Mujeres atando las cepas

Henri-Edmond Cross

Mujeres atando las cepas

Cross, Henri-Edmond

Douai, 1856 - Saint-Clair, 1910

Femmes liant la vigne

© Colección Carmen Thyssen-Bornemisza

Firmado en el ángulo inferior izquierdo: ''Henri Edmond Cross''.
Colección Carmen Thyssen-Bornemisza en préstamo en el Museo Thyssen-Bornemisza.

Óleo sobre lienzo

53,8 x 65 cm

CTB.1997.8

Historia de la obra

  • Colección del artista

  • Hôtel Drouot, lote 7, París, 9 de mayo de 1895

  • Galerie Durand-Ruel, París

  • Galerie Lorenceau, París

  • Galerie Bernheim-Jeune, París

  • Henri Canonne, París, c. 1930

  • Palais Galliéra, lote 56bis, París, 24 de junio de 1963

  • Colección particular / Private collection, antes de 1966

  • Colección John y Frances L. Loeb, c. 1982

  • Christie’s, lote 112, Nueva York, 12 de mayo de 1997

  • Colección Carmen Thyssen-Bornemisza en préstamo en el Museo Thyssen-Bornemisza, Madrid

1891

Société des Artistes Indépendants, París, n. 282

1966

Summer Loan Exhibition, Paintings, Drawings ans Sculpture from Private Collections, Nueva York, The Metropolitan Museum of Art, n. 39, p. 4

1999 - 2000

Del impresionismo a la vanguardia en la Colección Carmen Thyssen-Bornemisza, Barcelona, Centre Cultural Caixa Catalunya, p. 98

2000

Del impresionismo a la vanguardia en la Colección Carmen Thyssen-Bornemisza, México, DF, Museo del Palacio de Bellas Artes, p. 98

2000 - 2001

La Révolte de la couleur. De l'impressionnisme aux Avant-gardes. Chefs-d'oeuvre de la Collection Carmen Thyssen-Bornemisza, Bruselas, Musée d'Ixelles, n. 1, p. 24

2002

Il trionfo del colore. Collezione Carmen Thyssen-Bornemisza. Monet, Van Gogh, Gauguin, Toulouse-Lautrec, Matisse, Kandinsky, Roma, Palazzo Ruspoli, p. 106

2011 - 2012

Henri-Edmond Cross et le néo-impressionisme. De Seurat à Matisse, París, Musée Marmottan Monet; Le Cateau-Cambrésis, Musée départemental Matisse, n. 19, p. 33, lám.

2013

Sisley, Kandinsky, Hopper. Col·lecció Carmen Thyssen, Sant Feliu de Guíxols, Espai Carmen Thyssen, p. 82, lám. p. 83

  • Alexandre, A.: La Collection Canonne. París, 1930, p. 75

  • Compin, I.: Henri-Edmond Cross. París, 1964, n. 24, p. 107, lám.

  • Compin, I.: ”Henri Edmond Cross, 1856-1910”. En Sutter, J. … [et. al.]: Les Néo-impressionnistes. Neuchâtel, 1970, p. 71

  • The Frances and John L. Loeb Collection. Londres, 1982, n. 38, lám.

  • Christie, Manson & Woods International Inc.: The John and Frances L. Loeb collection. [Cat. subasta]. Nueva York, 12 mayo 1997, p. 54, lám.

  • Colección Carmen Thyssen-Bornemisza. Arnaldo, Javier (ed.). 2 vols. Madrid, Fundación Colección Thyssen-Bornemisza, 2004, vol. 2, p. 136, lám. p. 137 [ – Ficha de Guillermo Solana]

  • Willsdon, Clare: ”Jardines impresionistas”. En Madrid 2010-2011, pp. 15-293, fig. n. 37, p. 147, cit. p. 146

  • Willdson, Clare: Jardines impresionistas. [Cat. exp. 2010-2011]. Madrid, Museo Thyssen-Bornemisza, 2010

Informe del experto

Cross cultivó en sus comienzos una pintura realista sombría y empastada, en la estela de Gustave Courbet y de François Bonvin, que miraba a las tradiciones pictóricas de Holanda y España. Pero a partir de 1883-1884, la influencia de los impresionistas le orientaría hacia el paisaje al aire libre, tratado con una paleta clara y con pinceladas sueltas. Por esta época empezó a frecuentar a Signac, primero, y luego a Seurat, Angrand y Dubois-Pillet, quienes formarían el grupo neoimpresionista.

En 1890, Cross pasó una temporada en Chamouilley, un pueblo del área de Champagne-Ardenne, al este de París, donde pintó una serie de paisajes y escenas campesinas, entre ellos este cuadro. En él domina la influencia de Pissarro, el único de los impresionistas que continuaba la tradición de las paysanneries, aunque sin el sentimentalismo casi religioso de un Millet o un Jules Breton. El interés de Pissarro por los trabajadores del campo no era ajeno a sus ideas anarquistas, que Cross, como Seurat y Signac, profesaría también.

El crítico Fénéon, en 1886, definía así el estilo de Cross: «Una paleta clara, los objetos, los seres indicados con tintas planas y bemolizadas, una factura ligera, una bonita fantasía». Estos colores planos y bemolizados (es decir, rebajados, mezclados con blanco) se despliegan aquí sobre todo en las cofias y en los cuerpos de las campesinas inclinadas bajo el sol. En cambio, el punteado rosa en la masa verde oscuro del árbol responde ya a una aspiración divisionista: plasmar los reflejos luminosos del color complementario que intervienen en una superficie coloreada. La obra se expuso en marzo de 1891 en el Salon des Indépendants, donde también se incluyó el primer cuadro (un retrato de su futura esposa) en el que Cross aplicaba los rigurosos procedimientos neoimpresionistas.

Cross donó esta pintura para una subasta benéfica celebrada en París el 9 de mayo de 1895 a beneficio del pintor Lauzet, que se encontraba enfermo. Décadas después, el cuadro llegaría a formar parte de la Colección Henri Canonne, uno de los grandes mecenas del período de entreguerras.

Guillermo Solana