Costa acantilada con mariscadores, c. 1880-1888

Ramón Martí i Alsina

Martí i Alsina, Ramón

1826, Barcelona - 1894, Barcelona

Costa acantilada con mariscadores, c. 1880-1888

© Colección Carmen Thyssen-Bornemisza

Firmado en el ángulo inferior derecho: ''R. Martí y Alsina''
Colección Carmen Thyssen-Bornemisza en préstamo gratuito en el Museo Carmen Thyssen Málaga

Óleo sobre lienzo

57,5 x 100 cm

CTB.1995.44

Historia de la obra

  • Subastas Brok, Barcelona, lote 535, 19 de diciembre de 1995.

  • Colección Carmen Thyssen-Bornemisza en depósito en el Museo Carmen Thyssen Málaga.

1996 - 1997

From Zurbaran to Picasso. Masterpieces from the Collection of Carmen Thyssen-Bornemisza, Shanghai, Shanghai Museum; Pekín, China National Art Gallery, p. 88.

1997 - 1998

El paisatgisme català del naturalisme al noucentisme en la Col•lecció Carmen Thyssen-Bornemisza, Andorra, Sala d'Exposicions del Govern d'Andorra, n. 15, p. 66, lám. p. 67.

1998 - 1999

Masterworks from the Carmen Thyssen-Bornemisza Collection, Tokio, Tokyo Metropolitan Art Museum; Takaoka, Takaoka Art Museum; Nagoya, Matsuzaka Art Museum; Sendai, Miyagi Museum of Art, n. 26, p. 70.

1999

Aspectos de la tradición paisajística en la Colección Carmen Thyssen-Bornemisza, Málaga, Salas de Exposiciones del Palacio Episcopal, n. 66, p. 208.

1999 - 2000

Naturalezas pintadas de Brueghel a Van Gogh. Pintura naturalista en la Colección Carmen Thyssen-Bornemisza, Madrid, Museo Thyssen-Bornemisza, n. 63, p. 174.

2000

De Corot a Monet. Los orígenes de la pintura moderna en la Colección Carmen Thyssen-Bornemisza, Valencia, Museo del Siglo XIX, p. 48.

2003

El paisatge en la pintura catalana del canvi de segle (1870-1935). Col•lecció Carmen Thyssen-Bornemisza, Manresa (Barcelona), Sala d'Exposicions del Centre Cultural el Casino, n. 3, p. 26, lám. p. 27.

2004

Pintura catalana del Naturalismo al Noucentisme. Colección Carmen Thyssen-Bornemisza, Madrid, Museo Thyssen-Bornemisza, n. 4, p. 38, lám.

2005

El mar en la pintura española. Colección Carmen Thyssen-Bornemisza, Valencia, Sala de Exposiciones del Edificio del Reloj, Puerto de Valencia, n. 2, p. 36, lám. p. 37.

2007

Pintura Catalana del Naturalismo al Noucentisme. Colección Carmen Thyssen-Bornemisza, Oviedo, Sala de Exposiciones Banco Herrero, n. 4, p. 38, lám. p. 39.

2013

Sisley, Kandinsky, Hopper. Col•lecció Carmen Thyssen, Sant Feliu de Guíxols, Espai Carmen Thyssen, 2013.

  • -El paisatgisme català del naturalisme al noucentisme en la Col·lecció Carmen Thyssen-Bornemisza. Llorens Serra, Tomàs (ed.). [Cat. exp. Andorra, Sala d’Exposicions del Govern d’Andorra, 1997-1998]. Andorra, Ministeri de Cultura, 1997, n. 15, p. 66. [Ficha de Maria Teresa Guasch i Canals].

  • -Sisley, Kandinsky, Hopper. Col•lecció Carmen Thyssen, Sant Feliu de Guíxols, Espai Carmen Thyssen, 2013 (Cat. Exp.)

  • -Museo Carmen Thyssen Málaga. Colección. Catálogo razonado, Fundación Palacio de Villalón, Málaga, 2014. Pág. 316-317 (Ficha María Teresa Guasch).

Informe del experto

Esta obra representa una escena típica de la costa norte de Cataluña: una estrecha franja de mar entre dos altas paredes de un acantilado, donde aparecen diversas barcas y figuras de pescadores que portan cestas con el marisco que encuentran entre las rocas. El punto de fuga de la composición señala una pequeña franja de horizonte, desde donde fluye la luz rosada del crepúsculo que ilumina suavemente el cielo y las pequeñas brumas de la puesta de sol, y donde se destaca una bandada de gaviotas que vuelan atraídas por el olor y el rumor de la pesca. En primer término, los tonos ocres, tostados y algunos toques brillantes de rojo y amarillo aplicados con pincelada segura y bien definida forman las rocas y los perfiles del acantilado que se confunden con la atmósfera y el color del cielo.

Hemos datado esta obra en la primera etapa del último período de la producción del artista, caracterizada especialmente por el intenso trabajo a que se vio abocado para poder saldar importantes deudas, por las constantes concesiones al gusto del público que habrá de asumir, por el desencanto sufrido cuando la crítica le deje de lado y se ocupe de sus propios discípulos, sin reconocerle el papel de maestro, y por las grandes dimensiones en los formatos de algunas de sus obras proyectadas para conseguir la atención y el reconocimiento general.

María Teresa Guasch