Ibiza

Menchu Gal

Gal, Menchu

Irún, 1919 - San Sebastián, 2008

Ibiza, s/f

© Colección Carmen Thyssen-Bornemisza

Firmado en el ángulo inferior derecho: "Menchu Gal"
Colección Carmen Thyssen-Bornemisza

Óleo sobre lienzo

81 x 100 cm

CTB.2014.161

Historia de la obra

  • Durán Arte y Subastas, Madrid, Subasta 513, Lote 89, octubre de 2014.

  • Colección Carmen Thyssen-Bornemisza.

2015

Barcelona, París, New York. D'Urgell a O'Keeffe. Col•lecció Carmen Thyssen, Sant Feliu de Guíxols, Espai Carmen Thyssen, p. 96, lám. p. 97.

  • -Barcelona – Paris – New York. D’Urgell a O’Keeffe. Col•lecció Carmen Thyssen. Giro, Pilar (ed.). [Cat. exp.]. Sant Feliu de Guíxols, Espai Carmen Thyssen, 2015, p. 96, lám. p. 97 [Ficha de Pilar Giró].

Informe del experto

A los trece años la envían a París, experiencia que fue crucial en su vida artística. En Montparnasse descubre las dos corrientes estéticas en las que se acabará desarrollando su obra: la pintura el fauve Henri Matisse y el expresionismo de Moíse Kesling. Realiza un segundo viaje a París entre 1838 y 1839 en el que conoce la pintura de André Derain. Es remarcable la tenacidad y el talento de esta artista en un Contexto histórico poco favorable, teniendo en cuenta el estallido de la Guerra Civil y sus posteriores consecuencias para el ámbito de la vanguardia cultural. Recibió dos becas que le permitieron visitar nuevamente París y allí profundizar en el conocimiento de artistas como Picasso, Braque, Utrillo y Soutine, entre otros.

La pintura de Menchu Gal evolucionará desde la influencia neocubista basada en la construcción de la obra por planos hasta una pintura expresionista, vibrátil, de orientación fauvista. Ella, así como otros artistas, muy probablemente recurrieron a la naturaleza como refugio que les permitía una vía de escape frente a las heridas provocadas por una vida social traumatizada tras la guerra. En los paisajes de Menchu Gal sólo existe el gozo, plasma las pinceladas con soltura y frescor. Su obra está ausente de drama. El lenguaje impresionista lo utiliza para transmitir vitalidad, el fauvismo en ella representa la libertad a través del color. «La asunción de este doble proceso, impresionismo y fauvismo, determina la actitud de Menchu Gal ante el paisaje, su visión espontánea y lírica ante la realidad, que no se sustenta nunca en la descripción naturalista, sino en una interpretación plena de temperamento y de carácter donde la potencia cromática desempeña una función claramente emocional».

Pilar Giró