Madera Planos de Color

Joaquín Torres García

Madera Planos de Color

Torres García, Joaquín

Montevideo, 1874 - 1949

© Sucesión Joaquín Torres García, Montevideo, 2015

Firmado y fechado en el dorso.
Colección Carmen Thyssen-Bornemisza en préstamo en el Museo Thyssen-Bornemisza.

Óleo sobre madera incisa

43,2 x 20,3 cm

CTB.1999.20

Historia de la obra

  • Royal S. Marks, Nueva York

  • Sotheby’s, lote 13, Nueva York, 23 de noviembre de 1992

  • Galerie Gmurzynska, Colonia

  • Colección Carmen Thyssen-Bornemisza en préstamo en el Museo Thyssen-Bornemisza, Madrid

1999 - 2000

Del impresionismo a la vanguardia en la Colección Carmen Thyssen-Bornemisza, Barcelona, Centre Cultural Caixa Catalunya, p. 192

2000

Del post-impresionismo a las vanguardias. Pintura de comienzos del siglo XX en la Colección Carmen Thyssen-Bornemisza, Valencia, IVAM Centre Julio González, n. 53, p. 172

2000 - 2001

Heterotopías. Medio siglo sin lugar: 1918-1968, Madrid, Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía, p. 284

2001 - 2002

Abstracción: El paradigma amerindio, Bruselas, Palais des Beaux-Arts; Valencia, IVAM Centre Julio González, n. 30

2002

Joaquín Torres-García. Un monde construit, Estrasburgo, Musée d'Art moderne et contemporain de Strasbourg, p. 86

2002 - 2003

Joaquín Torres-García. Un mundo construído, Madrid, Fundación ICO, p. 92

2009 - 2010

Joaquín Torres-García. Constructing Abstraction with Wood, Houston, The Menil Collection; San Diego, San Diego Museum of Art, n. 39, pp. 22 y 227

2014

L'ideal en el paisatge. De Meifrèn a Matisse i Gontxarova. Col·lecció Carmen Thyssen, Sant Feliu de Guíxols, fundació Privada Centre d'Art Col·lecció Catalana de Sant Feliu de Guíxols, p. 126, lám. p. 127

2015 - 2017

Joaquin Torres-García. Un moderno en la Arcadia.The Museum of Modern Art, Nueva York (25 de octubre 2015 al 15 de febrero de 2016), Espacio Fundación Teléfonica, Madrid (19 de mayo al 11 de septiembre de 2016) y Museo Picasso, Málaga (10 de octubre de 2016 a 05 de febrero de 2017). p. 73, y 212.

  • -Sotheby’s (aut. corp.): Nineteen Works by Joaquín Torres-García from the Estate of Royal S. Marks. [Cat. subasta]. Nueva York, 23 de noviembre de 1992, n. 13, lám.

  • -Colección Carmen Thyssen-Bornemisza. Arnaldo, Javier (ed.). 2 vols. Madrid, Fundación Colección Thyssen-Bornemisza, 2004, vol. 2, p. 306, lám. p. 307 [Ficha de Tomàs Llorens]

  • -Ramírez, Mari Carmen: “Against the Grain”. En Houston/San Diego 2009-2010, pp. 9-12, cit. p. 11

  • -Ramírez, Mari Carmen: “A Constructed Precariousness. Abstraction Against the Grain”. En Houston / San Diego 2009-2010, pp. 32-49, cit. p. 42.

  • -Joaquín Torres-García. Constructing Abstraction with Wood. Ramírez, Mari Carmen (ed.). [Cat. Exp. Houston, The Menil Collection – San Diego, San Diego Museum of Art, 2009-2010]. Houston, Menil Foundation, Inc., 2009.

  • -Joaquin Torres-García. Un moderno en la Arcadia.The Museum of Modern Art, Nueva York, Espacio Fundación Teléfonica, Madrid y Museo Picasso, Málaga, 2015. p. 73 lam. y 212. (Cat. Expo.)

Informe del experto

A lo largo del año 1929 Joaquín Torres-García, que vive y trabaja en París desde 1926, participa en la creación de un grupo internacional de artistas abstractos. Tomando el relevo del Neoplasticismo, este nuevo grupo que se constituye finalmente en 1930 bajo el nombre de Cercle et Carré se propone combatir la influencia creciente del Surrealismo. Con motivo de este proyecto, que ocupa una gran parte de su tiempo, Torres-García se reúne con algunos pintores holandeses residentes entonces en París, entre ellos Mondrian, Vantongerloo y Van Doesburg. La influencia del Neoplasticismo, que se refleja en su obra a partir de ese momento, acabará constituyendo uno de los factores fundamentales de su estilo pictórico de madurez, al que llegará en 1930.

El rasgo principal que Torres-García adopta del Neoplasticismo es la trama ortogonal de rectángulos horizontales y verticales; un rasgo que permanecerá como una constante en su obra posterior. Otro indicio de la influencia neoplástica puede verse en un pequeño grupo de obras realizadas en 1929 en las que experimenta con los planos de colores elementales característicos del movimiento holandés. La pintura que aquí se comenta se relaciona con ese grupo, no sólo por su trama ortogonal, sino también por su perímetro irregular; una peculiaridad que puede observarse en al menos otras dos obras pertenecientes a dicho grupo y pintadas, como ésta, sobre madera. Sin embargo, a diferencia de ellas, Torres-García abandona aquí los colores elementales para utilizar una paleta de tonos oscuros, cálidos y muy matizados. Es esa paleta lo que constituye el rasgo más llamativo de Madera planos de color. Su cromatismo y el tratamiento insistente del soporte, inciso con gubia, teñido con óleos muy diluidos y frotado para hacer resaltar las líneas de las vetas, nos permiten ver en esta obra un testimonio singular del proceso que habría de alejar a Torres-García del Neoplasticismo para formular la abstracción de corte transcultural y primitivista que caracteriza su estilo maduro.

Tomàs Llorens