Barcas de pesca, c. 1880-88

Ramón Martí i Alsina

Martí i Alsina, Ramón

1826, Barcelona - 1894, Barcelona

Barcas de pesca, c. 1880-88

© Colección Carmen Thyssen-Bornemisza

Firmado en el ángulo inferior izquierdo: ''R. Martí y Alsina''
Colección Carmen Thyssen-Bornemisza

Óleo sobre lienzo

100 x 159 cm

CTB.1995.43

Historia de la obra

  • Adquirido directamente en los talleres del artista por Juan Font i Sangrà.

  • Colección Josep Maria y Joan Baptista Font i Sangrà, Barcelona, 1920.

  • Sala Parés, Barcelona, 17-23 de noviembre 1928. lotes 156/170/174.

  • Sala Parés, Barcelona, 10-12 de enero de 1929. lotes 106/179/182.

  • Colección privada, Barcelona, 1995.

  • Durán. Subastas de Arte, Madrid, 25 de abril de 1995. lote 57.

  • Colección Carmen Thyssen-Bornemisza.

1920

Exposició Oficial d’Art. Sales especials dedicades a homenatjar la memòria del pintor Ramon Martí Alsina, Barcelona, Junta Municipal d’Exposicions d’Art, Palau de Belles Arts, f.c.

1927

Exposició d’obres escollides de Martin Alsina. Col•lecció Font i Sangrà, Barcelona, Galeries Laietanes, n. 11. - Como "Les barques".

1928

Exposició de pintura catalana de grans mestres del segle XIX, Barcelona, Galeries Laietanes, n. 16. - Como "La pesca".

1996

De Canaletto a Kandinsky. Obras maestras de la Colección Carmen Thyssen-Bornemisza, Madrid, Museo Thyssen-Bornemisza, n. 51, p. 146.

1997

Capolavori dalla Collezione di Carmen Thyssen-Bornemisza: 60º anniversario dell'apertura della Pinacotecca di Villa Favorita, Lugano, Villa Favorita, n. 74, p. 200.

1997

Del vedutismo a las primeras vanguardias. Obras maestras de la Colección Carmen Thyssen-Bornemisza, Bilbao, Museo de Bellas Artes de Bilbao, n. 21, p. 102.

1998 - 1999

Masterworks from the Carmen Thyssen-Bornemisza Collection, Tokio, Tokyo Metropolitan Art Museum; Takaoka, Takaoka Art Museum; Nagoya, Matsuzaka Art Museum; Sendai, Miyagi Museum of Art, n. 25, p. 68.

1999

Aspectos de la tradición paisajística en la Colección Carmen Thyssen-Bornemisza, Málaga, Salas de Exposiciones del Palacio Episcopal, n. 65, p. 206.

2000

De Corot a Monet. Los orígenes de la pintura moderna en la Colección Carmen Thyssen-Bornemisza, Valencia, Museo del Siglo XIX, p. 46.

2002 - 2003

La luz del Mediterráneo del Naturalismo al Noucentisme, Barcelona, Espacio para el Arte de Caja Madrid, p. 62.

2003

De Fortuny a Tàpies. Aspectes de la pintura catalana moderna dins la Col.lecció Carmen Thyssen-Bornemisza, Barcelona, Museu Nacional d'Art de Catalunya, p. 26, lám. p. 27.

2004

Pintura catalá do Naturalismo ao Noucentisme. Colección Carmen Thyssen-Bornemisza, Santiago de Compostela, Fundación Caixa Galicia, n. 3, p. 40.

2004

Pintura catalana del Naturalismo al Noucentisme. Colección Carmen Thyssen-Bornemisza, Madrid, Museo Thyssen-Bornemisza, n. 3, p. 36, lám.

2005

El mar en la pintura espanyola. Col•lecció Carmen Thyssen-Bornemisza, Andorra, Sala d'Exposicions del Govern d'Andorra, p. 26, lám. p. 27.

2005

El mar en la pintura española. Colección Carmen Thyssen-Bornemisza, Valencia, Sala de Exposiciones del Edificio del Reloj, Puerto de Valencia, n. 1, p. 34, lám. p. 35.

2010

Del Naturalismo al Noucentisme en la Colección Carmen Thyssen-Bornemisza, Los Arcos (Navarra), Casa de Cultura Carmen Thyssen-Bornemisza; Tudela (Navarra), Catel Ruiz, n. 7, p. 34, lám. p. 35.

2017

Un món ideal: De Van Gogh a Gauguin i Vasarely. Col.lecció Carmen Thyssen. Espai Carmen Thyssen, Sant Feliu de Guíxols. p. 34, 35,142 y 180.

