínico-atmosféricas. En muchas de sus obras encontramos un detallado estudio del agua y sus reflejos. Esta inclinación se fundamenta en la incesante búsqueda de la esencia de la naturaleza. Meifrèn siente una gran atracción por todos los procesos fenoménicos que tienen lugar en el mundo, esto explica que preste igual dedicación al mar que al cielo, Meifrèn quiere pintar todos los elementos en sus diferentes estadios. Sus obras no necesitan tema o anécdota, el propio estudio realizado sobre las diferentes transformaciones atmosféricas alberga la escena con una presencia insuperable.

En la obra los tonos azules, grises y plata adoptan infinitas variaciones cromáticas, la luz de la luna otorga a cada uno de los elementos representados su reflejo especifico. Su gran vocación en el estudio de la luz, le hace dejar atrás algunos planteamientos establecidos por sus colegas de la Escola Luminista de Sitges (quienes jamás hubieran pintado en la oscuridad de la noche) o incluso a algunos impresionistas. Al no querer ceñirse a moda alguna, su pintura respira una gran libertad de representación, sólo así entendemos que su fascinación por las incidencias climáticas lo conduzca a pintar la luz nocturna sobre los cuerpos. Su interés se centra en el poder de la fuerza lumínica, y ésta se despliega y filtra de día y de noche.

La rica variedad de reflejos del río, las diferentes tonalidades grisáceas de las sombras del bosque o la propagación cromática que despliega la propia luna en el cielo dotan a la obra con un caris tico realismo. Paisaje nocturno consigue eclipsar la magia de la noche presentando a través de toques luminosos la oscuridad que la viste. Nuestra primera impresión puede ser la de contemplar una naturaleza extremadamente sosegada, pero es precisamente la alquimia realiza por el pintor lo que hace de este lienzo una obra espectacular.

Como vemos, Meifrèn siente predilección por todo aquello que es transitorio, variable, que está en movimiento, de ahí que no cese de pintar ríos, mares y cielos. Algunos críticos han clasificado su pintura de monótona y repetitiva, pero es precisamente su espíritu investigad y constante el que lo conduce una y otra vez a realizar detenidas representaciones de los infinitos estados en los que la naturaleza se presenta. Cada obra corresponde a un instante concreto, sin posibilidad de repetición, pues Meifrèn sabe acercarse a la fugacidad del tiempo, expresado en la naturaleza por dos elementos básicos: el agua y el aire en movimiento incesante.

Inma Prieto