Hoguera junto a una ría

Paul Gauguin

Hoguera junto a una ría

Gauguin, Paul

París, 1848 - Atuona, Islas Marquesas, 1903

Le Feu au bord de l´eau

© Colección Carmen Thyssen-Bornemisza

Firmado y fechado en el ángulo inferior izquierdo: ''Paul Gauguin 86''.
Colección Carmen Thyssen-Bornemisza en préstamo en el Museo Thyssen-Bornemisza.

Óleo sobre lienzo

60 x 38 cm

CTB.1993.4

Historia de la obra

  • Dr. Walter Müller, Zúrich, c. 1931

  • Sotheby’s, Londres, 22 de junio de 1993, lote 36

  • Colección Carmen Thyssen-Bornemisza en préstamo en el Museo Thyssen-Bornemisza, Madrid

1996

De Canaletto a Kandinsky. Obras maestras de la Colección Carmen Thyssen-Bornemisza, Madrid, Museo Thyssen-Bornemisza, n. 71, p. 188

1996 - 1997

From Zurbaran to Picasso. Masterpieces from the Collection of Carmen Thyssen-Bornemisza, Shanghai, Shanghai Museum; Pekín, China National Art Gallery, p. 110

1997

Capolavori dalla Collezione di Carmen Thyssen-Bornemisza: 60º anniversario dell'apertura della Pinacotecca di Villa Favorita, Lugano, Villa Favorita, n. 97, p. 248

1997

Del vedutismo a las primeras vanguardias. Obras maestras de la Colección Carmen Thyssen-Bornemisza, Bilbao, Museo de Bellas Artes de Bilbao, n. 45, p. 156

1998

Paul Gauguin, Martigny, Fondation Pierre Gianadda, n. 22, pp. 73, 218

1999

Do impresionismo ó fauvismo: A pintura do cambio de século en París. Colección Carmen Thyssen-Bornemisza, Santiago de Compostela, Centro Galego de Arte Contemporánea, n. 24, p. 78

1999 - 2000

Del impresionismo a la vanguardia en la Colección Carmen Thyssen-Bornemisza, Barcelona, Centre Cultural Caixa Catalunya, p. 106

2000

Del post-impresionismo a las vanguardias. Pintura de comienzos del siglo XX en la Colección Carmen Thyssen-Bornemisza, Valencia, IVAM Centre Julio González, n. 5, p. 36.

2000 - 2001

La Révolte de la couleur. De l'impressionnisme aux Avant-gardes. Chefs-d'oeuvre de la Collection Carmen Thyssen-Bornemisza, Bruselas, Musée d'Ixelles, n. 15, p. 56

2002

Il trionfo del colore. Collezione Carmen Thyssen-Bornemisza. Monet, Van Gogh, Gauguin, Toulouse-Lautrec, Matisse, Kandinsky, Roma, Palazzo Ruspoli, p. 156

2004 - 2005

Gauguin y los orígenes del simbolismo, Madrid, Museo Thyssen-Bornemisza - Sala de las Alhajas, n. 19, p. 129

2012 - 2013

Rusiñol, Monet, Gauguin, Sunyer. El paisaje en la Colección Carmen Thyssen, Gerona, CaixaForum; Tarragona, CaixaForum; Lérida, CaixaForum, n. 35, p. 122, lám. p. 123. (solo Lérida)

2013 - 2014

Courbet, Van Gogh, Monet, Léger. Del paisaje naturalista a las vanguardias en la Colección Carmen Thyssen, Málaga, Museo Carmen Thyssen Málaga, n. 28, p. 112, lám. p. 113

  • Cogniat, R. y Rewald, J.: Paul Gauguin. Carnet de croquis. París, 1961, p. 25, lám.

  • Wildenstein, Georges: Gauguin. París, Les Beaux Arts, 1964. L’Art Français; vol. 1: Catalogue , n. 193, p. 71, lám.