  • -Cortada, A.: ”Martí y Alsina (1826-1894)”. En Vell i Nou. Barcelona, Editorial y Libreria de Arte, M. Bayés, 1920, época II, vol. I, n. 2, pp. 41-52.

  • -Folch i Torres, J.: El pintor Martí i Alsina: els precedents artistics. L’home i l’artista. L’obra. Barcelona, Junta Municipal d’Exposicions, 1920, pp. 126-131.

  • -Junoy, J. M.: ”Apuntes biográficos”. En Ramón Martí y Alsina. [Cat. exp. Barcelona, Palacio de la Virreina]. Barcelona, Ediciones selectas, 1941, pp. 13-15, 22-25.

  • -De Canaletto a Kandinsky. Obras maestras de la colección Carmen Thyssen-Bornemisza Museo Thyssen-Bornemisza. [Cat. exp. Museo Thyssen-Bornemisza]. Llorens Serra, Tomàs (ed.). Madrid, Fundación Colección Thyssen-Bornemisza, 1996 , n. 51, p. 146. [Ficha de Maria Teresa Guasch i Canals].

  • -Un món ideal: De Van Gogh a Gauguin i Vasarely. Col.lecció Carmen Thyssen. Espai Carmen Thyssen, Sant Feliu de Guíxols, 2017. p. 34, 35, 142 y 180.  [Ficha de María Teresa Guasch i Canals].(Cat. Exp.)

Informe del experto

Composición protagonizada por un grupo de barcas de pesca con las velas y los mástiles en reposo, a medio izar unas, inclinadas a la izquierda otras, zigzagueando hasta perderse en el horizonte. Dispuestas estratégicamente entre las barcas, diversas figuras reunidas en pequeños grupos parecen ocupadas en activos quehaceres, integradas totalmente en la atmósfera general del paisaje marino que, en contrapunto, transmite una sensación de calma y reposo absolutos. El cielo, brumoso e iluminado tenuemente por la luz de la caída de la tarde, refleja suaves transparencias de tonos azules y ocres en el brillante espejo del agua del mar, vibrante de pequeños rizos de espuma y suaves ondulaciones. Las formas se han conseguido mediante pinceladas sueltas, trazos rápidos, propios de una hábil mano de dibujante, pequeños toques de color, dados dentro de un tono general armonioso y preciso, ajustado totalmente al estudio de la luz.

Los negros y los pardos oscuros que se concentran en los reflejos del agua bajo los cascos de las embarcaciones, como raíces marinas, sostienen y equilibran la composición.

La experiencia que el pintor tenía del estudio y observación de la naturaleza se manifiesta ampliamente en el tratamiento del color y en el gesto libre del pincel con el que ha resuelto esta obra. Estudio que en su primera etapa de artista emprendió con la rigurosidad del científico. En sus salidas diarias al campo tomaba apuntes del paisaje directamente del natural, anotaba las coloraciones y los cambios de luz, los movimientos de las nubes y las ondulaciones que el viento daba a la vegetación. En su taller comprobaba cómo la luz artificial transformaba la apariencia de un volumen inmerso en un paño negro. Los métodos utilizados, el resultado de sus observaciones y sus reflexiones sobre el arte, formaron un peculiar e innovador sistema pedagógico que dio sus frutos en los pintores de la generación premodernista.

Sus inquietudes, en sintonía con las de los pintores de la Escuela de Barbizon, que el artista había conocido bien en sus viajes, le llevaron a evolucionar hacia un realismo moderno del que fue introductor en Cataluña, pero tampoco fue ajeno a la lección que de las obras de los impresionistas el artista aprendió en su larga permanencia en París, época inmediatamente anterior a la de realización de la pintura que nos ocupa, aproximadamente entre 1880 y 1888. Ese período ha sido considerado por su historiografía como el de menor calidad, concepción totalmente errónea que hay que empezar a descartar; sin embargo, sí es cierto que en esa época proliferan las obras de taller, hechas siguiendo una receta estereotipada, fruto de las presiones económicas que tuvo que afrontar el artista.

No es este el caso del lienzo que comentamos. Sólo con observar la valiente soltura de la pincelada que, lejos de convencionalismos, consigue mantener a un tiempo la frescura del boceto y el valor de la obra acabada, vemos que no se ajusta a la típica pintura amanerada que desgraciadamente estamos acostumbrados a encontrarle atribuida, a menudo también firmada, y que tanto ha desprestigiado su nombre. La fuerza del carácter abocetado de la obra hace que sea altamente probable que, tal como era su costumbre, el coleccionista se la llevara directamente del taller del artista y éste no la firmara siquiera. Nos referimos a su amigo y admirador Juan Font i Sangrà, quien acudía en el momento oportuno y como por casualidad se quedaba con una o varias obras de las que había repartidas por el taller, sacando así de un mal paso a su amigo.

María Teresa Guasch