En el porche

Cecilio Pla

Pla y Gallardo, Cecilio

Valencia, 1860 - Madrid, 1934

En el porche, s/f

© Colección Carmen Thyssen-Bornemisza

Firmado en el ángulo inferior derecho: “Cecilio Pla”
Colección Carmen Thyssen-Bornemisza

Óleo sobre lienzo

54 x 65 cm

CTB.2016.44

Historia de la obra

  • Ansorena Subastas de Arte, Madrid, Subastas 368, Lote 511, junio de 2016.

  • Colección Carmen Thyssen-Bornemisza.

2017

Un món ideal: De Van Gogh a Gauguin i Vasarely. Col.lecció Carmen Thyssen. Espai Carmen Thyssen, Sant Feliu de Guíxols. p. 66, 67, 149 y 182.

  • -Un món ideal: De Van Gogh a Gauguin i Vasarely. Col.lecció Carmen Thyssen. Espai Carmen Thyssen, Sant Feliu de Guíxols, 2017. p. 66, 67, 149 y 182. [Ficha de Pilar Giró]. (Cat. Exp.).

Informe del experto

La obra de Cecilio Pla se enmarca en el llamado luminismo. Este cuadro es un magnífico ejemplo de su voluntad de analizar el impacto de la luz partiendo de una simple escena cotidiana. Juntamente con Sorolla e Ignacio Pinazo serán los grandes representantes de esta escuela española de enorme trascendencia.

La obra En el porche, tiene un enorme paralelismo con la obra Emparrado (1912) de Ignacio Pinazo. El tema es sólo la excusa para describir los temas mediterráneos, basados en una visión positiva de la vida en la ribera. En esta pintura nos habla sobre cuán compleja puede llegar a ser la simplicidad.

El luminismo dispone de la ventaja de un impresionismo ya aprendido y aquí la luz ya no es sólo dérmica, sino que se aventura a ser telúrica, densa. La luz tiene cuerpo. Todo el cuadro está tensado y construido por una red de sombras que se originan en la urdimbre del emparrado. La pérgola, uno de los elementos arquitectónicos que definen la mediterraneidad por excelencia, es protagonista de toda la obra, no por su presencia, sino por su proyección. Una proyección que el artista muestra en dos vertientes: por un lado, desde el punto de vista técnico, la utiliza para desarrollar su estudio de luz y sobre todo de color y, por otro, hay la plasmación de carácter social de lo que es ser un ser mediterráneo que sabe disfrutar de la calma de una tarde potente a  la sombra de un porche. Pero esta otra intención queda en segundo plano y de ahí que el artista haya dejado al fondo la conversación en la mesa, como anécdota de tarde.

La fuerte carga material de la pincelada y el gesto en esta obra le otorga una carga poética vibrante, como la misma luz que libera la presencia de los escenarios, los objetos, los cuerpos …En definitiva: el mundo.

Pilar Giró