  • Sugana, G. M.: L’opera completa di Gauguin. Milán, Rizzoli, 1972. Classici dell’arte; vol. 61, n. 33, p. 88, lám.

  • Sotheby’s: Impressionist and modern paintings, drawings and sculpture, part I. [Cat. subasta]. Londres, 22 junio 1993 , p. 40, lám.

  • De Canaletto a Kandinsky. Obras maestras de la colección Carmen Thyssen-Bornemisza Museo Thyssen-Bornemisza. [Cat. exp. Museo Thyssen-Bornemisza]. Llorens Serra, Tomàs (ed.). Madrid, Fundación Colección Thyssen-Bornemisza, 1996 , n. 71, p. 188 (como “Orilla de río, campesinos alrededor de un fuego”). [Ficha de Ronald Pickvance]

  • Wildenstein, Daniel: Gauguin. Premier itinéraire d’un sauvage. Catalogue de l’oeuvre peint (1873-1888). Crussard, Sylvie y Heudron, Martine. Milán, Skira – París, Wildenstein Institute, 2001 , vol. 1, n. 211, p. 254-255, lám.

  • Colección Carmen Thyssen-Bornemisza. Arnaldo, Javier (ed.). 2 vols. Madrid, Fundación Colección Thyssen-Bornemisza, 2004, vol. 2, p. 82, lám. p. 83 [Ficha de Ronald Pickvance]

  • Solana, Guillermo: ”El despertar del fauno. Gauguin y el retorno de lo pastoral”. En Madrid 2004-2005. pp. 14-63, cit. p. 28

  • Solana, Guillermo: Gauguin y los orígenes del simbolismo. [Cat. exp. 2004-2005]. Madrid, Museo Thyssen-Bornemisza – Fundación Caja Madrid, 2004

Informe del experto

Existen ciertos cuadros que conforman enseguida el registro predominante en la oeuvre de un artista en un momento determinado de su carrera. Otros -raros y singulares, por llamarlos de algún modo- tocan una nota diferente dentro del registro generalmente aceptado: son obras excéntricas y anticonformistas. Las ideas que nos hemos ido formando sobre el trabajo que Gauguin desarrolló en Pont-Aven en el año 1886 -su primera visita a Bretaña- se han centrado ante todo sobre un conjunto de paisajes que el artista pintó de esta población cuya «impronta bretona» no ha sido exagerada impropiamente. Un ambiente incorrupto y pastoral puede ser tomado erróneamente por un idilio rural, especialmente cuando, al introducir figuras, Gauguin nos lo presenta poblado por muchachas de Pont-Aven pintorescamente vestidas con los atuendos nativos.

Esta extraña y casi malévola pintura lleva un título más bien engañoso. El elemento paisajístico no proclama inmediata e inequívocamente su origen de Pont-Aven. Una ladera de colina desciende suavemente hacia la ribera de una ría, en donde pueden distinguirse los mástiles de dos veleros y vislumbrarse la lejana orilla, así como un retazo de cielo. Todos los protagonistas de este enigmático drama, que desde luego no son las muchachas bretonas que visten los atavíos locales, son actores del sexo masculino, hombres cuyas gorras, al menos en tres casos, parecen denotar que son aduaneros que se congregan en torno al misterioso fuego que arde no lejos de la ribera del río. En una secuencia de cinco páginas consecutivas que formaba parte de un cuaderno de notas que Gauguin utilizaba en Bretaña en el año 1886, podían verse dibujos muy esquemáticos que representaban aduaneros, otras figuras masculinas y un bosquejo compositivo apenas esbozado. Varias de estas figuras ejecutadas apresuradamente reaparecen en el lienzo que se expone. La morfología impresionista adaptada de la pincelada y la articulación cromática constituyen un ejemplo típico del estilo que Gauguin desarrolló durante los tres meses que duró su estancia en Pont-Aven. A este respecto la pintura colma nuestras expectativas. Lo que temáticamente era aberrante (¿un caso de contrabando?) resulta ser algo estilísticamente conformista.

Ronald Pickvance